Hogar Jardín

Cómo cultivar los mejores girasoles y 7 usos maravillosos

Nativo de las Américas, Helianthus annuus, o el girasol común, es una de las flores más reconocibles en el mundo. Alguna vez venerados por los Incas como un símbolo del Dios Sol, estas imponentes bellezas son brillantes y alegres, el símbolo perfecto del verano. Plantar una hilera de girasoles a lo largo de una valla o como grupo en un jardín de la esquina ciertamente agregará una dosis de felicidad a tus espacios al aire libre. Y los girasoles no solo son bonitos, también hay muchos usos prácticos para esta encantadora variedad.

girasoles

Generalidades del girasol

Por lo general, crece a una altura de 30 cms, el girasol clásico es de pétalos color amarillo con un centro de color marrón oscuro. Lo que a menudo consideramos la “cabeza de flor” del girasol son en realidad florecillas: las flores verdaderas se encuentran en el centro de la cabeza (llamadas flores del disco) que se convierten en semillas.

Observa de cerca el epicentro de un girasol y verás un patrón hipnótico de espirales en la secuencia de Fibonacci: 34 espirales en una dirección y 54 en la otra. Esta disposición es la forma más eficiente de empaquetar tantas semillas como sea matemáticamente posible en el disco floral.

Desde el “American Giant”, que crece 42 cms de altura con una flor de 3 cms, hasta la miniatura “Dwarf Sunspot” (Enano de manchas solares) que alcanza una altura de solo 6 cms, hay docenas de cultivares de girasol para elegir, adecuados para jardines grandes y pequeños. Aunque muchos girasoles tienen vistosos pétalos amarillos, el “Rojo Prado” de pelaje carmesí y el rosa con puntas amarillas “Strawberry Blonde” (Fresa rubio) son un par de ejemplos de las variedades más inusuales.

Cómo cultivar girasoles

Resistentes y no exigentes, los girasoles son muy fáciles de cultivar. Son tolerantes a las altas temperaturas y la sequía, y son notablemente resistentes a los insectos y las enfermedades. Los girasoles atraerán abejas y pájaros a tu jardín, pero también ciervos, ardillas, conejos y otros bichos del bosque, por lo que se debe tener especial cuidado para asegurar que sus flores y semillas permanezcan intactas.

Requisitos de luz: no es sorprendente que los girasoles aman al sol. Al plantar, seleccione una ubicación que reciba de 6 a 8 horas de luz solar directa.

Suelo: las raíces de la planta de girasol necesitan mucho espacio para crecer y prosperarán en un suelo suelto y bien drenado. Prepara la cama del jardín cavando 6 cms y 9 cms de ancho por planta. Los girasoles prefieren un pH del suelo de 6 a 7.5.

Riego: como los girasoles pueden soportar períodos secos, ten cuidado de no regarlos en exceso. Dales un riego generoso una vez por semana, más si es particularmente seco y menos si ha llovido. Dado que las raíces de la planta de girasol son expansivas, riega de 3 a 4 pulgadas desde la base del tallo de la planta.

creciendo girasoles

Fertilizante: cuando se siembra por primera vez, usa compost rico en nutrientes o un fertilizante de liberación lenta y baja en nitrógeno, como 5-10-10. Los girasoles no deberían necesitar mucho más fertilizante a medida que maduran; si crees que podrían usar un refuerzo, usa una cantidad muy diluida y aplícala a 15 cms de la base de la planta.

Siembra: los girasoles se siembran mejor desde la semilla directamente en el suelo después de la última helada. Para variedades grandes, siembra en filas separadas 75 cms; cultivares más cortos se pueden sembrar más juntos. Planta las semillas no más de 2.5 cms de profundidad.

También puedes leer:  Maneras de desinfectar el dormitorio naturalmente

Medidas de apoyo: las variedades altas de girasol se beneficiarán de las estacas de bambú para mantenerlas erguidas.

Control de plagas: propenso a los ataques de venados, conejos y ardillas, erige una valla de malla alrededor del perímetro de los girasoles. Para proteger las semillas de las aves y las ardillas, envuelve las cabezas de flores en forro polar de jardín.

Los múltiples usos del girasol

La planta entera, de raíz a flor, es eminentemente útil. Aquí están las formas más comunes de asegurar que nada se desperdicie en el otoño:

semillas de girasoles

1. Semillas de girasol

Las semillas de girasol son una fuente excelente de vitamina E, cobre, vitamina B1, manganeso, selenio, fósforo, magnesio, vitamina B6, ácido fólico y vitamina B3. Es una merienda saludable. Comer las semillas proporciona beneficios antiinflamatorios, anticancerosos y desintoxicantes; también ayudan a reducir el colesterol, calmar los nervios y proteger la salud del corazón.

Las semillas de girasol maduran entre 30 y 45 días después de la floración. La parte posterior de las cabezas de flores cambiará de verde a marrón, y las semillas se volverán negras o negras con rayas blancas. Esto significa que las semillas están listas para la cosecha. Recorta la flor en el tallo 10 cms debajo de la flor y quita las semillas con un tenedor. Seca las semillas de girasol muy bien y guárdalas en un recipiente hermético en el refrigerador o congelador; se mantendrán hasta por un año. Puedes comerlas crudos o hacer algunas semillas de girasol tostadas para picar. Y asegúrate de guardar algunas semillas para plantar en el jardín la próxima primavera.

2. Aceite de girasol

Rico en antioxidantes y ácidos grasos, el aceite de girasol es una de las grasas más saludables para cocinar. Úsalo para freír y preparar aderezo casero para ensaladas. Más allá de la comida, el aceite de girasol es un maravilloso tónico en su régimen de belleza.

El alto contenido de vitamina E en el aceite de girasol asegura que es ideal para la piel. Ayuda a combatir los radicales libres, regenerar las células de la piel, acelerar la cicatrización, hidratar la piel seca y reducir la visibilidad de las cicatrices. También es profundamente hidratante para el cabello. Como un acondicionador natural, el aceite de girasol puede ayudar a prevenir la rotura del cabello, reducir el adelgazamiento y tratar la alopecia.

aceite de girasoles

Si ya tiene una prensa de aceite, estás listo para convertir las semillas de girasol en aceite rico en nutrientes. Si no, el proceso de producción de aceite de girasol es increíblemente simple, pero requiere un poco de mano de obra. Usa un molinillo de mano relativamente económico y pasa las semillas a través de él, creando una especie de puré. Coloca el puré de semillas en un paño delgado y presiona, gira y exprime hasta la última gota de aceite. Una vez que se extraes el aceite, déjalo reposar durante unos días; se establecerá en un color amarillo dorado.

Si crías pollos, puedes usar el puré de semillas sobrante como un regalo saludable.

3. Harina de semillas de girasol

La harina de semillas de girasol tiene un alto contenido de proteínas y diversos minerales y micronutrientes como la tiamina, el ácido pantoténico, el magnesio, el zinc y el cobre. Vegano y sin gluten, es un buen sustituto de las harinas de nueces como la harina de almendras. Y debido a que es de sabor suave, se puede usar en lugar de harina de trigo en una gran cantidad de productos horneados, desde pan y galletas hasta muffins y panqueques.

También puedes leer:  Pasos para construir un pequeño techo verde

Para hacerla, muele las semillas de girasol en una licuadora o procesador de alimentos y pulsar hasta que se convierta en una harina de grano fino. Ten cuidado de no mezclar demasiado ya que puede convertirse en mantequilla. Usa un colador de malla fina para filtrar los trozos más grandes. Guárdalo en el refrigerador o congelador.

harina de semillas de girasoles

Y para que lo sepas, cuando las semillas de girasol se combinan con bicarbonato de sodio o polvo de hornear, se produce una reacción química después de calentar la comida, dándole un tono verde. Si bien es perfectamente seguro para comer, puedes evitar este problema agregando una pizca de cacao en polvo a la receta para ocultar cualquier tonalidad verde. Otra opción es agregar de 1 a 3 cucharaditas de jugo de limón a los ingredientes húmedos en tu receta.

4. Mantequilla de semillas de girasol

Una alternativa libre de nueces a la mantequilla de maní, esta mantequilla es dulce y como de nuez con su propio sabor único.

Extiende tus semillas de girasol en una bandeja para hornear y cocina en el horno a 180° C (350 ° F) por 4 minutos. Mezcla y voltea las semillas y devuelve la bandeja al horno por otros 4 minutos. Vierte las semillas en un procesador de alimentos, agrega un poco de sal marina, y mezcla hasta que las semillas se vuelvan polvorientas. Continúa procesando durante aproximadamente 15 minutos, deteniéndote cada dos minutos para raspar los lados del procesador. Agrega el jarabe de arce o azúcar de coco para endulzar; también puedes usar ghee para que quede cremoso. Sigue mezclando hasta que alcance una consistencia mantecosa y agrega más sal o edulcorante al gusto.

5. Comestible de raíz a pétalo

Aunque las semillas de girasol reciben toda la gloria, toda la planta de girasol (raíces, tallos, hojas, pétalos) es bastante sabrosa.

Las raíces, también conocidas como alcachofas de Jerusalén, se pueden tostar, freír, cocer al vapor y en puré. Rebana en crudo para agregarlas a una ensalada.

Los tallos de girasol son similares al apio, de sabor suave con un crujido satisfactorio.

girasoles comestibles

Las hojas se pueden comer crudas añadiéndolas a ensaladas o hervidas como la espinaca. También puedes remojar las hojas en agua caliente para hacer té, tradicionalmente utilizado para tratar la fiebre, la tos y la diarrea.

Los brillantes pétalos de girasol amarillos son agridulces y se pueden usar para compensar un plato realmente dulce. Espolvorearlos en una ensalada fresca para una explosión de color.

6. Tinte natural

Los pétalos de los girasoles se pueden usar para hacer un tinte amarillo natural. Simplemente mezcla tu colección de pétalos en una olla de acero inoxidable y cúbrelos completamente con agua. Cocina a fuego lento sobre la estufa durante aproximadamente una hora, hasta que el agua esté saturada de color. Cuela los pétalos y usa el tinte en fibras naturales como lana, algodón, lino y seda.

7. Jabón, loción y velas

El aceite de semilla de girasol también se puede incorporar en proyectos divertidos de bricolaje. Prueba haciendo un poco de jabón de girasol, loción humectante de girasol y velas de aceite de girasol. Existen muchas recetas en internet, busca las que te parezcan mejores para tu proyecto.

0/5 (0 Reviews)