Agrandamiento de pecho en hombres signo de mucho estrógeno

A menudo se culpa al estrógeno por períodos irregulares, cambios de humor, sofocos y otros “problemas de las mujeres”, pero ¿qué pasa con la salud de los hombres? ¿Podría la falta de energía de un hombre, la disminución de la libido e incluso el agrandamiento de pecho deberse a sus niveles de estrógeno?

agrandamiento de pecho

Si tu primer pensamiento es “¿Qué? ¡Ni siquiera sabía que los hombres tenían estrógeno!” no estas solo. Pero la verdad es que, aunque la testosterona obtiene la mayor parte de la fama, los hombres tienen estrógeno. Y podría estar causando más problemas de lo que piensas.

La relación entre testosterona y estrógeno

Los niveles de testosterona disminuyen naturalmente a medida que los hombres envejecen (es posible que hayas oído hablar de “baja T”, que afecta a muchos), pero es importante comprender que esta disminución es solo la mitad de la ecuación.

A medida que los niveles de testosterona de un hombre disminuyen, también experimenta un aumento en el estrógeno, y juntos estos cambios hormonales causan síntomas indeseables.

Comencemos con la testosterona: es esencial para la libido, la excitación y el orgasmo, pero también ayuda a mantener la masa muscular magra, sintetiza neurotransmisores que apoyan la buena función cerebral, inhibe la acumulación de grasa y mejora la densidad ósea.

Por lo tanto, cuando la testosterona de un hombre disminuye naturalmente, 1 por ciento cada año después de los 30 años, resulta en una amplia gama de síntomas que incluyen disminución de la energía y la capacidad mental, aumento de la grasa abdominal, depresión, disminución de la libido y disfunción eréctil.

Estos síntomas son bastante comunes, sin embargo, muchos hombres no buscan tratamiento para ellos, a menudo piensan que es algo con lo que necesitan vivir a medida que envejecen.

Muchos hombres optarán por Viagra como solución, pero este medicamento realmente no trata la “baja T”, trata la disfunción eréctil (DE).

Y la DE es solo un síntoma de niveles bajos de testosterona, que es un factor de riesgo para muchas otras enfermedades como diabetes, enfermedades cardíacas, obesidad, osteoporosis y otros problemas de salud.

Sin embargo, recuerda que la medición de testosterona de un hombre es solo una parte de la ecuación.

Signos de alto estrógeno en hombres

Al mismo tiempo que ocurre esta disminución natural de la testosterona, el estrógeno de un hombre generalmente aumenta. Estos son algunos signos de alto estrógeno en los hombres:

  • Disfunción sexual (baja libido, disminución de las erecciones matinales, disminución de la función eréctil)
  • Senos agrandados
  • Síntomas del tracto urinario inferior asociados con hiperplasia prostática benigna (HPB)
  • Aumento de la grasa abdominal (también puede ser un síntoma de bajo estrógeno)
  • Sensación de cansancio
  • Pérdida de masa muscular
  • Trastornos emocionales, especialmente depresión
  • Diabetes tipo 2

Los hombres con demasiado estrógeno no solo corren el riesgo de tener síntomas no graves, como disminución de la función sexual y aumento de los senos. También corren un alto riesgo de tener problemas más graves, como la diabetes tipo 2.

La última investigación muestra que el mayor riesgo de diabetes es independiente de los niveles de testosterona, es decir, el alto nivel de estrógenos aumenta el riesgo de diabetes, ya sea que la testosterona sea baja o no. El alto estrógeno en los hombres también aumenta el riesgo de cáncer de próstata y enfermedades autoinmunes.

Factores que contribuyen al aumento de estrógeno en hombres

¿Sabías que el hombre promedio de 60 años tiene más estrógeno circulante en la sangre que la mujer promedio de 60 años? Hay muchos factores que contribuyen a un aumento en el estrógeno a medida que los hombres envejecen, incluidos:

1. Enzimas y almacenamiento de grasa por la edad

A medida que los niveles de testosterona disminuyen, los hombres aumentan de peso con mayor facilidad y al tejido adiposo le encanta almacenar estrógenos.

Otro factor importante es la actividad de las enzimas en el cuerpo llamadas enzimas aromatasa. Estas enzimas, que se encuentran en el tejido adiposo, convierten la testosterona en estrógeno.

De hecho, es un proceso natural para el cuerpo de un hombre crear estrógeno, que en pequeñas cantidades es importante para los huesos y otros procesos corporales.

Pero a medida que muchos hombres envejecen y acumulan grasa abdominal, la actividad de la enzima aromatasa aumenta, y aquí es donde ocurre el problema.

¿Cómo se prueba para esto? Hay una medida de salud llamada proporción de testosterona a estrógeno, y con una mayor actividad de la enzima aromatasa, esta proporción se altera significativamente.

Cuando esto ocurre, más de la testosterona que ya está disminuyendo se convierte en estrógeno y da como resultado todos los síntomas típicos de “baja T”.

A medida que nuestra población se ha vuelto más obesa y nuestra dieta no es saludable y está llena de azúcares, alimentos blancos, granos, grasas no saludables y disruptores endocrinos, es probable que veamos una mayor aromatización en los hombres, lo que incluso puede hacer que desarrollen tejidos similares a los senos o un agrandamiento de pecho.

2. Productos químicos disruptores de hormonas

Otro factor importante es el creciente número de disruptores hormonales en el medio ambiente, particularmente un grupo llamado xenoestrógenos.

Estos disruptores hormonales imitan el estrógeno, y también se acumulan en el cuerpo, almacenado en las células grasas. Los xenoestrógenos se han relacionado con cáncer testicular, infertilidad, pubertad de inicio temprano y más.

Los investigadores han estudiado cómo los niveles promedio de testosterona en los hombres han estado disminuyendo a lo largo de los años, y los disruptores hormonales tienen la culpa de que los niveles totales de testosterona en los hombres hayan disminuido aproximadamente un 22 por ciento entre 1987 y 2004.

3. Carne y lácteos

¿Otro factor en la conexión estrógeno-testosterona? Hormonas estrogénicas en nuestra comida. Estas hormonas, como el estradiol, se almacenan en alimentos como la carne y los lácteos y pueden contribuir al desequilibrio hormonal.

Y no sólo esas pueden ser las causas, también consideremos:

Terapia de testosterona. Los hombres que son tratados con formas inyectables de testosterona sintética casi siempre producen demasiado estrógeno. La terapia de testosterona bioidéntica (natural) también puede conducir a niveles altos de estrógeno en los hombres, especialmente cuando se usa en exceso o en hombres con obesidad.

Una vez que un hombre tiene demasiado estrógeno en su sistema, puede producirse un círculo vicioso en el que los altos niveles de estrógeno conducen a un sistema de retroalimentación defectuoso, engañando al cerebro y los testículos para que produzcan aún menos testosterona.

Esto puede conducir a niveles aún más altos de estrógeno y un dominio de estrógenos más severo, lo que aumenta los síntomas de estrógenos altos.

Cómo evitar que los estrógenos ambientales nos afecten

La buena noticia es que hay mucho que se puede hacer para combatir la disminución de los niveles de testosterona y equilibrar los niveles crecientes de estrógenos.

Mantener un peso saludable a través de la dieta y las opciones de estilo de vida es enorme, y si está trabajando con un especialista en hormonas, también pueden sugerirle suplementos y terapias con hormonas bioidénticas.

Evitar los xenoestrógenos al aprender más sobre los productos de limpieza y cosméticos para el hogar también puede reducir en gran medida la exposición al estrógeno, y siempre comprar carne de res alimentada con pasto y pescado capturado en el medio silvestre es otra excelente manera de disminuir las hormonas del estrógeno en los alimentos.

Y no sólo la carne, sino los lácteos que consumes que también contienen grandes cantidades de hormonas.

En general, una dieta que incluya todo orgánico es preferible, sobre todo si ya tienes manifestando el problema, si no, procura al menos optar por carnes, lácteos y huevos de libre pastoreo ya que son los que traen consigo la mayor cantidad de hormonas.

Por último, es importante hacerse pruebas de laboratorio precisas; esto pintará una imagen precisa del problema inicial y monitoreará el progreso que estás haciendo.

Acerca del autor

Avatar

Tay Cuéllar

Soy Tay Cuellar, administradora de Vida Lúcida y diversos blogs de temática salud, superación personal y bienestar. Te invito a mi espacio donde podamos compartir información y aprender sobre dietas saludables, ideas de ejercicios y motivación para mujeres (y hombres) que estén padeciendo enfermedades crónicas o autoinmunes. ¡Encuéntrame en mis redes sociales!