Mejorar la flora intestinal para bajar de peso y quitar la ansiedad

Si has investigado sobre cómo mejorar tu salud y bienestar general, probablemente estés al menos algo familiarizado con respecto a la importancia del equilibrio adecuado de las bacterias intestinales. Desafortunadamente, todavía hay solo un pequeño porcentaje de personas que saben cuán importante es la salud intestinal, y mejorar la flora intestinal te ayudará incluso a perder peso y eliminar la ansiedad, que son dos de los problemas más habituales hoy en día.

bacterias intestinales

Numerosos estudios, como la investigación de 2014 titulada Altering Community of Gut Bacteria Promotes Health and Increases Lifespan (La alteración de la comunidad de bacterias intestinales promueve la salud y aumenta la vida útil), han revelado que la riqueza de los beneficios que aportan las bacterias intestinales casi puede considerarse una fuente de la vida real de los jóvenes como la clave para una vida más larga, más feliz y más saludable.

La mayoría de las personas entienden que comer una dieta nutritiva con muchas frutas y verduras, limitar la “basura” y hacer ejercicio de manera regular son factores importantes para una buena salud, además de perder kilos y mantener un peso ideal, pero pocos piensan en las bacterias intestinales.

Es hora de cambiar eso, y rápidamente, ya que todos tenemos alrededor de 40 billones de estos microorganismos en nuestras entrañas, y todas esas bacterias están afectando significativamente nuestras vidas, todos los días. Los billones de bacterias que se denominan colectivamente microbioma intestinal incluyen unos 500 tipos diferentes, y cada una de estas especies tiene sus propios beneficios únicos.

Algunas de las responsabilidades saludables “buenas” de las bacterias incluyen:

  • Ayuda a regular el sistema inmunológico y combatir las infecciones.
  • Produce sustancias químicas, sustancias y metabolitos que afectan y benefician la salud como los ácidos grasos de cadena corta.
  • Ayuda en la producción de hormonas de “sentirse bien” como la serotonina.
  • Ayuda al proceso de digestión.
  • Regula el apetito y ayuda a controlar el peso.
  • Ayuda a reparar lesiones tisulares y otras.
  • Juega un papel en el control de emociones, lo que significa que dichos como “seguir el instinto intestinal” pueden ser bastante literales.

9 señales de que tu flora intestinal está fuera de balance

Cuando tu intestino está fuera de control o tiene un balance inadecuado de bacterias buenas y malas, puede provocar una gran cantidad de problemas de salud. Algunos de los síntomas que podrías experimentar incluyen:

  • Aumento de peso
  • Acné
  • Problemas digestivos como estreñimiento, gases, distensión abdominal, diarrea o reflujo ácido, mal aliento
  • Sentirse deprimido o ansioso
  • Enfermar más a menudo
  • Erupciones en la piel
  • Músculos y / o articulaciones dolorosas
  • Problemas respiratorios, incluyendo congestión nasal frecuente e infecciones respiratorias
  • Fatiga
  • Deficiencias de vitamina B
  • PMS
  • Problemas hormonales
  • Ampliación de senos en hombres
  • Colesterol alto
  • Moretones severos
  • Anemia crónica
  • Problemas de la prostata
  • Infección por cándida
  • Problemas neurologicos
  • Infecciones de vejiga

Y eso es sólo la lista corta.

Cuando tenemos un equilibrio adecuado de bacterias intestinales, no sólo podemos mantenernos en un buen peso, pero también, nuestros cerebros también funcionan mejor. Un estudio de 2013 de la Escuela de Medicina David Geffen de la UCLA demostró que las mujeres que consumían bacterias beneficiosas con regularidad experimentaron numerosos cambios positivos en su digestión y en varias áreas de sus cerebros, incluida la mejora en el procesamiento cognitivo, sensorial y emocional.

Cómo nuestras bacterias intestinales pueden desequilibrarse

La mayoría de nuestros antepasados tradicionalmente consumían una dieta que estaba compuesta por una gran cantidad de alimentos fermentados y crudos que se sabe contienen muchas bacterias saludables y beneficiosas. Pero en los últimos años, nuestras dietas modernas han cambiado significativamente.

También puedes leer:  Gasometría: Qué es este tratamiento y cuales son los beneficios

El resultado es el consumo de un exceso de bacterias dañinas e insalubres en el intestino. Esas bacterias “malas” dan como resultado que las bacterias “buenas” se agotan. Con el tiempo, el insalubre se hace cargo, que es lo que frecuentemente resulta en una amplia gama de problemas de salud, como exceso de peso o hacer difícil el proceso de bajar de peso.

8 maneras de mejorar la flora intestinal para bajar de peso, quitar la ansiedad y las alergias

En los seres humanos, el microbiota intestinal tiene la mayoría de las bacterias y el número más variado de especies de bacterias en comparación con cualquier otra parte del cuerpo. De hecho, hay alrededor aproximadamente 1.30 kilos de bacterias que viven en el tracto intestinal humano, y no todas estas bacterias son buenas tampoco.

Dependiendo de algunos factores, incluido el estilo de vida, podemos tener un desequilibrio en nuestras bacterias intestinales. Esto se conoce como disbacteriosis, pero con un mejor equilibrio de las bacterias intestinales, la memoria puede incluso mejorarse en las personas que padecen la enfermedad de Alzheimer.

En relación al peso, tus bacterias intestinales pueden producir sustancias químicas que pueden ayudarte a sentirte lleno. Al afectar tu apetito, tus bacterias intestinales pueden jugar un papel en tu peso.

Si tener una buena mezcla de bacterias saludables es tan importante como parece indicar la investigación, ¿cómo podríamos mejorar la flora intestinal en nuestro tracto digestivo? Aquí hay diez maneras en que puedes amar tu intestino tanto como deberías.

1. No consumir azúcar para tener equilibradas nuestras bacterias intestinales

El azúcar refinado es como el combustible para las bacterias intestinales malas. Un estudio realizado en la Universidad Estatal de Oregón encontró que una dieta rica en azúcar causaba cambios en las bacterias intestinales de sujetos de estudio. Este cambio en las bacterias intestinales tuvo un impacto negativo en la memoria a largo y corto plazo de estos. Además, fueron menos capaces de adaptarse a las situaciones cambiantes, una condición llamada “flexibilidad cognitiva”.

Comenzaron a experimentar una disminución en la función mental y física solo cuatro semanas después de comenzar una dieta alta en grasas y azúcar. Los alimentos que contienen una sola molécula de glucosa y fructosa alteran la flora intestinal porque son fáciles de digerir y absorber en el intestino delgado sin la ayuda de las bacterias. Las bacterias se vuelven hambrientas y comienzan a masticar el revestimiento mucoso de nuestros intestinos.

La pared está permeada y las partículas de comida entran en el torrente sanguíneo. Cuando esto sucede, nuestro sistema inmunológico notifica a nuestro cerebro y otros órganos de los invasores extranjeros. Esto causa inflamación, que es el precursor de muchas enfermedades graves, como las enfermedades cardíacas y la diabetes. Además, el azúcar alimenta a Candida Albicans, un hongo que crece en el intestino y ataca la pared intestinal.

2. Comer más verduras para mejorar la flora intestinal

Una de las formas más fáciles y rápidas de cambiar las bacterias intestinales para mejorar es comer más verduras, especialmente las de hojas verdes. Una dieta rica en vegetales ayuda a construir un microbioma diverso que conduce a un pensamiento más claro y a la salud y el bienestar en general. Para obtener los mejores resultados, coma 39 gramos de fibra dietética por día.

3. Jugar en la tierra

Estamos obsesionados con la limpieza, y nos está enfermando. Aunque esto suene irónico, es muy cierto. Un estudio de 2013 publicado en el Journal of Pediatrics encontró que los niños cuyos padres limpiaban el chupete sucio en lugar de hervirlo tenían menos probabilidades de desarrollar eczema que los que sí lo hervían. Además, investigadores también han descubierto que los niños que crecen en una casa con un perro tienen menos probabilidades de desarrollar alergias y asma.

Tener un perro en la casa crea un tipo de polvo que nos expone a cepas muy importantes de bacterias, incluido el Lactobacillus. Si te gusta el jardín, estás de suerte. Las personas que pasan tiempo con las manos en la tierra probablemente desarrollen un sistema inmunológico fuerte.

También puedes leer:  La falta de sueño puede aumentar el peso corporal y la hipertensión

Nota: los expertos en intestinos recomiendan elegir productos de limpieza naturales, no aquellos que están basados en sustancias químicas. Muchos de los productos de limpieza para el hogar que se venden comercialmente para desinfectar se comportan como antibióticos, ya que aniquilan todo, incluso las bacterias útiles. Considera limpiadores no tóxicos como el vinagre, el jabón de castilla y el jugo de limón. Además, evita los jabones antibacterianos y desinfectantes para las manos.

4. Limita tu uso de antibióticos

El uso regular de antibióticos de amplio espectro destruye todas las bacterias, buenas y malas, incluidas las cepas de bacterias necesarias para combatir otras infecciones. Por supuesto, hay ocasiones en que se necesita un antibiótico, pero vale la pena limitar su uso y tomar siempre un probiótico cuando estés tomando un antibiótico y comer una dieta muy saludable mientras esté tomando los antibióticos. Los probióticos suplementarios ayudan a equilibrar el nivel de pH de las bacterias para que las bacterias buenas eliminen a las bacterias malas y vuelvan a repoblar el intestino para reemplazar a las personas muertas por el medicamento.

5. Comer alimentos fermentados

Las personas han estado fermentando alimentos durante miles de años como un medio para evitar que los alimentos se echen a perder. Con el descubrimiento del refrigerador, el proceso de fermentación fue un poco por el camino. Los alimentos fermentados proporcionan una combinación muy amplia de bacterias que los convierte en el mejor tipo de probiótico que puede alimentar tu intestino. Algunos alimentos fermentados saludables para incluir en tu dieta incluyen kéfir, pepinillos, té de kombucha y chucrut. Trata de incluir al menos tres cucharadas de alimentos fermentados en tu dieta diaria.

6. Duerme bien

Si no estás durmiendo bien; al menos 6-8 horas de buen sueño por noche, tus intestinos podrían estar fuera de equilibrio. El Dr. David Perlmutter, autor de Brain Maker, señala que el equilibrio de las bacterias intestinales es fundamental para una buena noche de sueño y que cuando no dormimos, no equilibramos nuestras entrañas, por lo que se convierte en un círculo vicioso.

7. Sudor

Sí, el ejercicio es excelente para el cuerpo y la mente, y resulta que es especialmente bueno para la flora intestinal, al menos la sudoración. Investigadores en Irlanda estudiaron las heces de 40 jugadores profesionales de rugby. Descubrieron que los atletas tenían microbiomas mucho más diversos que la persona promedio. Otros estudios han conferido que el ejercicio, de hecho, cambia la flora intestinal. Por lo tanto, agrega un buen entrenamiento diario a tu régimen de vida saludable y tu instinto te lo agradecerá.

8. No te preocupes por las cosas pequeñas

El cuerpo tiene una respuesta tremendamente poderosa al estrés. Libera esteroides naturales y adrenalina junto con citoquinas inflamatorias de tu sistema inmunológico. Si estás siendo perseguido por un oso enojado, esta respuesta podría salvar tu vida. Sin embargo, vivimos en una cultura desenfrenada, y muchas personas se encuentran en este modo de “lucha o huida” diariamente, y no porque estén siendo perseguidos por un oso.

El estrés crónico no permite que el sistema inmunológico descanse y continúa enviando mensajes de inflamación a todas las partes del cuerpo, incluido tu intestino. Con el tiempo, el estrés hace que las bacterias intestinales se desequilibren y esto causa una serie de enfermedades inmunitarias, como la enfermedad de Crohn, la enfermedad inflamatoria intestinal y la colitis ulcerativa. Controlar tu respuesta al estrés te ayudará a mantener a raya el equilibrio de tus microbiomas intestinales y las condiciones de peligro.

4.8
10

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.