Alergia al polen: síntomas y soluciones naturales

La primavera ha llegado. Si eres uno de los millones que padecen alergia al polen, sabes que también es la temporada de alergias. Puede que te encante la luz del sol y la belleza de los árboles y flores, pero lo más probable es que no los puedas disfrutarlo debido a los estornudos, secreción nasal, tos, ojos llorosos y otros síntomas de alergias al polen.

alergia al polen

No tienes que sufrir más estos síntomas de alergia al polen esta temporada. Puedes reducir tu riesgo y síntomas de alergias al polen utilizando algunas soluciones naturales simples.

¿Qué es la alergia al polen?

Las alergias al polen son causadas por el polen, que son pequeños granos en polvo con forma de huevo que se liberan de las plantas con flores. El polen es transportado por el viento, las abejas y otros insectos de una planta a otra para cumplir su función reproductora esencial.

Esto es lo mejor para nuestras plantas, sin embargo, cuando los pólenes vuelan por el aire, pueden aterrizar en los ojos, la nariz, los pulmones y la piel, y pueden ocasionar reacciones alérgicas.

Dado que diferentes plantas florecen en diferentes momentos, dependiendo del tipo de polen al que seas alérgico, es posible que tengas alergias solo durante un cierto tiempo de la primavera o el verano. Las personas con diversas alergias al polen pueden experimentar síntomas durante toda la primavera y el verano.

Temporadas de alergias al polen

Las alergias de primavera tienden a ser causadas por árboles, más comúnmente por robles, olivos, olmos, abedules, fresnos, nogales, álamos, sicómoros, arces, cipreses y nogales.

Las alergias al polen a fines de la primavera o principios del verano generalmente son causadas por el polen de hierbas. Al igual que con las alergias de primavera, tus alergias pueden ser afectadas directamente por el lugar donde vives.

Las alergias al polen a fines del verano y otoño generalmente son causadas por el polen de malezas. Nuevamente, estas alergias pueden depender de tu ubicación.  Las alergias al polen de malezas más comunes en Norteamérica incluyen a la ambrosía, artemisa, cardo ruso y berberecho.

En ciertas áreas del mundo, algunos árboles también pueden polinizar en otoño.

Síntomas de la alergia al polen

Si bien algunos de los problemas más comunes que causan las alergias al polen son los estornudos, el escurrimiento nasal y la tos, pueden provocar una variedad de otros síntomas. Los síntomas de la alergia al polen pueden incluir:

  • Estornudos
  • Nariz que moquea
  • Congestión nasal
  • Tos
  • Ojos llorosos
  • Ojos rojos
  • Picazón en la garganta
  • Sibilancias
  • Urticaria
  • Dolores de estómago
  • Fatiga
  • Irritabilidad
  • Picazón en la piel

Una respuesta inmune equilibrada es clave

Aunque la mayoría de las personas no relacionan la salud intestinal con las alergias, el problema más común que puede aumentar tus síntomas o hacer que seas más propenso a las alergias es la flora intestinal alterada y desequilibrada.

Tu microbioma intestinal es responsable del 70 por ciento de la respuesta inmune innata de tu cuerpo y le permite a tu cuerpo diferenciar entre partículas ambientales seguras, que incluyen polen, hierba y polvo, y partículas ambientales inseguras, como bacterias malas, virus y levaduras no saludables.

Cuando la flora intestinal se altera temprano en la vida, puede provocar una mala coordinación inmune y una hipersensibilidad a las partículas ambientales seguras. Esto puede no solo aumentar tu riesgo de alergia al polen y otras alergias estacionales, sino también aumentar tu riesgo de asma, enfermedades autoinmunes e inflamación crónica.

Si bien muchas personas con alergia al polen tienen alergias desde la infancia o la adolescencia, sin duda es posible desarrollar alergias al polen más adelante en la vida o experimentar un empeoramiento de los síntomas a medida que envejeces.

También es posible reducir tus síntomas e incluso eliminar tus alergias al polen a través del apoyo inmunológico adecuado.

Soluciones naturales a las alergias al polen

Si has estado lidiando con alergias al polen, tenemos buenas noticias para ti. Puedes reducir o incluso eliminar los síntomas de tus alergias al polen sin medicamentos.

Tu estilo de vida juega un papel enorme en la forma en que tu sistema inmunológico actúa y responde al medio ambiente. Ciertas prácticas de estilo de vida te ayudarán a equilibrar tu respuesta inmune y amortiguar las reacciones alérgicas. Estas son las soluciones naturales más recomendadas:

Dieta antiinflamatoria

Tal vez te preguntes qué tiene que ver tu dieta con las alergias causadas por el polen. La verdad es que tu dieta tiene que ver con todo lo que sucede en tu cuerpo.

Tener una dieta inflamatoria rica en azúcar, carbohidratos simples, aceite refinado, lácteos convencionales, gluten, alimentos procesados, comida chatarra e ingredientes artificiales aumentan la inflamación en tu cuerpo.

Una dieta inflamatoria, especialmente cuando tiene un alto contenido de lácteos y gluten, también puede aumentar la producción de moco y problemas sinusales.

Por otro lado, también compromete tu flora intestinal aumentando aún más tu riesgo y los síntomas de alergias al polen.

Para reducir el riesgo a tener alergia al polen y reducir los síntomas, lo mejor es llevar una dieta antiinflamatoria rica en nutrientes. Elimina los alimentos inflamatorios, como el azúcar, el aceite refinado, los lácteos convencionales, el gluten, los productos animales convencionales y cualquier comida procesada o chatarra.

Come alimentos antiinflamatorios densos en nutrientes, como verduras de hoja verde como la col rizada, espinacas, y acelgas, verduras, como el pepino, apio y espárragos, frutas de bajo índice glucémico, como el limón, lima y bayas, y hierbas y especias, etc.

Considera los alimentos bajos en histamina

La histamina es un importante neurotransmisor y una molécula mensajera inmune. Es esencial para el funcionamiento saludable de tu cuerpo. Está involucrada en procesos como la secreción de ácido clorhídrico para la digestión, la respuesta inflamatoria, y la comunicación con tu cerebro.

Los receptores de histamina se encuentran en todo el cuerpo, incluido el músculo liso y las células endoteliales, los intestinos y el sistema nervioso central.

Si bien la histamina es esencial y juega un papel muy importante en tu salud, es importante tener suficiente pero no demasiada histamina. La intolerancia a la histamina significa que tu cuerpo tiene mucha histamina. Tener demasiada histamina nunca es algo bueno. De hecho, puede conducir a una variedad de síntomas leves a severos y problemas de salud graves.

Prueba una dieta baja en histamina

Para reducir la intolerancia a la histamina y las consiguientes alergias al polen, se recomienda que elimines o reduzcas los alimentos con alto contenido de histamina, incluida la carne curada, los frutos secas, los alimentos agrios, los alimentos que contienen vinagre, el queso añejo, las nueces y las verduras con alto contenido de histamina (por ejemplo, tomates, espinacas, berenjenas) y el pescado ahumado.

También deberás evitar alimentos que liberan histamina, como los plátanos, chocolate, aguacate, tomates, mariscos, fresas, leche de vaca, conservantes y colorantes.

En su lugar, trata de consumir alimentos bajos en histamina, como la alcachofa, la remolacha, el brócoli, las zanahorias, la coliflor, el pepino, la col verde, la jícama, la col rizada, el puerro, la lechuga, la cebolla, las acelgas, el calabacín, el aceite de coco, etc.

Buena hidratación

El agua es clave para tu salud. Un feto se desarrolla dentro de un entorno acuoso dentro del saco amniótico y el sistema de racionamiento de agua de un bebé empieza a funcionar rápidamente después del nacimiento para evitar la deshidratación. La histamina ayuda a redistribuir el agua dentro de tu cuerpo para mantenerte hidratado y saludable.

Asegúrate que tus órganos vitales reciban suficiente agua para mantener un funcionamiento óptimo.

Reduce el estrés y prioriza un buen sueño

El estrés crónico y la mala calidad del sueño pueden aumentar la inflamación en tu cuerpo y comprometer la salud intestinal. Cuando estás bajo estrés, tu cuerpo también libera histamina para protegerte. Sin embargo, cuando estás bajo estrés crónico y tu cuerpo está fatigado por la baja calidad o la falta de sueño, tu cuerpo liberará demasiada histamina.

Mejora tu salud intestinal

Una alteración de tu microbiota intestinal puede tener graves consecuencias en tu salud general. Puede provocar inflamación crónica e impactar tu respuesta inmune. Puede aumentar la respuesta alérgica y provocar síntomas de alergias incluso cuando entras en contacto con partículas de polen o hierba que de otro modo serían seguras. Llevar una dieta inflamatoria, tomar antibióticos, toxinas ambientales y el estrés pueden afectar tu buena salud y provocar alergias.

Optimiza tus niveles de vitamina D

La vitamina D es muy importante para tu sistema inmunológico. Los bajos niveles de vitamina D se asocian con inflamación crónica y un riesgo de desarrollar alergias. Si bien la exposición al sol de manera regular es esencial para tus niveles de vitamina D, es difícil satisfacer tus necesidades solo así, especialmente cuando trabajas en interiores.

Eleva tus niveles de glutatión

El glutatión es un poderoso antioxidante contenido en plantas, animales, hongos y algunas bacterias. Ayuda a la respuesta antioxidante natural de tu cuerpo. También puede ayudar a reducir la inflamación, disminuir el estrés oxidativo y disminuir el riesgo de alergias estacionales.

Considera usar enzimas proteolíticas

Las enzimas proteolíticas ayudan a catalizar la proteólisis, la descomposición de las proteínas. Ayudan a estimular la actividad inmune y a optimizar la función del sistema inmunitario al promover bacterias intestinales saludables y un equilibrio saludable de la flora intestinal.

Utiliza la ortiga

La ortiga es una planta originaria de Europa, pero también se puede encontrar en América del Norte y Nueva Zelanda. Se ha descubierto que la hoja de ortiga ayuda a regular las actividades inflamatorias y la respuesta hiperinmune relacionada con la intolerancia a la histamina, la desgranulación de los mastocitos y la formación de prostaglandinas.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.