10 comportamientos que revelan a un cleptómano

Un cleptómano es una persona que tiene la necesidad de robar cosas incluso cuando no las necesita. Estas personas pueden sentir satisfacción al tomar algo que no les pertenece. Por ejemplo, una persona que roba para mantener a su familia no está en la misma categoría que alguien que roba por la pura emoción de salirse con la suya.

cleptómano

Sorprendentemente, muchas veces los artículos que roban son de poco valor, como un paquete de chicles de una tienda. La persona no necesita los chicles, y no es que no pueda pagarlos, sino que se los lleva solamente por la emoción del asunto. La cleptomanía es un trastorno de salud mental que puede causar serias repercusiones.

No es raro que esta persona tenga varios enfrentamientos con la ley y aun así no pueda detener su comportamiento. Una de las características de esta afección son los problemas de control de impulsos, junto con problemas de ansiedad y autocontrol.

La tentación de tomar algo los impulsa demasiado, y puede escalar hasta un hábito excesivo que los puede lastimar a ellos o alguien más.

En la mayoría de los casos de cleptomanía, la persona se niega a buscar ayuda porque está avergonzada de sus problemas. Además, no existe una cura mágica o medicamento que elimine esta enfermedad mental. La mejor manera de detener el ciclo de robo compulsivo es utilizar la terapia cognitivo-conductual.

Características de un cleptómano

Las personas que tienen cleptomanía no son como los típicos ladrones de tiendas. No quieren arriesgarse, vengarse o buscar ganancias monetarias. En cambio, tienen un impulso dentro de ellos que es tan fuerte que no pueden resistirse a meterse algo en su bolsillo.

A diferencia de un ladrón tradicional que puede planear su ataque, un cleptómano no hace ningún plan para su próximo crimen. A menudo operan de manera espontánea y rara vez involucran a otra persona en sus delitos. En consecuencia, estos actos casi siempre ocurren en lugares públicos en lugar de tomar algo de un amigo o ser querido.

Para el mundo exterior, el robo no tiene sentido. La persona toma cosas que puede permitirse comprar con facilidad. A menudo es el caso de que una persona tendrá episodios de cleptomanía en momentos de alto estrés en su vida.

El caso de Winona Ryder

Como gran actriz de Hollywood, se hizo famosa a una edad temprana. Sin embargo, sorprendió al mundo cuando robó más de $4,700 dólares en mercadería de varias tiendas en el área de Los Ángeles. Se enfrentó a un juicio de seis días en el que fue declarada culpable de sus crímenes.

Ryder tuvo problemas con la depresión y la ansiedad. Durante un punto bajo en su carrera, ella tocó fondo. Ella no tenía intención de vender o usar los artículos que robó. Sino que, como la mayoría de las personas con este trastorno, los escondió y nunca los usó.

Típico del trastorno, en el caso de Ryder, duró poco tiempo. No ha habido ningún informe de este comportamiento atípico desde entonces. Sin embargo, la ansiedad y la depresión subyacente son sin duda una preocupación constante para muchos cleptómanos.

Causas de la cleptomanía

Aunque hay muchas teorías al respecto, se desconoce la causa exacta de la cleptomanía. Algunos expertos sugieren que el problema surge de los cambios que ocurren en lo profundo del cerebro. En consecuencia, debe realizarse más investigación para comprender por qué estas personas sienten una necesidad tan intensa de robar.

Aquí hay teorías sobre lo que hace que una persona se convierta en cleptómano.

1. Un cleptómano es bajo en serotonina

Un desequilibrio químico en el cerebro es la causa más creíble de esta afección. Cuando este neurotransmisor vital es bajo o desequilibrado, entonces una persona es propensa a tener problemas con el control de los impulsos.

2. La persona tiene trastornos de adicción subyacentes

Otro neurotransmisor que se cree que está involucrado en este trastorno es la dopamina. Dado que este químico es responsable de generar sentimientos de placer, puede interferir con el sistema de recompensas que una persona siente internamente.

La comunidad médica cree que un desequilibrio de esta sustancia química puede desempeñar un papel en este problema de control de impulsos.

3. Los receptores de opioides están involucrados

El cerebro tiene un sistema opioide que ayuda a regular los impulsos de una persona. Este sistema se ve afectado cuando una persona usa drogas ilegales, lo que hace que sea más difícil resistirse a su uso.

Sin embargo, otras cosas también pueden afectar a estos receptores. Una persona que tiene una fuerte necesidad de robar cosas puede verse obligada a realizar estos actos porque los receptores de opioides están fuera de control.

Se estima que el robo en tiendas cuesta a los minoristas más de $ 10 millones de dólares anuales. Sin embargo, es muy poco probable que muchas de estas personas tengan un problema con la cleptomanía. La mayoría de estas personas se cruzan en el camino de un ladrón de tiendas aficionado en lugar de alguien con un problema de salud mental.

Se cree que solo alrededor del 5 por ciento de los robos son perpetrados por personas con cleptomanía. Se cree que la prevalencia de esta afección es de aproximadamente el 1.2 por ciento de la población, que es de aproximadamente 200 millones de adultos en Estados Unidos.

Es tan raro que solo seis de cada 1,000 personas padecen esta afección.

El verdadero problema con un cleptómano es que a menudo no se diagnostican. Si creen que tienen un problema, no recibirán ayuda debido al estigma asociado. En consecuencia, muchos tienen problemas repetidos con la ley y han pasado tiempo en la cárcel por robar artículos sin sentido.

Los expertos han destacado el hecho de que los impulsos para robar comienzan con mayor frecuencia durante la adolescencia. Sorprendentemente, más de dos tercios de las personas que padecen esta afección son mujeres. Algunos de los factores de riesgo para tener esta afección incluyen:

Historia familiar

Tener un padre o hermano que sufre el mismo problema le da a una persona una mayor probabilidad de desarrollar esta afección. Otros factores de riesgo incluyen problemas de adicción al alcohol o las drogas. Además, también hay algunos vínculos genéticos relacionados con el trastorno obsesivo compulsivo.

Enfermedades mentales subyacentes

La investigación señala que aquellos que tienen cleptomanía a menudo también tienen otro trastorno de salud mental subyacente. Las comorbilidades más comúnmente diagnosticadas son ansiedad, depresión, trastornos bipolares y de alimentación o de personalidad.

Complicaciones de los comportamientos cleptómanos

La necesidad continua de robar cosas de poco valor monetario es una enfermedad mental. Si este problema no se trata, puede causar problemas importantes en tu vida personal o profesional, así como un sinfín de problemas legales y financieros.

El cleptómano sabe que robar está mal, pero no puede combatir los impulsos que siente por dentro. Muchas veces, la persona atrapada en esta red viciosa es un ciudadano honrado de la sociedad. Por lo tanto, a menudo sienten vergüenza y culpa intensas cuando su comportamiento los derrota.

Algunas de las complicaciones típicas encontradas con esta enfermedad mental incluyen otras compulsiones como el juego, las compras, los trastornos alimentarios, así como los problemas de abuso de sustancias.

Señales que revelan un cleptómano

Puede ser difícil para un amigo o familiar identificar signos de cleptomanía inicialmente. Sin embargo, a medida que pasa el tiempo, las acciones se vuelven innegables.

Estos son los 10 comportamientos más comunes que pueden indicar que una persona es cleptómana:

Una compulsión para robar que puede provenir de la infancia

  • Episodios severos de ansiedad u hostilidad
  • Sentimientos de intrusión
  • Comportamientos de autodesprecio
  • Estrés severo en la vida
  • Dificultades de control de impulsos
  • Otras enfermedades mentales
  • Problemas de abuso de sustancias
  • Una autoimagen pobre
  • Problemas con el autocontrol

Una persona que sufre de trastorno por déficit de atención con hiperactividad o TDAH tiene dificultades para controlar los impulsos. Pueden convertirse fácilmente en cleptómanos para aliviar su ansiedad.

La persona promedio puede detener el impulso de tomar algo que no le pertenece. Sin embargo, tener otros trastornos de salud mental subyacentes puede agregarle combustible al fuego.

No es raro encontrar la ansiedad, depresión, un trastorno de la personalidad u otro problema de salud mental subyacente en el punto crucial de la cleptomanía.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.