9 cosas que activan la acumulación de grasa en tu cuerpo

Crees que estás haciendo todo lo que puedes hacer para evitar que la grasa se acumule en tu cuerpo. Haces todo lo que sabes para bajar de peso. Pero todos los días, la báscula está estática o sube. ¿Por qué está pasando esto? Seguramente tu trabajo duro ya debería haber dado sus frutos.

Cosas que activan la acumulación de grasa en el cuerpo

Antes de renunciar a la frustración, considera esto: podría ser debido a las cosas que activan la producción de grasa en tu cuerpo que son menos conocidas pero que están causando que tu cuerpo almacene y genere grasa.

Cosas que activan la acumulación de grasa en tu cuerpo

Conoce en profundidad cuáles son los factores que pueden estar haciendo que acumules grasa en el cuerpo.

1. Estrés y ansiedad impulsores de grasa

Muchas personas lidian con el estrés en su vida diaria, y esto tiene un efecto sobre las hormonas del estrés en el cuerpo, especialmente una llamada cortisol. El aumento de los niveles de esta hormona puede causar un desequilibrio en el cuerpo que provoca la acumulación de más grasa.

En la antigüedad, la principal fuente de estrés del cuerpo sería la falta de alimentos y temperaturas muy frías. La respuesta del cuerpo sería comenzar a almacenar grasa para mejorar la capacidad de supervivencia.

Hoy en día, el estrés es causado por una gran cantidad de otros problemas, incluyendo:

  • Trabajo excesivo.
  • Plazos ajustados.
  • Relaciones tóxicas.
  • Cuentas a pagar.
  • Problemas de salud mental.
  • Otros problemas emocionales.

No hace falta decir que ninguno de ellos requiere que ganes peso y almacenes grasa abdominal para resolver estos problemas. Desafortunadamente, nuestros cuerpos no han actualizado estos datos, por lo que el estrés continúa provocando la acumulación de grasa en el cuerpo. Encontrar hábitos saludables para el manejo del estrés, como la meditación, los grupos de apoyo, acostumbrarse a pasar «tiempo libre» o la visualización, puede ayudar.

2. Mala digestión y acumulación de grasa

Un sistema digestivo que está totalmente obstruido es incapaz de procesar adecuadamente los componentes de los alimentos, lo que a menudo lleva a la falta de nutrientes esenciales que el cuerpo necesita para funcionar. Esto puede hacer que el cuerpo tome medidas de protección y entre en un modo de inanición para almacenar grasa.

Puede que pienses que no tiene ningún problema digestivo, pero millones de personas lo desarrollan debido a los tipos de alimentos que comemos hoy. Aquí hay algunas maneras en que esto plantea un problema:

a. Alimentos procesados

Los alimentos integrales que no son refinados o procesados ​​contienen enzimas digestivas por sí solos. Pero los alimentos procesados ​​ya no los tienen debido a los procesos químicos que han sufrido ​​y al calor que se utiliza para fabricarlos.

Sí, el cuerpo produce enzimas digestivas para su uso, pero sin la ayuda adicional de otros alimentos, puede enfrentar la tensión que afecta su función general.

b. La agricultura moderna

Hoy en día, los herbicidas, los fertilizantes y los pesticidas plagan todos los alimentos naturales, supuestamente saludables, que obtenemos. Aunque definitivamente pueden ayudar a mantener a raya a las plagas para un mejor rendimiento, no son buenas para el cuerpo y pueden causar un crecimiento excesivo de hongos y levaduras.

c. Antibiotics

No hay nada malo con los antibióticos por sí mismos. Salvan vidas, mantienen saludables a muchas personas y son soluciones accesibles para innumerables enfermedades. Pero a veces, pueden ser recetados en exceso, o incluso cuando son innecesarios, y demasiados antibióticos debilitan y matan a las buenas bacterias en el tracto digestivo.

3. Llevar dietas excesivas

Hay innumerables dietas de moda que circulan por Internet todos los días, y muchas personas caen en la trampa, y terminan realizando cambios abruptos e innecesarios en su alimentación, lo cual se vuelve peligroso cuando la dieta se hace de forma permanente.

La dieta excesiva de una variedad restrictiva es, en general, ineficaz y hace más daño que bien.

Si no estás comiendo suficientes calorías en un día, el cuerpo entra en modo de inanición, que está diseñado para ayudarte a almacenar grasa. Esto significa que tan pronto como interrumpas la dieta, recuperarás todo el peso, y más.

Si tiendes a quedar atrapado en hábitos nutricionales poco saludables, debes comprender que no hay un atajo para bajar de peso. Come alimentos sanos y enteros en buenas porciones, agrega ejercicio a tu rutina y cuídate. Si te encuentras haciendo una dieta compulsiva y no puedes parar, habla con un médico inmediatamente.

4. Pensamientos negativos

El pensamiento positivo es una herramienta poderosa, y la mente es capaz de cosas asombrosas. Si tienes dificultades para perder peso y comienzas a adoptar una mentalidad negativa, puede hacer que enfrentes aún más dificultades en tus esfuerzos.

Este tipo de pensamiento puede afectar los niveles de estrés. Puede hacer que realmente creas que no puedes perder peso y a su vez se puede convertir en un mal hábito. Esto lleva a aún más negatividad, especialmente si vinculas tu autoestima y sentido de valor en tu apariencia.

Hablar con un terapeuta, practicar una visualización o meditación positiva, o rodearte de personas positivas o un grupo de apoyo puede ayudarte en tu viaje hacia una perspectiva mejor y más saludable; también puede prevenir esa acumulación de grasa no deseada.

5. La medicación

Muchos tipos de medicamentos mencionan el aumento de peso como efecto secundario. Esto es especialmente cierto en los que aumentan el cortisol o en los que alteran la producción de hormonas. Aquí hay algunos que pueden desencadenar la producción de grasa:

  1. Anticonceptivos.
  2. Antidepresivos.
  3. Esteroides.
  4. Medicación de reemplazo hormonal.
  5. Corticoides.

Si bien la medicación puede ser de gran ayuda en algunas ocasiones, debemos también considerar las opciones naturales, siempre y cuando podamos tener conocimiento sobre nuestra problemática y estar en contacto con profesionales de la salud.

6. Trastornos del sueño y acumulación de grasa

La falta de sueño es malo para todo tu cuerpo, esta condición disminuye la energía, reduce el pensamiento positivo, reduce la concentración y la productividad, y facilita el aumento de peso a medida que nuestro cuerpo lucha por mantenerse energizado.

Esto es especialmente cierto si tienes un trastorno del sueño como la apnea del sueño. La apnea del sueño reduce significativamente los niveles de oxígeno en la sangre. Esto causa un agotamiento crónico que, a su vez, aumenta los antojos poco saludables, aumenta la producción de cortisol y hace que sea muy difícil no comenzar a ganar peso.

Y es se convierte en un ciclo: dormir menos y sentirte cansado te hace subir de peso, el aumento de peso hace que la calidad de tu sueño disminuya, y eso hace que el aumento de peso vuelva a suceder, y así sucesivamente. Si tienes alguna inquietud con respecto a un posible trastorno del sueño, acude al médico de inmediato. Algunas personas también toman siestas para ayudarlas a sentirse más descansadas y con menos cansancio crónico.

7. Cargas emocionales y el peso de las responsabilidades

Muchos de nosotros luchamos con problemas emocionales. Esto puede causar estrés e inseguridad, que son realmente grandes desencadenantes para crear grasa dentro del cuerpo. Tener responsabilidades no es algo malo, pero cuando estas nos sobrepasan y nos generan una presión emocional, nos lleva al estrés y aumenta los niveles de cortisol.

Para muchas personas, las luchas emocionales y las inseguridades están relacionadas con su peso, incluso algunas personas al contrario pueden perder mucho peso debido a estos problemas, y aquí es donde se pone peligroso. Forma un ciclo mortal que puede llevar a trastornos de la alimentación y trastornos alimenticios, ninguno de los cuales es bueno para tu cuerpo o mente.

No es raro que el cuerpo responda a situaciones dolorosas o emocionales con retención de grasa, aumentando su peso y creando un «escudo» de este tipo. Definitivamente no es una manera muy positiva de hacer frente a un trauma pasado, y puede exacerbar los síntomas de trauma en muchas personas.

8. Una dieta mala y pobre en nutrientes

Podrías estar comiendo buenas porciones y creer que estás comiendo bien, pero en realidad, estás comiendo todas las cosas equivocadas a la vez. Por ejemplo, podrías estar comiendo demasiada comida chatarra o procesada.

Es posible que no estés obteniendo suficiente vitamina B, o suficiente proteína, o suficiente de algún mineral u otro. O quizás estás comiendo demasiada azúcar, grasa mala o carbohidratos refinados.

Los problemas nutricionales van más allá del peso corporal y el verse bien, estos constituyen nuestro futuro saludables o no, de ello depende qué tan buena será nuestra calidad de vida a medida que crecemos y nos volvemos más grandes.

9. Toxinas y la acumulación de grasa en el cuerpo

Hay una gran cantidad de información errónea en línea sobre las toxinas, de dónde provienen y qué hacen con su cuerpo. En su mayor parte, nuestro hígado y riñón ayudan con la desintoxicación. Pero si nuestra dieta se ha estropeado por un tiempo, podríamos necesitar un poco de ayuda adicional.

Es probable que una acumulación de toxinas requiera que el cuerpo genere más grasa para proteger al resto del cuerpo de esas toxinas y su liberación. Sin embargo, esto aún no se ha confirmado con la investigación y es especulativo en este punto.

Más importante aún, las toxinas provienen de comer un exceso alimentos poco saludables, apenas dormir lo suficiente y llevar un estilo de vida menos que ideal en términos de salud. Esta es la razón por la cual las limpiezas corporales se han vuelto tan populares, incluso si no son tan efectivas como los amantes de la dieta te quieran hacer creer.

¿Cuáles son tus mejores formas de limpiar tu cuerpo? Bebe más agua, por ejemplo, y reduce el consumo de alimentos altamente procesados ​​o refinados. Opta por más alimentos integrales, especialmente de una variedad orgánica, si puedes obtenerlos.

Además de esto deberás incorporar fibras a tu dieta, ensaladas, frutos secos, menos licuados y bebidas cargadas aunque sean de frutas, es importante limpiar el cuerpo y no sobrecargarlo más. Además con ellos podemos evitar la acumulación de grasa en el cuerpo y favorecer la salud del corazón.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.