La deficiencia de vitamina C y cómo revertirla

La vitamina C también se conoce como ácido ascórbico, ascorbato o E300. La deficiencia de vitamina C debilita las defensas del organismo. Sin embargo, la deficiencia de vitamina C tiene otras consecuencias, que pueden ser más graves pero que pueden evitarse fácilmente en personas sanas. Porque con una dieta fresca y variada, es muy raro que ocurra una deficiencia de esta vitamina. Lee más sobre los síntomas, las causas y el tratamiento de la deficiencia de vitamina C.

Mujer que padece deficiencia de vitamina C

Definición de la vitamina C

La deficiencia de vitamina C es probablemente la deficiencia de vitamina más conocida. Y la vitamina C es ciertamente una de las vitaminas más conocidas. Hay muy poca gente que nunca haya recurrido a un suplemento de vitamina C para resfriados o para prevenir infecciones.

La vitamina C es una de las vitaminas solubles en agua. En el organismo, realiza toda una serie de tareas muy variadas. Estas incluyen:

  • La preservación y el fortalecimiento de las propias defensas del cuerpo, es decir, del sistema inmunológico
  • Estructura del tejido conjuntivo y los huesos.
  • Promover la absorción de hierro y la utilización de ácido fólico, entre otros muy importantes para la formación de sangre.
  • Función del metabolismo hormonal.
  • Protección de las células por acción antioxidante (acción contra los radicales libres que dañan las células).

El requerimiento de vitamina C recomendado

La vitamina C no puede ser producida por el propio cuerpo. Por eso hay que recibirla con la comida. En humanos adultos sanos, el requerimiento diario de vitamina C es de alrededor de 100 mg por día. Se recomienda la siguiente ingesta diaria:

  • Bebés y niños de hasta 4 años: 20 mg.
  • Niños de hasta 7 años: 30 mg.
  • Niños de hasta 10 años: 45 mg.
  • Niños de hasta 13 años: 65 mg.
  • Adolescentes de hasta 15 años: 85 mg.
  • Adolescentes de hasta 19 años: 105 mg.
  • Adultos: 110 mg (hombres), 95 mg (mujeres)
  • Embarazadas a partir del 4º mes: 105 mg.
  • Durante la lactancia: 125 mg

¿Cuáles son los síntomas de la deficiencia de vitamina C?

Al igual que la mayoría de las enfermedades por deficiencia o las deficiencias de vitaminas, la deficiencia de vitamina C es inicialmente bastante normal. La fatiga, el cansancio, la pérdida de rendimiento, el aumento de la irritabilidad, la debilidad muscular, el dolor articular y los dolores corporales (especialmente en las pantorrillas) pueden ser los primeros síntomas de la deficiencia de vitamina C.

La carencia de vitamina C con mayor frecuencia afecta a los fumadores que viven en constante estrés y que no se preocupan por una dieta adecuada.

Aparecen signos graves después de unas pocas semanas de pronunciada deficiencia. Si permanece durante mucho tiempo se muestran las consecuencias de una enfermedad que especialmente los marineros temieron durante siglos.

El escorbuto – Resultado de la deficiencia de vitamina C

El escorbuto es una enfermedad que a menudo padecían los marineros cuando viajaban durante muchos meses, ya que el suministro de vitamina C a menudo no podía garantizarse por mucho tiempo.

Entre los principales signos de deficiencia se presenta la fatiga, sangrado de las encías y dificultad para la cicatrización de heridas. Los efectos de la deficiencia de vitamina C pueden ser muy graves, por lo que es importante proporcionarle cantidades adecuadas de alimentos o llevar a cabo suplementos.

Después de aproximadamente 4 a 8 semanas de deficiencia, se presentan los síntomas típicos del escorbuto, los cuales pueden ser algunos de los siguientes:

  • Sangrado e hinchazón de las encías hasta la pérdida de dientes.
  • Piel de color gris pálido.
  • Mayor susceptibilidad a infecciones.
  • Disminución de la eficiencia física.
  • Trastornos de la cicatrización de heridas.
  • Hemorragias y dermatitis.
  • Dolor óseo y sangrado.
  • Artritis.
  • Fiebre alta.
  • Diarrea severa.
  • Trastornos del equilibrio como mareos intensos.
  • Insuficiencia cardíaca.
  • Depresión.

Otros síntomas menos frecuentes

Especialmente en bebés y niños pequeños, la deficiencia de vitamina C puede causar trastornos del crecimiento óseo. Otra consecuencia es una forma de anemia que evoluciona lentamente, la enfermedad de Möller-Barlow. Coloquialmente, a veces se lo conoce como escorbuto infantil, y su término médico es Osteopathia haemorrhagica infantum.

Al principio, los niños se muestran cansados ​​y fatigados, no tienen apetito y pierden peso. Las encías sangran incluso al menor contacto, se forman moretones sin causa aparente. La palidez y el rendimiento limitado son el resultado de la anemia.

Te puede interesar:
La deficiencia de melatonina y sus consecuencias en el sueño

Los niños afectados son muy sensibles al dolor y se retuercen al menor contacto. Si la deficiencia de vitamina C no se equilibra pronto, los huesos dejan de crecer y el esqueleto cambia.

Causas de la carencia de vitamina C y escorbuto

La principal causa de la deficiencia de vitamina C son las dietas limitadas en las que no se consumen alimentos frescos. Otra causa importante es una mayor necesidad de esta vitamina, ya que se produce en las siguientes circunstancias:

  • Trabajo físico pesado.
  • Cánceres.
  • Tratamiento antibiótico, quimioterapia y radiación.
  • Enfermedades infecciosas.
  • Deportes competitivos.
  • Abuso de alcohol.
  • Embarazo y lactancia.
  • Diálisis por disfunción renal.
  • Fumar.

El uso de anticonceptivos hormonales, ciertos antibióticos, laxantes o ácido acetilsalicílico puede aumentar el requerimiento de vitamina C.

¿Cómo se puede tratar?

El mejor remedio para la deficiencia de vitamina C es la prevención dirigida. Y lo conseguirás fácilmente a través de una dieta fresca y variada. Pero incluso con una dieta unilateral con comida rápida o comida industrial, generalmente se garantiza un suministro suficiente de vitamina C para personas sanas.

La vitamina C de los alimentos frescos funciona mejor

Básicamente, los alimentos frescos son el mejor y más efectivo proveedor de vitamina C. Esto se debe principalmente a que el ácido ascórbico, por ejemplo, en frutas o verduras, es parte de un cóctel saludable de vitaminas en las frutas respectivas.

El cuerpo humano se ha adaptado durante miles de años para usar las vitaminas en esta combinación. La nutrición y el desarrollo de procesos metabólicos fueron de la mano en nuestro desarrollo y, por lo tanto, los alimentos frescos son los mejores proveedores de vitaminas y minerales.

Estos alimentos contienen mucha vitamina C:

  • Frutas (especialmente los escaramujos, grosellas, cítricos, piña, kiwis, pomelo, naranja, mango papaya, sandía, frambuesas, arándanos).
  • Las verduras son las principales fuentes de vitamina C, entre estos alimentos encontraremos: (coles de Bruselas, patatas, brócoli, pimientos, tomates, pimientos rojos o verdes, espinacas, calabaza, nabo ).
  • Hígado.

La cocción y los largos tiempos de almacenamiento destruyen una parte importante de la vitamina C. Esta es la razón por la que el “limón caliente” que se usa tan a menudo en los resfriados a menudo proporciona muy poca vitamina C. Para que la bebida fría natural funcione bien, solo deben usarse limones frescos. Y no calientes el agua a más de 65 grados.

Suplementos de vitamina C

Las personas sanas, que comen alimentos frescos y variados, pueden prescindir de los suplementos de vitamina C y los suplementos dietéticos. Esto también se aplica a todos aquellos que confían en el principio “mucho ayuda poco”: el exceso de vitamina C se excreta del cuerpo a través de los riñones con la orina.

Sin embargo, demasiada vitamina C puede ser dañino porque se pueden formar cálculos renales. Si las piedras se mueven o si una piedra se atasca en el tracto urinario de descarga, causa cólicos y en ocasiones dolor fuerte en el abdomen, la espalda o los testículos y labios.

La fiebre y la orina con sangre deben ser razón para ir inmediatamente a un médico. En caso de una reducción drástica de la cantidad de orina o de una retención urinaria completa (no se puede orinar), llama al servicio de urgencias de inmediato. Otros síntomas del exceso de vitamina C son las flatulencias, diarrea y náuseas.

Los suplementos de vitamina C y los suplementos dietéticos, por ejemplo, pueden ser útiles para las personas que no toman suficiente vitamina C en su dieta debido a enfermedades gastrointestinales, las cuales pueden padecer escorbuto.

Incluso con deportes competitivos, trabajo físico pesado y condiciones de vida estresantes como la quimioterapia o después del cáncer, puede ser necesaria la administración adicional de vitamina C en forma de medicamentos.

Bibliografía:
  1. Delanghe, J. R., Langlois, M. R., De Buyzere, M. L., Na, N., Ouyang, J., Speeckaert, M. M., & Torck, M. A. (2011). Vitamin C deficiency: more than just a nutritional disorder. Genes & nutrition, 6(4), 341–346. doi:10.1007/s12263-011-0237-7. [PubMed]
  2. Lykkesfeldt, J., Michels, A. J., & Frei, B. (2014). Vitamin C. Advances in nutrition (Bethesda, Md.), 5(1), 16–18. doi:10.3945/an.113.005157

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.