Psicología Reflexiones

10 cosas espirituales que la gente hace y son tonterías

La espiritualidad puede ser a veces una trampa del ego para el auto sabotaje. Muchas personas pasan años leyendo y aprendiendo acerca de enseñanzas espirituales e incorporándolas a su vida antes de saber que, la espiritualidad tiene un lado oscuro. ¿Cómo podría algo que parece tan puro y bueno ser dañino? Estas son 10 ” cosas espirituales “, llamadas así por algunos, que no terminan siendo más que una tontería.

cosas espirituales

La respuesta tiene que ver con algo que los psicólogos llaman desviación espiritual. A principios de la década de 1980, el psicólogo John Welwood acuñó el término “desviación espiritual” para referirse al uso de prácticas y creencias espirituales con el fin de evitar confrontar sentimientos incómodos, heridas no resueltas y necesidades emocionales y psicológicas fundamentales.

La desviación espiritual hace que nos alejemos de nosotros mismos y de los demás, para escondernos tras una especie de velo espiritual de creencias y prácticas metafísicas. No solo nos aleja de nuestro dolor y problemas personales difíciles, sino también de nuestra propia espiritualidad auténtica, dejándonos en un limbo metafísico, una zona de exagerada dulzura, amabilidad y superficialidad.

La verdad duele

Algunos aspectos de la desviación espiritual incluyen desapego exagerado, anestesia emocional y represión, énfasis excesivo en lo positivo, ira-fobia, compasión ciega o demasiado tolerante, límites débiles o demasiado porosos, desarrollo desequilibrado (la inteligencia cognitiva a menudo está muy por delante de la inteligencia emocional y moral) , juicio debilitante sobre la negatividad o el lado oscuro de la persona, la devaluación de lo personal en relación con lo espiritual y las ilusiones de haber llegado a un nivel superior de ser.

Probablemente es la primera vez que te encuentras con el concepto de derivación espiritual, o tal vez ya estabas en algún punto familiarizado con él. Pero, aunque sea reacio para muchas personas admitirlo, muchos pueden identificarse en cierto nivel con este concepto.

Tienes que estar abierto a la reflexión y el análisis, y dispuesto a las realizaciones dolorosas, porque muchas veces no nos damos cuenta de los aspectos ocultos de la espiritualidad, y de que podríamos estar cayendo en las tendencias de la desviación espiritual.

10 cosas espirituales que la gente hace que sabotean su crecimiento

Aunque doloroso, darse cuenta de estas cosas es muy importante ya que pueden ayudar a dejar de usar una forma deformada de “espiritualidad” como impulso del ego y comenzar a asumir una mayor responsabilidad para abordar necesidades psicológicas y problemas que surgen en la vida.

1. Participar en cosas espirituales para sentirse superior a otros

Participar en ” cosas espirituales ” es probablemente uno de los aspectos ocultos más penetrantes de la espiritualidad, y toma muchas formas. Algunas personas se sienten superiores porque leen a Alan Watts. O porque van en bicicleta al trabajo. O porque se abstienen de ver televisión. O porque llevan una dieta vegetariana. O usan cristales. O visitan templos. O practican yoga o meditación. O toman psicodélicos.

hacer cosas espirituales para parecer iluminado

Ten en cuenta que no se está diciendo nada sobre el valor de participar en estas actividades. Claro que puedes amar a Alan Watts, ser vegetariano, y practicar meditación que por cierto es muy beneficiosa. El problema es que es alarmantemente fácil permitir que tus ideas y prácticas espirituales se conviertan en una trampa del ego: creer que eres mucho mejor y más iluminado que todas esas otras “ovejas” porque estás haciendo cierto tipo de actividades.

2. Usar la “espiritualidad” para justificar su irresponsabilidad

La esencia del punto es que es muy fácil retorcer ciertas ideas espirituales justificando ciertas acciones irresponsables.

“Es lo que es” o “El universo ya es perfecto” o “Todo sucede por una razón”. Todas pueden funcionar como excelentes justificaciones para nunca hacer mucho de absolutamente nada ni analizar tu comportamiento. La cosa es que, si constantemente llegas tarde a tus citas, si con frecuencia descuidas tus relaciones personales cercanas, y tus compañeros de habitación ya no pueden contar con que pagues el alquiler, deberías dejar de decirte a ti mismo: “Da igual, la realidad es una ilusión de todos modos” y comienza a ser alguien en quien los demás puedan confiar.

De manera similar, es sorprendentemente fácil engañarse a sí mismo al pensar que cada vez que alguien tiene un problema con tu comportamiento, es porque esa persona “no está honrando mi verdad” o “simplemente necesita crecer espiritualmente”. Es mucho más difícil reconocer los momentos en los que nosotros mismos actuamos descaradamente, de forma egoísta o irreflexivamente e infligimos sufrimiento a alguien más. Es mucho más difícil admitir que nosotros también estamos lejos de ser perfectos, y que el crecimiento y el aprendizaje son procesos que nunca terminan.

También puedes leer:  Por qué los hombres que se casan con enfermeras terminan siendo los más felices

3. Hacer todo lo que está en la moda “espiritual”

Los seres humanos siempre queremos encajar en algún lugar. Todos tenemos una profunda necesidad de sentir pertenencia. Y formamos grupos de todo tipo para saciar esta necesidad. La espiritualidad es un área de interés en torno a la cual las personas forman todo tipo de grupos. Esto es potencialmente algo muy grande, pero también tiene un aspecto sombrío.

Para muchas personas, la “espiritualidad” es poco más que una cosa de moda que a mucha gente parece importarle. Estas personas tienen la idea de que quieren subirse al tren espiritual, por lo que comienzan a hacer ” cosas espirituales ” como practicar yoga, leer artículos de moda de la ‘new age’, van a festivales de música, beben ayahuasca, etc., y se dicen a sí mismos que esto los hace “espirituales”. Ellos diluyen la importancia de la genuina indagación espiritual, contemplación, experiencia y realización. También, tienden a ser aquellas personas que usan la “espiritualidad” como una razón para sentirse superiores a los demás.

4. Juzgar a otros por expresar enojo u otras emociones fuertes

Juzgar a otros por expresar enojo u otras emociones fuertes, incluso cuando es necesario expresarlas. Este es uno de los patrones que muchos de los llamados “espirituales” tienden a seguir de manera compulsiva.

Cuando te interesas por la espiritualidad, una de las primeras citas con las que probablemente te encuentres es: “Aferrarse a la ira es como agarrar un carbón caliente con la intención de dañar a otro; tú eres el que termina quemado “.

cosas espirituales que arruinan

Esta cita comúnmente se atribuye de manera errónea al Buda, aunque en realidad es una paráfrasis de una declaración hecha por Buddhaghosa en el siglo quinto. El punto sutil de la cita es que no debemos aferrarnos a la ira; deberíamos sentirla, expresarla si es necesario, luego dejarla ir. La ira es una emoción humana natural y una respuesta perfectamente justificable a muchas situaciones. A menudo, la ira es un indicador de que hay problemas serios que deben ser tolerados dentro de uno mismo o las relaciones.

5. Usar la “espiritualidad” para justificar el uso de drogas

Mucha gente cree que las drogas psicodélicas pueden ocasionar experiencias místicas y mejorar la espiritualidad (secular). Eso está bien, pero algunas personas llevan esta realización demasiado lejos, usándola como una forma de racionalizar los patrones autodestructivos de consumo de drogas y cegarse dentro de los lados oscuros de varias sustancias.

En los casos más extremos, estas personas “espirituales” terminan “realizando ceremonias de cannabis durante todas sus horas de vigilia, tomando psicodélicos con demasiada frecuencia o en contextos inadecuados y negando por completo que estas sustancias tengan algún efecto negativo. Los psicodélicos, incluido el cannabis, tienen un lado oscuro definido. Si eres irresponsable o simplemente desafortunado, los psicodélicos más fuertes como el LSD o los hongos de psilocibina pueden ocasionar experiencias traumáticas con ramificaciones negativas a largo plazo. Y el cannabis, un suave psicodélico, es una droga seductora que crea un hábito que nublará tu mente sutilmente y erosionará tu motivación si te entretienes demasiado, con demasiada frecuencia. Respeta las sustancias y úsalas sabiamente.

6. Enfatizan la “positividad” para evitar mirar problemas en sus vidas y en el mundo

Aunque sin duda es valioso cultivar la gratitud por las muchas maravillas de la experiencia humana, este movimiento parece pasar por alto algo crítico: los aspectos más oscuros de la vida no desaparecen simplemente porque son ignorados. De hecho, muchos problemas en nuestras vidas individuales y en la escala global parecen empeorar o complejizarse cuando son ignorados.

También puedes leer:  5 síntomas de que necesitas ver a un psicólogo urgentemente

cosas espirituales absurdas

Esto no quiere decir que debemos cargar los problemas del mundo sobre nuestros hombros y sentirnos mal por ellos todo el tiempo. Es saludable reconocer y sentirse optimista sobre el hecho de que, de muchas maneras importantes, el mundo está mejorando. Sin embargo, debemos equilibrar ese optimismo con la voluntad de enfrentar problemas reales en nuestras vidas personales, nuestras comunidades y nuestro mundo.

7. Reprimir emociones que no se ajustan a su propia narrativa “espiritual”

Es fácil engañarse y creer que la espiritualidad hará que la vida parezca estar flotando interminablemente sobre una nube, pero en la práctica, este no es el caso. La vida todavía está llena de sufrimiento, y para poder realmente crecer y aprender de nuestra experiencia, debemos ser honestos con nosotros mismos acerca de lo que sentimos y dejarnos sentirlo por completo. Todo debe tener un equilibrio, pero cuando el deseo de ser siempre “Zen”, de siempre “seguir la corriente” y proyectar una imagen de paz interior inalterable sobre nosotros mismos y los demás, nos impide ver la verdad de varias situaciones/experiencias y asumir la responsabilidad de lidiar con ellas.

8. Sentir autodesprecio cuando se enfrentan con su lado oscuro

Cuando te interesas por la espiritualidad, es fácil idolatrar a personas como el Buda o el Dalai Lama, y creer que estas personas son seres humanos perfectos que siempre actúan con plena conciencia y compasión. En realidad, y con mucha seguridad, este no es el caso. Incluso si es cierto que algunos humanos alcanzan un nivel de realización en el que defienden la “acción correcta” en todas las circunstancias, debemos reconocer que tal cosa está reservada para unos pocos. O que tal vez no existe.

En realidad, todos somos humanos falibles, y todos vamos a cometer errores. La baraja está contra nosotros. Es virtualmente imposible vivir incluso algunas semanas de vida humana adulta sin cometer algunos errores, aunque sean menores. En el transcurso de los años, habrá grandes errores. Nos sucede a todos nosotros, y está bien. Perdónate a ti mismo. Todo lo que puedes hacer es aprender de tus errores y esforzarte por mejorar en el futuro.

9. Estar en problemas por una tolerancia excesiva y la negativa a distinguir entre las personas

Muchos espirituales se toman muy en serio la idea de que todo ser humano merece compasión y bondad. No hay razón de estar en desacuerdo con esa idea hoy en día, pero hay numerosas situaciones en las que otras consideraciones deberían anular temporalmente el deseo de tratar compasivamente a los demás seres humanos.

cosas espirituales que no lo son

La razón de esto es porque muchas veces podemos encontrarnos en situaciones potencialmente peligrosas gracias a que confiamos demasiado en personas desconocidas o que somos demasiado amables con gente a la deberíamos reconocer como personajes sombríos. Incluso esta es razón por la que podrías ser robado y estafado con mucha mayor facilidad. En todos los casos, uno quiere creer que todas las personas con las que interactúas son personas “buenas” de corazón y que nos tratarán con amabilidad si nosotros los tratamos así. Esa línea de pensamiento es terriblemente ingenua, y deberíamos comprender que, en ciertos contextos, ser cálido no es la respuesta.

Hacer distinciones entre las personas; recuerda siempre que está bien confiar en el mecanismo de patrones de coincidencia altamente evolucionado de tu cerebro cuando te dice que alguien luce como si estuviera drogado, trastornado, desesperado o peligroso.

10. Desear tanto que sus prácticas “espirituales” sean correctas, ignorando por completo la ciencia

Hay una veta bastante anticientífica en gran parte de la comunidad espiritual. Pareciera que muchas personas espirituales se vuelven hostiles hacia la ciencia porque ciertas creencias y prácticas que consideran valiosas se consideran no probadas o pseudocientíficas dentro de la comunidad científica. Si una creencia o práctica no está probada o es pseudocientífica, esto solo significa que todavía no hemos podido confirmar su validez mediante la experimentación repetible en un entorno de laboratorio. No significa que no tenga cierta verdad o valor.

0/5 (0 Reviews)