Qué es el trastorno delirante: las creencias falsas e imposibles

El trastorno delirante es una psicosis por la cual persisten las creencias falsas e irracionales. Normalmente, estos pensamientos exagerados están relacionados con comportamientos ostentosos, celosos, somáticos, erotomaníacos o persecutorios.

Mujer que padece trastorno delirante

Características del trastorno delirante

Un ejemplo sería la creencia continua de que uno está siendo seguido o vigilado, a pesar de la falta de evidencia y ninguna razón real para tener la sospecha.

Vivir con un trastorno delirante puede complicar considerablemente la capacidad de una persona para mantener una vida feliz y relaciones armoniosas con sus compañeros.

Si bien se desconoce la causa exacta del trastorno delirante, los investigadores médicos reducen las causas más consistentes a los factores genéticos, ambientales y psicológicos.

Si bien este último suele ser abuso de drogas o alcohol, los factores genéticos se fundamentan en un patrón de trastornos delirantes que comúnmente ocurren entre los miembros de la familia.

Esto sugiere que los genes están involucrados, y también está respaldado por el hecho de que la mayoría de los trastornos mentales se transmiten de padres a hijos (la tendencia hacia la enfermedad mental generalmente se transmite).

Tratar con enfermedades mentales en amigos y familiares es complicado y supone una gran carga emocional. Con demasiada frecuencia, las condiciones parecen emerger sin previo aviso.

Una de las mejores maneras de apoyar y prepararse para un deterioro neurológico en nuestros seres queridos es a través de una investigación exhaustiva sobre los trastornos en la familia.

Es mejor estudiar ampliamente las causas, los síntomas y los tratamientos disponibles para los trastornos en sí mismos. Las discapacidades de escritura o los trastornos psicológicos relacionados con la ansiedad, por ejemplo, se discuten con frecuencia en la corriente principal, pero los trastornos delirantes no tanto. Esto, a su vez, hace que sea más difícil investigar y, en última instancia, prepararse para ello.

Tipos de trastorno delirante y sus síntomas

Para los fines de estudio, tratamiento y análisis, el trastorno delirante se ha clasificado en varios subtipos. Vale la pena señalar que algunas personas pueden exhibir dos o más subtipos diferentes simultáneamente a lo largo de su vida diaria.

A continuación se muestra una breve lista de los diferentes tipos de delirios, sin ningún orden en particular.

Trastorno delirante erotómano

El trastorno delirante erotómano implica la creencia de que una persona está enamorada del individuo que sufre el delirio. Esto puede ser desencadenado por una mala interpretación de una interacción cotidiana. Con bastante frecuencia, puede provocar acecho, contacto no deseado u otro comportamiento ilegal.

Trastorno delirante persecutorio

El trastorno delirante persecutorio involucra la creencia irracional de que se está conspirando contra el individuo, continuamente difamado en secreto o siendo generalmente maltratado por sus compañeros. Las personas que sufren esta ilusión en particular a menudo presentan demandas o quejas a las autoridades por su persecución imaginaria.

Trastorno delirante “ostentoso”

El trastorno delirante “ostentoso” implica un sentido de intelecto, poder o posición social desproporcionada con respecto a los logros reales del individuo.

Por lo general, resulta en comportamientos socialmente improductivos como la condescendencia o el racismo. Los casos comunes involucran a personas convencidas de que han hecho un descubrimiento importante, o tienen un talento único que las considera insustituibles para la sociedad.

Trastorno delirante somático

El trastorno delirante somático implica una preocupación persistente por las funciones corporales o los atributos físicos del individuo. Las personas con este engaño suelen estar convencidas de que están sufriendo una enfermedad física indetectable como el parasitismo, o son las únicas que notan una deformidad en sus cuerpos por alguna razón.

Te puede interesar:
7 síntomas del Trastorno Obsesivo Compulsivo y cómo tratarlos

Por lo general, esto se traduce en la repetición de citas con los profesionales médicos para exámenes generales y un grado de frustración por recibir unos análisis saludables.

Trastorno delirante celoso

El trastorno delirante celoso implica la creencia de que el cónyuge del individuo u otra persona significativa le es infiel. Esto generalmente se basa en pruebas espurias y en la interpretación del individuo de inferencias imaginadas en las interacciones cotidianas.

Causa un alto riesgo de comportamiento agresivo (e incluso violencia) hacia la pareja del individuo, así como hacia quienes la rodean.

Este trastorno en el mundo actual

Los eventos actuales han fortalecido los comentarios sobre los trastornos delirantes (específicamente los grandes trastornos delirantes) dentro de las comunidades médicas y políticas.

Los trastornos delirantes históricamente no han estado en el centro de las discusiones sobre salud mental como lo han estado los trastornos de ansiedad y depresión, pero la política de los últimos años ha tenido un papel importante en la sensibilización pública sobre el comportamiento delirante que pueden y tienen, importantes figuras con cargos tales como la presidencia de un país, ni más ni menos.

¿Este trastorno tiene tratamiento?

Debido a que los delirios de larga duración y los comportamientos que los acompañan son esencialmente los únicos síntomas del trastorno delirante, puede ser difícil identificarlos desde el principio.

Los subtipos de trastorno delirante a menudo se confunden con trastornos psicológicos menos graves, especialmente en adolescentes. Por ejemplo, el trastorno delirante somático se puede confundir con dismorfia corporal o de género; El trastorno delirante persecutorio se puede confundir con una fase leve del complejo de mártir, etc.

Algunos padres asumen que los episodios de dismorfia, mentalidad de víctima o delirios de grandeza son normales en el curso de la vida adolescente.

A partir de lo anterior mencionado, el trastorno delirante generalmente se considera difícil de tratar. Además de la terapia cognitiva conductual (TCC) y la psicoterapia especializada, los psiquiatras prescriben comúnmente antipsicóticos convencionales, como la clorpromazina y la flufenazina, desde la década de 1950.

Los neurolépticos atípicos, como el cannabidiol y los terpenos aislados, tienen actualmente un interés creciente entre los investigadores médicos y los profesionales psiquiátricos. En muchos casos, también se prescriben sedantes y antidepresivos para tratar los síntomas supresores del estado de ánimo o la ansiedad que se producen como resultado de trastornos delirantes específicos.

Se necesitarán investigaciones y estudios adicionales para comprender las causas fundamentales del trastorno delirante. Con una mayor riqueza de conocimientos, la comunidad psiquiátrica puede identificar el trastorno mucho antes, así como comprender cómo se transmite exactamente entre los miembros de la familia.

Bibliografía:
  1. Hohage R (1989) Therapeutische Einsicht und Ambiguitätstoleranz. In: Psyche. Psychosozial Verlag, Gießen, S 736–752
  2. Janzarik W (1967) Der Wahn in strukturdynamischer Sicht. Studium Gen. DOI: 10.1007/978-3-662-38240-0_61
  3. Adler A (1929) Melancholia and paranoia. In: The practice and theory of individual psychology. Routledge & Kegan Paul, London

Acerca del autor

Avatar

Dayerlin Sosa López

Socióloga y Psicoterapeuta egresada de la Universidad Central de Venezuela con componente Docente en la Universidad de Oriente. Se desempeña como facilitadora de talleres de crecimiento personal para empresas. Es escritora, dedicada al trabajo terapéutico y Psicoterapeuta Gestalt.