Los cambios en la vida después de la muerte de nuestros padres

El orden natural es que los niños generalmente viven más que los padres y en algún momento se convierten en testigos de su muerte. Pero aunque este es un fenómeno muy común y la mayoría de nosotros tendremos que experimentarlo, es imposible prepararse para la partida final de mamá y papá. Casi siempre es una bomba que es difícil de procesar.

Persona solitaria. Cambios en la vida tras muerte de los papás.

Es una experiencia difícil aún cuando teníamos relaciones muy frías o incluso si había algo de odio entre nuestros padres y nosotros. La muerte de los padres es el final de una determinada etapa de nuestras vidas y después de ella casi nadie logra vivir como si nada hubiera pasado. Y los cambios a veces son bastante sorprendentes.

Aceptar su muerte: la parte más difícil

Para un niño pequeño, la muerte de un padre es una tragedia enorme e inimaginable. Y en casi todos los casos tiene un impacto en la psique de un hombre adolescente. Sin embargo, resulta que para los adultos no es una experiencia mucho más ligera, a pesar de que son conscientes de lo inevitable de este momento y han logrado independizarse de ellos.

Los sentimientos de los niños huérfanos son muy violentos. Hay conmoción, hay incredulidad, hay una tristeza terrible. Por supuesto, la relación que hayas tenido con tus padres afecta la intensidad del sentimiento. Por lo que el duelo no siempre sucede de la misma manera. Sin embargo, es raro que un evento como este no cause conmoción. Porque, después de todo, un padre da forma a nuestra personalidad y a un sistema de valores profesos, tanto cuando es un tutor, o cuando realmente descuidaba mucho el cuidado de su hijo.

No importa si la muerte fue repentina o si fue claro por algún tiempo que la despedida pronto llegaría. Esperada o no, el final de la vida de un ser querido es una sorpresa desagradable que es irrevocable y no se puede hacer nada al respecto.

Vida después de la muerte: conociendo más a tus padres

Cada uno experimenta el duelo de manera muy diferente, pero en general, la mayoría lo soporta mejor cuando no está solo en su tristeza. A menudo este es el momento en que las relaciones con el resto de la familia cambian significativamente: después de que los padres se van, el hermano o la hermana se convierten en una persona aún más cercana. Se puede apreciar la presencia de tías y tíos que se convierten en un vínculo con el pasado. Recuerdan a los que los fallecidos y los presentan de una manera completamente diferente.

Recordando momentos desconocidos de la infancia y la juventud. Contando historias que nunca hubiéramos imaginado de nuestros padres. En este momento comienzas a darte cuenta de cuánto cambiaron tus papás y cuánto sacrificaron para criarte. Gracias a lo cual algunos de sus rasgos de carácter se vuelven más comprensibles.

Experimentar su ausencia

Pase lo que pase después de esto, una cosa es segura: nos hemos convertido en huérfanos. Nadie nos entregará al orfanato, pero se siente el vacío. Por supuesto, los adultos generalmente tienen amigos, esposo/esposa, sus propios hijos, pero estos son otros vínculos que alivian el dolor. Sin embargo la ausencia de los padres no puede ser reemplazada por completo.

Ya no somos criaturas torpes, pero, siempre fue más agradable vivir sabiendo que existía alguien un poco más arriba de lo que estabas. Alguien con el que recurriste en varios momentos de tu vida, y del que también te quejaste por ser estricto.

Te puede interesar:
No culpes a tus padres, desde ahora tú eres el responsable de tu vida

Alguien con el que llegabas llorando a pedir consejo después de una ruptura amorosa. Porque incluso con una pareja perfecta y amigos devotos, el cuidado de los padres es especial, a menudo incondicional. E incluso si sucedieron las peores cosas, mamá y papá se quedaron contigo, listos para brindar apoyo.

Después de su muerte, en cierto sentido dependemos solo de nosotros mismos, tenemos que madurar al cien por cien. Por supuesto, la mayoría probablemente dirá que han sido independientes durante mucho tiempo y que no se sienten solos en absoluto. Pero esta falta se manifiesta en muchos momentos clave, como el embarazo, el matrimonio, la mudanza, cambios importantes en la carrera, problemas financieros y enfermedades graves.

Los papás no van a estar siempre: aprovecha su presencia

El dolor a menudo se agrava por el remordimiento. En la lista de cosas que lamentamos más como adultos, generalmente lamentamos no haber pasado suficiente tiempo con nuestros seres queridos. Sobre todo con los padres.

Así que tómate un momento para llamar a tu madre aunque estés muy ocupado. O detente al menos un cuarto de hora para charlar con tu padre solitario, y preguntarle cómo se encuentra. Muchos padres e hijos pierden la comunicación especialmente porque los padres mayores están cansados. Tienen puntos de vista anticuados, atormentan con preguntas embarazosas, se aferran, se quejan, no te dejan vivir totalmente a tu manera.

Pero cuando finalmente parten, echas de menos su cuidado, el domingo de reuniones en familia, incluso cuando se entrometían en tus asuntos. Y la peor parte es que la mayoría de estos desacuerdos podrían resolverse significativamente si, en lugar de peleas verbales, hablaran honestamente de corazón al menos una vez.

Los padres a menudo se dan por sentados, porque siempre han estado con nosotros, y lo van a estar por mucho tiempo más. Es por eso que después de su muerte uno lamenta la gratitud que nunca expresamos, las palabras y gestos cálidos que dejamos pasar, y las reuniones que evitamos.

Nos reconfortamos con la idea de que probablemente sabían sobre nuestros sentimientos de todos modos. Pero también somos conscientes de que esto no es lo mismo, lo que intensifica la desesperación después de su partida.

Por lo tanto no dejes pasar la oportunidad mientras aún la tengas. Arregla tus diferencias con tus padres. Manténte en comunicación y vuelvan a forjar una cálida unión que definitivamente vas a recordar cuando ya no estén.

La muerte no es el final: las costumbres continúan

Afortunadamente, los problemas para encontrar un lenguaje común con los padres no siempre son el resultado de un pasado dramático, a menudo no es más que un simple conflicto de generaciones. Las personas criadas en diferentes momentos entienden la realidad de manera diferente, tienen su propia visión de lo que se debe hacer y lo que es inaceptable.

Y cuando los padres se van, recordamos con afecto sus hábitos, que antes parecían ridículos y estúpidos, y que hoy se convierten en parte de nuestra herencia.

Gracias a ellos, puedes mantener el recuerdo de mamá y papá, mantener su identidad, preservar estos fragmentos únicos del pasado. Muchas personas justo después de la muerte de sus padres vuelven a sus tradiciones, aunque en el pasado parecían anticuadas y sin sentido.

En las conversaciones cotidianas, recuerdan con gusto lo que dijo papá y lo que hizo mamá. El inodoro feo de su habitación, que no podías soportar en la infancia, de repente se convierte en tu mueble favorito: lo miramos y sentimos la presencia de nuestros padres.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse  
Notificar