Erisipela: sus causas, síntomas y tratamientos

Cuando la piel se lesiona, las bacterias pueden invadirla y causar un absceso o un flemón. En ambos tipos de infecciones, la piel se inflama, se enrojece y duele, muchas veces causando fiebre y malestar general.

Cómo tratar la erisipela y sus causas

La erisipela, también llamada fuego de San Antonio, generalmente afecta solo a las capas superiores de la piel, sin embargo, un flemón por lo general se extiende más profundamente en el tejido. Si se tratan temprano y adecuadamente, por lo general se curan sin daño consecuente. Si no se tratan, a veces pueden dar lugar a complicaciones graves.

Síntomas de la erisipela

Malestares físicos como fiebre, acompañados de dolores de cabeza, escalofríos que recorren el cuerpo, náuseas o fatiga y una sensación fuerte de estar enfermo, suelen ser uno de los primeros síntomas de una erisipela, y muchas veces confundirse con estados gripales o resfrío.

Ante una sintomatología de esta naturaleza es necesario realizar la consulta con un médico lo antes posible, ya que pueden ser signo de una enfermedad grave.

Hay dos tipos de infecciones bacterianas de la piel:

  1. Erisipela;
  2. Inflamación profunda del tejido conectivo (flemón).

Ambas infecciones son más comunes en el pie o en la parte inferior de la pierna, pero pueden ocurrir también en otras partes del cuerpo. Por ejemplo, el enrojecimiento de la herida puede desarrollarse en la cara (“rosa facial”), o en el lado flexor de la mano. Allí puede extenderse en forma de V dentro de las vainas tendinosas entre el pulgar, la muñeca y el dedo pequeño.

La erisipela afecta las capas superiores de la piel. Esto suele expresarse mediante una inflamación dolorosa, de color rojo brillante y relativamente aguda.

El enrojecimiento puede formar marcas con formas de líneas, ya que la inflamación se extiende a lo largo de los vasos linfáticos. En las formas severas, también se forman burbujas.

A veces, los ganglios linfáticos adyacentes se hinchan y se vuelven sensibles a la presión. Este padecimiento generalmente se manifiesta al principio con enrojecimiento de la piel y calor en la zona, y va acompañado de una sensación general de malestar y enfermedad.

En presencia de un flemón, el enrojecimiento está menos limitado que en la erisipela y con frecuencia aparece de rojo oscuro a púrpura claro en contraste con el color rosado de la erisipela.

Además, la inflamación en un flemón se adentra en las capas de la piel y en el tejido subyacente. La inflamación puede extenderse a lo largo de los tendones o músculos y formar pus.

El dolor y la hinchazón de la piel inflamada y el tejido conectivo son típicos de ambas formas. La fiebre y el malestar general es más probable que ocurra con el padecimiento de la erisipela, pero también puede ocurrir en un flemón pronunciado.

Cuáles son sus causas y factores de riesgo

Esta afección es a menudo causada por bacterias del grupo de estreptococos, mientras que un flemón generalmente es ocasionado por estafilococos. Ambos tipos de bacterias pueden estar implicados tanto en uno como en otro padecimiento. [1,2]

Las infecciones se ven favorecidas por el daño en la piel, que ofrece a las bacterias el llamado portal de entrada. Por lo tanto, los factores de riesgo incluyen enfermedades de la piel como dermatitis atópica, infecciones por hongos como pie de atleta o heridas y úlceras. Además, se puede desarrollar también después de lesiones, cortaduras, picaduras de insectos o animales, o si en una operación los gérmenes han penetrado en la herida.

Especialmente con un sistema inmunitario debilitado , el riesgo de infección aumenta. El sistema inmunológico se puede debilitar, por ejemplo, con medicamentos. Estos incluyen ciertos medicamentos contra el cáncer, cortisona o medicamentos que se usan después del trasplante de órganos que inhiben la defensa del cuerpo.

Además, las personas con diabetes, obesidad, trastornos linfáticos o circulatorios e insuficiencia venosa tienen un mayor riesgo. Incluso la erisipela o un flemón se considera un factor de riesgo.

Se recomienda que las enfermedades de la piel se traten rápidamente, para que la piel se cuide bien y para detectar daños regularmente.

Esto es especialmente importante en la diabetes mellitus. Debido a que esta enfermedad puede reducir la sensibilidad al dolor, con el resultado de que pequeñas heridas, por ejemplo, en los pies sean fácilmente pasadas por alto.

Te puede interesar:
8 soluciones efectivas para tratar la ansiedad

La diabetes mellitus también es un factor de riesgo importante para otras infecciones de la piel y tejidos blandos, como el flemón causado por estafilococos u otras bacterias como las bacterias intestinales gramnegativas.

Posibles complicaciones con erisipelas

Si la terapia se aplica demasiado tarde o es inadecuada, y si la enfermedad es muy grave, una herida puede causar varias complicaciones a la salud general del paciente. Particularmente en riesgo están los pacientes con enfermedades concomitantes o inmunodeficiencia:

  1. El sistema linfático puede adherirse debido a la inflamación, por lo que la linfa ya no drena correctamente. Se acumula (congestión linfática) y se acumula en el tejido (inflamación de la linfa, linfedema). Por ello los tejidos están menos provistos de nutrientes y células inmunes, lo que aumenta el riesgo de aparición de erisipelas nuevamente, porque los estreptococos individuales sobreviven y proliferan bien en la linfa rica en proteínas.
  2. Si la enfermedad es grave o si no se trata adecuadamente, la inflamación linfática a veces puede ser masiva y, a veces, intercalada con tejido conectivo. Este proceso ya no es reversible y puede conducir a la llamada elefantiasis, piernas masivamente engrosadas.
  3. La infección se acompaña de sangrado y elevación con ampollas de la capa superior de la piel.
  4. Las venas adyacentes pueden inflamarse (flebitis, tromboflebitis).
  5. Si las bacterias ingresan al torrente sanguíneo, existe el riesgo de intoxicación de la sangre que ponga en peligro la vida. Esta complicación es muy rara en una erisipela.
  6. El riñón también está en peligro por la infección, debido a un mal funcionamiento inmunológico: el cuerpo forma anticuerpos contra las propias estructuras del cuerpo, ya que tienen similitud con las características de los estreptococos. Por ejemplo, 10 a 20 días después de las infecciones de la piel o la garganta con estreptococos, puede ocurrir una cierta forma de nefritis. Como a menudo pasa desapercibido, se recomienda un análisis de orina de 10 a 20 días después de la aparición de la infección estreptocócica.
  7. Rara vez puede presentarse una peligrosa complicación de las erisipelas faciales, en ciertas circunstancias, las bacterias son transportadas al cerebro y causan meningitis u oclusión venosa (trombosis venosa cerebral, trombosis venosa sinusal).

Tratamiento

La terapia de erisipela generalmente consiste en la administración de antibióticos, generalmente penicilina V o penicilina G. Estas sustancias activas combaten las bacterias (también llamadas estreptococos A), que generalmente causan una erisipela.

Si existe la sospecha de una infección mixta con otros patógenos, como Estafilococo dorado, son adecuadas las cefalosporinas como la cefazolina.

A menudo, se aconseja la terapia mediante la internación del paciente (paciente hospitalizado) porque los antibióticos deben administrarse inicialmente por vía intravenosa.

El tratamiento con antibióticos puede tener una duración de 10 a 14 días, y la ingesta de analgésicos y antipiréticos suele acompañar el tratamiento. Si la terapia con erisipela en forma de tratamiento antibiótico recibe buena respuesta por parte del paciente, los afectados pueden tomar el medicamento en forma de tabletas.

Los analgésicos como el paracetamol, la tilidina y el tramadol ayudan a combatir el dolor. Además, las áreas afectadas de la piel pueden tratarse con sobres de refrigeración y desinfección (por ejemplo, con solución de hidroxiquinolona o cloramina).

En la gran mayoría de los casos, los trastornos circulatorios, así como los hongos en la piel y las uñas promueven el desarrollo de las rosas en la piel. Por lo tanto, es otro objetivo de la terapia tratar estas enfermedades lo mejor posible.

Bibliografía:
  1.  Takahashi T, Ubukata K, Watanabe H. Invasive infection caused by Streptococcus dysgalactiae subsp. equisimilis: characteristics of strains and clinical features. J Infect Chemother. 2011;17:1–10. doi: 10.1007/s10156-010-0084-2. [PubMed]
  2. Brandt CM, Spellerberg B. Human infections due to Streptococcus dysgalactiae subspecies equisimilis. Clin Infect Dis. 2009;49:766–72. doi: 10.1086/605085. [PubMed]
  3. Yang YP, Huang WX, Zhong WX, Fu YM, He PA, Zhao G, Feng QM. Bilateral Lower Limb and Abdominal Elephantiasis Due to Erysipelas. Chin. Med. J. 2018 Apr 05;131(7):873-874. [PMC free article] [PubMed]
  4. Stevens DL, Bisno AL, Chambers HF, Dellinger EP, Goldstein EJ, Gorbach SL, Hirschmann JV, Kaplan SL, Montoya JG, Wade JC., Infectious Diseases Society of America. Practice guidelines for the diagnosis and management of skin and soft tissue infections: 2014 update by the Infectious Diseases Society of America. Clin. Infect. Dis. 2014 Jul 15;59(2):e10-52. [PubMed]

Acerca del autor

Avatar

Julieta Sofía Medina

Julieta es nutrióloga clínica, especialista en: Dietética, Obesidad, Sobrepeso, Enfermedades Gastrointestinales, Enfermedades Cardiovasculares y Nutrición Geriátrica.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse  
Notificar