Cáncer Mujer Salud

Cómo hacer un autoexamen de mamas

Un autoexamen de mamas (AEM) es una técnica que le permite a un individuo examinar su tejido mamario para detectar cualquier cambio físico o visual. A menudo se usa como un método de detección temprana para el cáncer de mama. Tanto hombres como mujeres deben realizar una AEM al menos una vez al mes a partir de los 18 años.

Autoexamen de mamas

El cáncer de mama es una de las principales causas de muerte en las mujeres. Sin embargo, con un sencillo autoexamen, se puede controlar este problema de salud para detectarlo a tiempo e iniciar el tratamiento adecuado. El autoexamen de mamas no lleva más que un par de minutos y es muy sencillo.

Al realizar un autoexamen de mamas, las mujeres deben palpar la piel que rodea a los senos en busca de bultos anormales.

Esta técnica permite detectar todo tipo de tumores y quistes cuando se están empezando a desarrollar (dando tiempo a hacer una consulta y obtener un mejor pronóstico en caso de tratarse de tumores no-benignos).

Antes de hacer el autoexamen de senos

  1. El momento ideal para practicar el autoexamen es unos días después de la menstruación (cuando los senos ya no están tan sensibles al contacto).
  2. Si estás embarazada, ya no tienes períodos o tu período es irregular, elige un día específico cada mes.
  3. Esto no debe realizarse en la ducha o con una loción en la piel o los dedos.

Autoexamen-de-mamas

Cómo hacer un autoéxamen de mamas

Primera parte

  • El primer paso para realizar un autoexamen de mamas es ponerse de pie frente al espejo con el torso descubierto y observar la forma de los senos con los brazos a los costados.
  • A continuación, con las manos en la cintura, se debe inclinar el torso hacia delante.
  • Comprobar si la forma de las mamas es la misma desde el último autoexamen de mamas.
  • La parte final de este examen se puede hacer en la ducha (preferentemente con la piel enjabonada).
  • Hay que levantar el brazo izquierdo y palpar con la mano derecha el seno izquierdo desde la parte interna (utilizar 3 ó 4 dedos). Recorrer esa mama desde la zona interna a la externa (junto a la axila) haciendo movimientos circulares.
  • Después, proceder a hacer el examen de la mama derecha.
  • Presionar cada uno de los pezones y comprobar si sale algún fluido de ellos.
  • Recordar o anotar los resultados de cada autoexamen de mamas (una vez al mes es suficiente).
  • En caso de detectar una anomalía hacer una consulta médica.

Segunda parte

Párate frente a un espejo y mira de cerca tus senos en las siguientes tres posiciones, mirando desde la derecha e izquierda, así como mirando hacia adelante. Verifica los cambios en lo siguiente:

  1. Forma: compara uno con el otro. Un seno normalmente puede ser más grande que el otro, pero los cambios repentinos en el tamaño no deberían ocurrir.
  2. Piel: verifica que no tenga erupción, enrojecimiento, fruncimiento, formación de hoyuelos o apariencia con textura de piel de naranja.
  3. Pezones: verifique cualquier cambio físico, como una inversión repentina, descamación, enrojecimiento, picazón, hinchazón o secreción.
  4. Patrones de venas: busca un aumento notable en el tamaño o el número de venas en comparación con el otro seno

¿Que sigue?

Repite este examen todos los meses, incluso si está embarazada, para familiarizarte con la apariencia y sensación normales de tus senos.

Si encuentras un bulto o notas otros cambios inusuales: No entres en pánico. Alrededor del 80% de los bultos encontrados no son cancerosos. Consulta a tu médico de inmediato para una mayor evaluación.

5/5 (1 Review)