Fiebre Salud

Fiebre escarlatina – Síntomas, causas y cómo se debe tratar

La fiebre escarlata o fiebre escarlatina generalmente comienza muy repentinamente con síntomas como fiebre alta, disfagia y dolor de garganta. Los pacientes afectados se quejan de dolores de cabeza, dolores general, tos y nauseas.

Los síntomas de la fiebre escarlatina en el cuerpo de un

Más tarde, manchas rojas, aproximadamente del tamaño de las cabezas de alfiler, se forman en todo el cuerpo. Un síntoma típico es también la presencia de lengua roja, la llamada lengua de frambuesa.

¿Qué es la Fiebre Escarlata?

La escarlatina es una enfermedad infecciosa causada por una bacteria llamada Streptococcus Pyogenes que suele afectar a los niños. La escarlatina es altamente contagiosa pero, si se trata con antibióticos, generalmente es inofensiva y sin daños consecuentes.

El período de incubación, es decir, el tiempo entre la infección y la aparición de los primeros síntomas, suele ser de dos a cuatro días en la fiebre escarlata (rara vez hasta ocho días). Una persona que sufre de fiebre escarlata ya puede contagiar a otras personas durante el período de incubación.

Frecuencia de aparición de la enfermedad

  • Los niños con  mayor frecuencia se enferman entre las edades de tres y diez años. La enfermedad también puede manifestarse en todos los demás grupos de edad.
  • La mayoría de las enfermedades ocurren en los meses de octubre a marzo.
  • Los bebés menores de seis meses todavía tienen la protección inmunológica de la madre en forma de anticuerpos y generalmente no pueden infectarse.

Síntomas de la Fiebre Escarlata

Los síntomas típicos de la fiebre escarlata son causados ​​por una o más toxinas secretadas por la bacteria.

También puedes leer:  Usos y propiedades del aguacate para la salud

Los síntomas típicos de la fiebre escarlata son los siguientes:

  • Inicio repentino de fiebre alta con disfagia.
  • Dolor de garganta.
  • Dolor de cabeza  y náuseas.
  • Las amígdalas se agrandan y se enrojecen y tienen pequeños puntos con pus (amigdalitis). Los ganglios linfáticos en el cuello también se hinchan.
  •  La lengua inicialmente asume un enrojecimiento característico a partir del segundo día de la enfermedad, que también se conoce como lengua de frambuesa.
  • La erupción comienza en el pecho y luego se expande por todo el cuerpo.
  • El triángulo entre la boca y la barbilla queda fuera (palidez perioral).
  • En la ingle, la erupción es particularmente pronunciada.

Causas

La causa de la fiebre escarlata son las bacterias, más precisamente los  estreptococos (Streptococcus Pyogenes). Por lo general, se transmiten por infecciones por gotitas (estornudos, tos), más raramente por pus, alimentos y agua contaminados u objetos como juguetes, cubiertos o platos (infección de frotis).

El reservorio natural para la fiebre escarlata es el humano, lo que significa que muchas personas portan estas bacterias en sí mismas. Especialmente en los meses de invierno, los estreptococos pueden detectarse en la garganta, lo que no significa que la persona esté afectada por ella.

Hay varios subgrupos de estreptococos que pueden causar la fiebre escarlata. Esta es la razón por la que algunas personas adquieren fiebre escarlatina por segunda vez , a pesar de que son inmunes al subgrupo de estreptococos de su primera enfermedad.

Tratamiento y terapia

La escarlatina se trata con el antibiótico penicilina durante un período de diez días . El objetivo de la terapia es aliviar los síntomas y prevenir complicaciones. Si la penicilina es incompatible debido a una alergia u otras razones, alternativamente se puede usar eritromicina o  cefalosporinas.

También puedes leer:  10 plantas de interior que benefician la salud

Si un niño sufre de escarlatina, los padres también deben tomar las siguientes medidas:

  • Asegurarse de que el niño esté aislado cuando tenga fiebre para evitar el contagio de otras personas.
  • El niño debe beber la mayor cantidad posible de agua para que la mucosidad en los pulmones pueda disolverse mejor y ser expulsada con tos.

Aunque la fiebre escarlata es altamente contagiosa, generalmente no presenta complicaciones y no tiene consecuencias posteriores, especialmente si se trata con antibióticos:

  • Si no se trata, la fiebre escarlata puede ser trasmitida hasta por tres semanas.
  • Si se usan antibióticos, la fiebre escarlata ya no es contagiosa después de 24 horas.
  • Si los antibióticos se toman según lo prescrito y los síntomas ya no ocurren, generalmente se requiere una baja por enfermedad solo durante 48 horas. Después de eso los niños pueden levantarse de la cama y comenzar sus actividades.

Es necesario el diagnóstico médico y el seguimiento de la enfermedad para tratar la fiebre escarlatina.

Leer con atención:
Los contenidos publicados en Vida Lúcida son exclusivamente con fines informativos. Los temas de salud, nutrición y dietas no deben sustituir el diagnóstico ni la consulta con un Médico Profesional.
4.5/5 (2 Reviews)