El amor puede ser una medicina

¿El amor podría ser considerado como una medicina? Para resolver esta pregunta veremos a continuación una reflexión creada por Martin Garello, donde se muestra al amor como si fuera una dosis de un medicamento, cuales son los efectos en nuestro cuerpo y mente.

El amor puede ser una medicina

Indicaciones: Afecciones en el corazón y/o psiquis. Pérdida de ánimo, hostilidad, indiferencia, desmotivación, idiotez, indecisión, fastidio, desgano, temor, depresión, todo tipo de discapacidad y/o enfermedad.

Acción terapéutica: Antídoto anti-odio. Fertilizante del comportamiento mental y espiritual. Tratamiento de síntomas tales como el abandono, la maldad, la desigualdad, el egoísmo, trastornos infantiles, la indiferencia.

Presentación: Embazado en el alma. Aunque su envase es directamente proporcional al paciente y la dosis asimilada depende de la absorción permitida por la destreza, disposición y creencias del paciente.

Composición: Cada miligramo contiene:
Libertad, pasión, felicidad, paz.

Modo de administración: Administrarse infinitos miligramos de amor a toda hora del día. Se sugiere un intervalo entre dosis para mayor intensidad de absorción.

Precauciones: Ninguna.

Reacciones: Liberación de impulsos inmoderados, anulación leve o parcial de la compostura, apertura del corazón y expansión del alma, nacimiento de una razón personal por la vida.

Contraindicaciones: No se han presentado a lo largo de varios milenios.

Califica esta publicación

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.