9 consejos de limpieza para mantener tu hogar aún más limpio

No hay nada como tener una casa limpia y ordenada. Sin embargo, puede que algunas de tus técnicas de limpieza estén moviendo el polvo de un lugar a otro en vez de crear un espacio libre de gérmenes. Pero hay algunos consejos de limpieza que podrían serte de utilidad.

Consejos de limpieza

¿Sabías que una casa tiene un promedio de más de 7 mil bacterias diferentes? Por eso no es de sorprenderse la frecuencia con la que se enferman las personas. Puede que te preocupe contraer una enfermedad o infectarte de un virus del exterior. Pero la realidad es que esto puede suceder en tu propio hogar.

Entonces, ¿cuáles son las maneras más efectivas de limpiar tu casa y eliminar los gérmenes? Sigue leyendo para descubrir los 10 mejores consejos de limpieza para mantener tu hogar limpio.

1. Deja de utilizar plumeros

Una de las herramientas de limpieza que definitivamente hay que evitar es el plumero. Este invento fue famoso en la década de 1970 por eliminar rápidamente el polvo. El único problema con este dispositivo es que lo que en realidad hace es esparcir el polvo por todos lados. Claro, cierta cantidad de polvo queda atrapado entre las plumas, pero la mayor parte simplemente se transfiere a la atmósfera.

Y esparcir el polvo en el aire realmente no le hará muy bien a tu familia. Sin embargo, si lo que quieres es atrapar la suciedad y eliminarla de tu hogar, necesitarás un paño húmedo. Utilizar un trapo húmedo atrapará la suciedad en la tela y no la esparcirá.

No estarás limpiando correctamente si usas el anticuado plumero, y tu casa seguirá estando sucia. Si alguien de tu familia padece asma o alergias necesitará que te deshagas de la mayor cantidad de suciedad posible.

2. Filtros de aspiradoras sucios

En la era en la que las personas pueden usar una aspiradora sin bolsa, ¿por qué la gente todavía usa las que tienen bolsas? Las bolsas de las aspiradoras recolectan toda la suciedad que recogen del suelo y la guardan. Pero seguramente te ha tocado que enciendes tu aspiradora y sopla polvo por todos lados…

Otro problema de las aspiradoras son los filtros sucios. Muchas personas ni siquiera revisan sus filtros, por lo que no pueden limpiar eficazmente ya que están obstruidos. Que el filtro de la aspiradora esté sucio no impedirá que funcione, pero no funcionará de manera tan eficiente cuando se trata de limpiar tu hogar.

3. Cepillos para inodoro

¿Hay algo más desagradable que reutilizar una y otra vez un cepillo de inodoro? Simplemente reposa a un lado y recolecta agua, y partículas de materia fecal y orina con cada uso que tu familia podrá aspirar. Estos cepillos son un imán para bacterias y enfermedades dañinas.

Afortunadamente, hay nuevos cepillos de un solo uso en las tiendas con los cuales no tendrás que conservar más que el palo. Limpias tu inodoro, sueltas una palanca y el cepillo caerá a la basura.

4. Limpia bien el fregadero de tu cocina

Tal vez no hayas considerado que el fregadero de tu cocina puede ser un lugar que albergue mucha suciedad. Pero la verdad es que es un espacio al que le haría bien una buena limpieza con lejía. Muchas personas dejan reposar los platos sucios por días… ¿Y qué hay de las personas que bañan a sus hijos y animales en el fregadero? Todas estas cosas pueden provocar una acumulación de gérmenes en un área común.

El fregadero es un lugar que debes mantener libre de gérmenes porque comerás con los platos que se hayan lavado ahí. Asegúrate de limpiarlo con lejía o frotarlo con detergente después de cada uso. La lejía y el jabón matarán los gérmenes que se alojen en la superficie y mantendrán tu hogar más limpio.

5. Deja de usar el mismo trapo para limpiar

Hablamos del trapo que usas para secar los platos, limpiar la mesa, limpiar las manos sucias de tu hijo y limpiar la estufa. Pero lo mejor sería que solo lo utilizaras con un solo propósito. No puedes usar el mismo trapo para todo y esperar que no se esparzan los gérmenes en tu hogar.

Lo más útil es tener un trapo específico que puedas usar para cada superficie, y que se debe lavar cuando hayas terminado. Nunca dejes que un paño de cocina se seque en el fregadero y luego lo uses de nuevo al día siguiente. Si deseas eliminar los gérmenes en tu casa, deja de usar el mismo trapo para múltiples propósitos.

6. La lavadora también puede cargar suciedad

Casi nadie se imagina que su lavadora puede estar llena de suciedad. Al final está todo el día mezclando jabón, detergente, y suavizante. Sin embargo, si tu ropa sale con un olor no tan fresco, entonces este electrodoméstico y sus niveles de bacterias podrían ser los culpables.

Cuando la lavadora de carga frontal pasó a primer plano, todo cambió. Se complicaron las cosas con estos sellos de goma para mantener el agua adentro mientras gira. A diferencia de la de carga superior, con la cual puedes abrir fácilmente la tapa para mantenerla fresca, es un poco más desafiante con los nuevos modelos.

El ambiente húmedo y encerrado lo convierten en el espacio perfecto para las bacterias. Muchas personas se quejan de que su lavadora apesta y que la ropa huele mal. Lo mejor en este caso es limpiar tu lavadora con una combinación de blanqueador y bicarbonato de sodio. Si no realizas esta limpieza rutinariamente, los sellos de tu lavadora se llenarán de moho y bacterias que se depositarán en tu ropa.

7. Toma en cuenta los controles remotos

Un artículo del hogar que la mayoría de la gente se olvida de limpiar es el control remoto. Solo considera todas las veces que se toca el control remoto a diario. Ahora, toma en cuenta cuántas veces las personas estornudan, se limpian la nariz, tosen y luego agarran el control remoto… En pocas palabras, está sucio.

Este recolecta gérmenes de casi todos los miembros de la casa y también acumula gérmenes de la superficie. Por eso debes limpiar este dispositivo al menos una vez a la semana con una toallita antibacteriana. Solo recuerde quitar la batería antes de realizar esta limpieza de rutina.

8. La cortina de la ducha

La ducha es el lugar al que debes ir para limpiarte. Toda la suciedad y la mugre que tu cuerpo acumula durante el día se va por el desagüe. Naturalmente, es buena idea limpiar la ducha y la bañera con regularidad para mantener alejados los gérmenes.

Sin embargo, ¿cuándo fue la última vez que lavaste la cortina de la ducha? La cortina tiene contacto con tu cuerpo tanto antes como después de entrar. Además, tu cuerpo no es el único que la toca.

Lo más probable es que haya mucha suciedad y hongos acumulados en esta cortina, por lo cual es necesario lavarla con frecuencia.

9. Interruptores de luz, perillas y manijas

Los interruptores de luz, las perillas de las puertas y las manijas a menudo se pasan por alto, ya que nadie piensa en limpiarlos a menos que la presencia de suciedad sea evidente.

Sin embargo, docenas de veces, las personas de tu casa tocan estos objetos y traen gérmenes externos al interior de tu hogar. Piensa en todas las veces que tus hijos van al baño y se olvidan de lavarse las manos, o las numerosas ocasiones en las que tienen tos o estornudan.

Cuando realices tu limpieza doméstica de rutina, debes recordar incluir los interruptores de luz, las perillas de las puertas y las manijas en tu lista. Tu familia podría transmitir fácilmente la gripe u otros virus a través de dichos objetos, y es posible que no te des cuenta.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.