Calambres nocturos en las piernas, razones y cómo solucionarlo

Despertarse con calambres nocturnos no solo es incómodo, los efectos de la interrupción del sueño a menudo pueden provocar que te sientas más estresado, tengas menos energía y no te sientas en tu mejor forma en general. Explora las causas más comunes de estos calambres (espasmos musculares repentinos y dolorosos en tus piernas) que ocurren mientras duermes o durante los períodos inactivos de la noche) y cómo prevenirlos en el futuro.

calambres nocturnos

¿Los calambres nocturnos son lo mismo que el síndrome de piernas inquietas?

No. Ambas condiciones pueden perturbar el sueño, pero no son las mismas. El síndrome de las piernas inquietas (o RLS, por sus siglas en inglés) causa una incomodidad y una inquietud notables que son difíciles de controlar. La sensación puede ser aliviada temporalmente moviendo las piernas.

Los calambres nocturnos en las piernas, por otro lado, causan sensaciones dolorosas y tensiones musculares que no pueden aliviarse con el movimiento.

¿Los calambres por la noche son lo mismo que un caballo de Charley?

Técnicamente hablando, un caballo Charley es un espasmo doloroso de cualquier músculo, aunque la mayoría de las personas usan el término para referirse exclusivamente a los músculos de la pantorrilla. Los caballos de Charley de la pantorrilla / calambres nocturnos en las piernas pueden perturbar el sueño y causar dolores musculares por algún tiempo después de que el espasmo se haya ido.

Las 9 causas principales de los calambres nocturnos en las piernas

1. Sobreesfuerzo de los músculos

Las personas con estilos de vida activos pueden usar excesivamente los músculos de sus piernas y aumentar el riesgo de espasmos musculares y calambres en las piernas.

Si te mantienes activo al correr, participar en deportes o practicar pesas, respeta las limitaciones de tu cuerpo, que pueden variar día a día. También debes estirar constantemente después de hacer ejercicio e incorporar períodos de descanso entre los entrenamientos.

2. Tomar ciertos medicamentos

Algunos medicamentos recetados y medicamentos de venta libre pueden aumentar el riesgo de calambres nocturnos en las piernas. Estos incluyen píldoras anticonceptivas, diuréticos, naproxeno, medicamentos para el asma y estatinas. Habla con tu médico acerca de las posibles alternativas si sufres de calambres nocturnos repetidos.

3. Estilo de vida sedentario

Como testimonio de la importancia de mantener un equilibrio saludable, sentarse por largos períodos de tiempo también puede aumentar el riesgo de calambres nocturnos en las piernas. Debes intentar ser moderadamente activo de alguna manera a lo largo del día, todos los días.

4. Esfuerzo en tu postura

Si tu trabajo requiere que te pares en pisos de concreto por largos períodos de tiempo o te sientes incómodamente en un escritorio, puedes experimentar calambres nocturnos en las piernas. Habla con un representante de recursos humanos para ayudarte a encontrar formas más ergonómicas de trabajar.

Te puede interesar:
9 factores de riesgo que te pueden llevar a la diabetes

5. Desequilibrios hormonales

Los trastornos endocrinos, como la diabetes y el hipotiroidismo, se han relacionado con un mayor riesgo de calambres nocturnos en las piernas. El manejo efectivo de tu condición con los cambios a largo plazo en el estilo de vida y los planes de tratamiento de tu proveedor de atención médica puede ayudar a reducir las situaciones dolorosas.

6. El embarazo puede causar calambres por la noche

Algunas mujeres embarazadas comienzan a experimentar calambres nocturnos dolorosos en las piernas. Tomar suplementos de magnesio, vitamina E y / o vitaminas B bajo la supervisión de un proveedor de atención médica puede ayudar a brindar alivio. Para algunas mujeres, aplicar compresas frías o calientes es suficiente para disminuir más los calambres menores en las piernas.

7. Problemas de circulación

Experimentar un flujo sanguíneo inadecuado hacia un músculo puede provocar calambres o espasmos en las piernas. La deshidratación también puede aumentar el riesgo de calambres musculares. Si mantenerte hidratado no parece reducir los calambres nocturnos en las piernas, debes consultar a tu médico sobre tu circulación y tu salud cardiovascular en general.

8. Tener sobrepeso

Desafortunadamente, uno de los efectos secundarios de la obesidad es un mayor riesgo de calambres nocturnos en las piernas y espasmos musculares en general. Desarrollar hábitos saludables y sostenibles, que incluyen opciones de alimentación inteligentes, actividad física constante y manejo eficaz del estrés, pueden ayudar a mantener un peso saludable y reducir los riesgos para la salud.

9. Nervio comprimido

Los espasmos musculares frecuentes pueden ser el resultado de un nervio pinzado. Tu médico puede usar una resonancia magnética para identificar si la compresión del nervio está en la raíz de los calambres nocturnos en las piernas.

10. Deficiencia de Magnesio

Una ingesta insuficiente de magnesio es la causa más conocida de calambres musculares y de pantorrillas. El papel del magnesio para el equilibrio del metabolismo de los electrolitos y para la función muscular vital, es importante.

Cuando los electrolitos de magnesio y calcio están presentes en la proporción correcta entre sí, existe el equilibrio necesario entre la tensión y la relajación en los músculos. Si falta el magnesio, se pierde este equilibrio y se deteriora la función muscular saludable. La permeabilidad de las membranas para los aumentos de sodio, potasio y calcio, y con ello se facilita la tendencia a los calambres del músculo.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.