Autosuficiencia Hogar Jardín permacultura

Cómo plantar y cosechar ajo paso a paso

Cultivar tu propio ajo en casa es más saludable y más barato que comprar ajo en el supermercado. Plantar y cosechar ajo es muy fácil y prospera al aire libre o en interiores con mucho sol y un poco de cuidado y atención. La plantación y el cultivo de ajo pueden proporcionarte un suministro interminable de esta planta estimulante de la salud para usar en la cocina y en remedios caseros.

Una persona mayor plantando ajo

El ajo es un miembro de la misma familia que las cebollas, los puerros y el cebollino, y se puede comer crudo o cocido. Además de ser una deliciosa adición a muchas comidas, debes comer más ajo debido a sus muchas propiedades terapéuticas. Se sabe que el ajo previene los resfriados, ayuda a mantener el corazón sano y es un antibiótico natural.

Una razón para cultivar tu propio ajo es que, gran parte del ajo que se vende en los supermercados se trata con productos químicos para evitar que broten. Entonces, cuando busques el mejor tipo de ajo para cultivar, siempre debes comprar ajo orgánico para plantar.

En esta guía paso a paso, encontrarás cómo cultivar ajo y obtener los mejores consejos para garantizar una cosecha excelente. Pero antes que nada debes conocer sus grandes beneficios.

Los beneficios para la salud del ajo

El ajo contiene un compuesto llamado alicina. Este es un compuesto de azufre que le da al ajo su fuerte olor y muchos de sus beneficios para la salud.

Una revisión de los efectos terapéuticos del ajo encontró que el consumo de ajo puede ayudar a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares como la hipertensión, el colesterol alto y los ataques cardíacos. Sus compuestos ricos en azufre tienen un efecto anticanceroso y antitumoral sobre las células malignas.

La alicina en el ajo también es un agente antimicrobiano natural que puede destruir diversas cepas de infecciones bacterianas, fúngicas y virales. Comer más ajo puede ayudar a acelerar el proceso de curación de varias infecciones y se puede usar para tratar diversas infecciones resistentes a los medicamentos.

Qué se necesita para cosechar ajo de buena calidad

Todo lo que necesitas para comenzar a cultivar tu propio ajo son unos pocos dientes de ajo orgánicos. Puedes comenzar comprando un par de bulbos de ajo de un mercado local de agricultores, un vivero de plantas o en línea. El ajo comprado en el supermercado no es adecuado para cultivar el tuyo porque probablemente ha sido tratado con químicos para impedir el crecimiento.

Hay 2 tipos principales de ajo para cultivar en casa:

Ajo de cuello suave. Estas variedades producen bulbos grandes con hasta 20 dientes. Crece bien en climas más cálidos o donde los inviernos son más suaves. Algunas variedades excelentes de ajo de cuello blando son: Inchellium Red, New York White, Susanville.

Ajo de cuello duro. Las variedades de ajo duro tienden a crecer bien en climas más fríos. Tienden a tener un sabor menos picante que el ajo de cuello redondo, pero no se mantienen tan largos como el cuello blando. Algunos tipos de ajo duro que puedes cultivar en casa son: German Red
Asian Tempest, Merrifield Rocambole, Spanish Roja Rocamboie.

Al elegir qué tipo de ajo cultivar en casa, elija las variedades de cuello redondo si vive en un clima cálido o la variedad dura si se encuentra en climas más fríos.

Cómo plantar ajo

Sigue leyendo para obtener información sobre el abastecimiento de ajo para plantarlo, cultivarlo, cosecharlo al final de la temporada de crecimiento, y almacenarlo adecuadamente.

Preparación para crecer ajo

1 -. Averigua cuándo plantar ajo en tu región. En general, el mejor momento para plantar es a mediados de otoño o principios de primavera.

El ajo crece bien en una amplia gama de climas. Lo hace tan bien en las zonas de alta temperatura o humedad, o donde hay una gran cantidad de precipitaciones.

También puedes leer:  Cómo hacer crecer aloe vera en casa

2 -. Elije un lugar de siembra y preparación del terreno. El ajo necesita de mucho sol pleno, pero puede tolerar la sombra parcial, siempre y cuando no sea por mucho tiempo durante el día o la temporada de crecimiento. El suelo debe estar bien cavado y quebradizo. Arenoso es el mejor.

  • Asegúrate de que el suelo tenga un buen drenaje. Los suelos a base de arcilla no son buenos para la siembra de ajo.
  • Usa compost y estiércol para agregar nutrientes a la tierra antes de plantar el ajo.

3 -. Usa ajo fresco como fuente. El ajo se cultiva mediante la plantación de los dientes – llamados semillas para nuestros propósitos – por lo que para empezar, todo lo que tienes que hacer es comprar ajo fresco. Elige el ajo en una tienda, o mejor aún, de una granja o en el mercado local de agricultores. Es muy importante que las cabezas de ajo elegidos sean frescos y de alta calidad. Si es posible, evitar el ajo que ha sido rociado con aerosoles químicos.

  • Elige bulbos de ajo fresco, con grandes dientes. Evitar el ajo que se ha vuelto blando.
  • Cada diente brotará en una planta de ajo, así que tenlo en cuenta cuando se esté calculando cuántas cabezas comprar.
  • Si tienes un poco de ajo en tu casa, que ha brotado, ese es de gran uso.
  • Los viveros también ofrecen bulbos de ajo para la siembra. Visita uno si deseas conseguir una variedad específica, o para obtener asesoramiento sobre las condiciones locales para el ajo.

La siembra del ajo

1 -. Romper los dientes de una cabeza de ajo fresco. Ten cuidado de no dañar los dientes en su base, donde se unen a la placa de ajo. Si la base está dañada, el ajo no va a crecer.

Planta los dientes grandes. Los dientes más pequeños ocupan la misma cantidad de espacio en la cama de siembra, pero producen bulbos mucho más pequeños.

2 -. Empuja cada clavo en el suelo. Dirige la punta hacia arriba y planta los dientes alrededor de 2 pulgadas (5 cm) de profundidad.

Los dientes deben tener una separación de unos 20 cm (8 pulgadas) de separación para mejores condiciones de crecimiento.

3 -. Cubre los clavos plantados con un mantillo. Ingredientes adecuados incluyen heno, hojas secas, paja, compost, estiércol bien descompuesto o recortes de césped bien podridos.

4 -. Fertilizar los dientes o la superficie con compost. El ajo plantado necesita un fertilizante completo en el momento de la siembra.

Fertilizar de nuevo en la primavera si estás plantando el ajo en otoño, o fertiliza en el otoño si estás plantando en la primavera.

El cuidado de las plantas de ajo

1 -. Riega las plantas con frecuencia. Ajos recién plantados deben mantenerse húmedos para ayudar a que las raíces se desarrollen. No te exceda en agua, ya que el ajo no crece bien, o incluso puede pudrirse, si empapan durante los meses fríos.

  • Riega profundamente una vez a la semana si no hay lluvia. Riegar ajo no es necesario a menos que haya una sequía, y en dado caso, riega con moderación ya que el ajo no gusta de tierra mojada.
  • Reducir el riego gradualmente a medida que la temporada se calienta. El ajo necesita verano caluroso y seco para que los bulbos puedan madurar.

2 -. Ten cuidado de las plagas. Los insectos, ratones y otras criaturas pueden venir a comer el ajo o hacer un nido entre las plantas. Ten cuidado con las siguientes plagas:

  • Los áfidos parecen disfrutar de hojas de ajo y los capullos. Son fáciles de prescindir – simplemente frotar los dedos sobre ellos y aplastarlos. Puedes conocer cómo hacer fungicidas y pesticidas naturales
  • Muchas personas tienden a sembrar ajos debajo de las rosas para disuadir a los áfidos, las rosas se benefician de los áfidos cuando están alejados.
  • Los ratones y otras criaturas pequeñas a veces anidan en el mantillo. Si tienes un problema con los ratones en tu área, considere el uso de un tipo de abono que no los atraiga.
También puedes leer:  Cómo crecer un piña desde su corona

Cómo cosechar el ajo

1 -. Come algunos tallos. Mientras las plantas de ajo comienzan a crecer, largos tallos verdes llamados surgirán y formarán bucles. Saca algunos y cómelos si lo deseas.

  • Esto puede dañar las cabezas de ajo, así que no lo hagas a cada planta.
  • Utiliza guantes cuando tires de los tallos, de lo contrario tus manos olerán a ajo por todo un día.

    2 -. Ten en cuenta las señales de estar listo para la cosecha. Los bulbos de ajo están listos para ser cosechados cuando se pueden sentir los dientes individuales en el bulbo y las hojas se vuelven amarillas o marrones.

  • Una vez que los tallos comienzan a secarse, es importante cosechar el ajo o la cabeza se “romperá” y se dividirá en dientes individuales.
  • Comienza la recolección al final del verano. La cosecha puede continuar hasta bien entrado el otoño, en la mayoría de los lugares.
  • Algunos climas cálidos pueden permitir la cosecha temprana de ajo.

3 -. Afloja el área alrededor de cada bulbo con una pala. Tira de los bulbos de la tierra.

  • Ten cuidado con el proceso de excavación, ya que el ajo tiende a tener magullarse con facilidad.
  • Lávalos y deja secar en un lugar bien ventilado o en el sol durante unos días si no hay días de lluvia. El ajo puede quemarse con el sol, así que no los dejes afuera por mucho tiempo.

Almacenamiento de ajo

1 -. Tiende ajo en un lugar fresco y seco en tu casa. Bulbos secos se pueden mantener en un recipiente para ajo (generalmente hecho de cerámica), y los dientes individuales pueden ser arrancados, según sea necesario.


2 -. Haz una trenza de ajo. Las hojas secas pueden trenzarse, manera en que se pueden colgar en tu despensa o cocina. Esta es decorativo y útil.

3.- Guarda el ajo en aceite o vinagre. Los dientes de ajo se pueden mantener en aceite o vinagre. Sin embargo, para evitar la posibilidad de crecimiento bacteriano, mantener en la nevera y consumir rápidamente.

Consejos para la cosecha del ajo

  1. Grandes dientes tienden a igualar bulbos grandes.
  2. Guarda un bulbo o dos de ajo de la cosecha de este año para separar sus dientes para plantar el próximo otoño.
  3. El ajo es muy resistente al frío. Puedes plantar en el otoño, lo dejas en el suelo durante el invierno y lo cosechas a finales del próximo verano.
  4. Si bien es perfectamente correcto plantar ajo del supermercado o de una granja, es posible que desees probar otras variedades. Visita viveros o sitios web de viveros para muchas más opciones, incluyendo otros colores.

Problemas comunes con el cultivo de ajo

El ajo es una planta muy resistente que es fácil de cultivar y es un repelente de plagas natural. Sin embargo, hay algunos problemas comunes al cultivar ajo.

Las aves pueden hurgar en los capullos y hojas de ajo que pueden destruirlos. Para evitar que las aves dañen tu ajo, cubra la planta con malla hortícola.

La Royal Horticultural Society dice que los hongos del suelo pueden hacer que los bulbos de ajo se pudran. Los signos visibles de la podredumbre blanca en el ajo son los tallos amarillentos y marchitos. El ajo también mostrará signos de hongos alrededor de la base del bulbo. La roya del puerro (que también afecta al ajo) provocará manchas amarillas brillantes en las hojas y la humedad puede agravar el problema.

5/5 (1 Review)