Uncategorized

Hábitos en el lugar de trabajo que empeoran el dolor crónico

No es un secreto que la mayoría estamos trabajando más que nunca. Pero lo que puede ser una sorpresa es que todo este tiempo extra que pasamos en los lugares de trabajo – desde cubículos de oficina reducidos, hasta cocinas estrechas y almacenes en expansión- está causando que muchos trabajadores sufran mucho dolor. Los siguientes son algunos hábitos en tu lugar de trabajo que empeoran el dolor crónico.

hábitos que empeoran el dolor crónico

Hábitos en el lugar de trabajo que empeoran el dolor crónico

Un estudio reciente de la Universidad de California, que reveló que los factores negativos en el lugar de trabajo, como las largas horas y la escasa seguridad laboral, están directamente relacionados con el dolor crónico de la espalda, una afección que afecta a más del 80 por ciento de adultos tan sólo en E.U. Por su parte, la Asociación Estadounidense de Cirujanos Neurológicos, quienes dicen que un asombroso 50 por ciento de todo el síndrome del túnel carpiano -nervios en tu muñeca dolorosos, inflamados crónicamente- están relacionados con el trabajo.

Todo este dolor es prevenible. Como se ha revelado en una gran parte de las investigaciones recientes, que hemos analizado a continuación y compilado a continuación, se incurre en una cantidad significativa de dolor relacionado con el trabajo debido a los malos hábitos que puedes haber internalizado a lo largo de los años. Entonces, sea cual sea tu profesión: carpintero o jockey de computadora, director ejecutivo o chef, es imperativo examinar tales hábitos y purgarlos uno por uno.

Sentado por largos períodos

Es posible que hayas escuchado que sentarse es el nuevo hábito de fumar. Los estudios dicen que demasiado tiempo sentados, incluso durante algunas horas a la vez, puede aumentar el riesgo de enfermedad cardíaca, diabetes, muerte prematura e incluso la pérdida de la función cerebral. Por lo tanto, no debería sorprender que sentarse también pueda agravar el dolor. La inactividad crónica que conforma la mayoría de los días de los trabajadores de oficina puede provocar músculos más débiles y susceptibilidad al dolor.

Preocuparse por las pequeñas cosas

Aunque sentarse durante largos períodos ahora puede considerarse un asesino silencioso, el verdadero rey del dolor es el estrés. El estrés que acumulas durante el día puede aumentar el dolor crónico. De hecho, un estudio de 2013 encontró que las técnicas de manejo del estrés son esenciales para ayudar a controlar el dolor.

Trabajar horas insanas empeoran el dolor

La lucha por lograr un buen equilibrio entre el trabajo y la vida es otra arena en la que eres tu peor enemigo. Trabajar horas interminables crea una tensión adicional, tanto en tu mente como en tu cuerpo. Además, todo ese tiempo en la oficina reduce el tiempo de ocio que se puede gastar en actividades de alivio del estrés probadas (un baño, un masaje, una ronda de golf). Dicho de otra manera: cada hora adicional extra de horas extras solo está agravando tu dolor.

Sentado en una mala silla

Aunque sentarse es, nuevamente, el nuevo hábito de fumar, querrás lograr un equilibrio en la cantidad de tiempo que pasas de pie. Si pasas todo el día de pie, te encontrarás en una vía rápida para un dolor crónico serio en el pie. La mayoría de los expertos en dolor lumbar recomiendan dividir tu tiempo entre estar sentado y de pie. Ya sea que se trates de una división par 50-50 o 60-40, de una manera u otra, depende de ti. Calcula tu dolor y malestar; conoces tu cuerpo mejor que nadie más.

También puedes leer:  Tu cerebro reacciona ante la injusticia.

Dicho eso, para el momento en que gastas tus pies, querrás asegurarte de estar sentado en una silla adecuada. En lugar de las monstruosidades de la mayoría de las oficinas, de mala calidad y con respaldo de malla, invierte en un trono de comodidad ergonómico.

Comer comida de máquinas expendedoras

Cuanto más sobrepeso tengas, más probabilidades habrá de que tu dolor crónico se mantenga. Y pocas cosas lo hacen como los viajes frecuentes a la máquina expendedora de snacks. Ah, e incluso si no te preocupa el dolor muscular crónico, un estudio de 2016 de la Universidad de Cincinnati relacionó la comida basura con migrañas frecuentes. Si te apetece algo crujiente, busca una opción saludable: zanahorias y hummus, un puñado de nueces ligeramente saladas o incluso una manzana fresca y crujiente.

Mirar a la pantalla todo el tiempo

Mirar a un monitor deslumbrante puede causar todo tipo de efectos secundarios negativos, desde visión borrosa hasta fatiga o, según un estudio en la revista BMC Public Health, dolores de cabeza. Para combatir esto, implemente la popular técnica 20-20-20: cada 20 minutos, mira fijamente un objeto al menos a 20 pies (6 metros) de distancia durante 20 segundos. Esto dará a tus ojos y a tu mente, un descanso muy necesario.

No usar las escaleras

No solo subir las escaleras ayuda a calmar tus piernas, sino que también otorga un impulso de energía equivalente al de una taza pequeña de café. Viendo que el consumo excesivo de cafeína se ha relacionado con el aumento de la presión arterial.

Encorvarse en el escritorio aumenta el dolor

La mala postura puede provocar muchos dolores pequeños y molestos en general. Pero si te atormentas en el trabajo durante horas y horas, lo sentirás más agudamente en la parte superior de tu espalda.

Tener reuniones largas sentado

Si todas tus reuniones tienen lugar en una sala de conferencias abarrotada con sillas inflexibles, proponle a tu jefe que inicie una reunión a pie una vez al mes. El énfasis en el movimiento puede ayudar con la generación de ideas, y un poco menos de tiempo sentado puede ayudar a controlar el dolor.

Comer en tu escritorio

Pasar demasiado tiempo en tu escritorio puede llevar a una gran cantidad de malos resultados de salud. A saber, devorar tu almuerzo todos los días frente a tu computadora, en lugar de salir y moverte, puede contribuir a la obesidad, según un estudio de 2010 de la Universidad de Montreal. Y tener sobrepeso es una forma segura de contribuir a mantener el dolor por mucho más tiempo.

hábitos en el trabajo que empeoran el dolor

Levantar cosas pesadas con tu espalda

A todos se les enseña a “vivir con las piernas”. Y aunque la mayoría de las personas no sigue ese consejo religiosamente, tómalo: una vez que sientas algo punzante en tu espalda mientras levantas un objeto pesado de la manera incorrecta, este adagio se convierte en evangelio. Asegúrate de ponerte en cuclillas mientras levantas objetos pesados del piso (en lugar de agacharte), eso ayudará a que tu espalda baja se mantenga sana y fuerte.

Salir a fumar

Aunque creas que levantarte y salir a fumar te ayudará a moverte hacia el objetivo del día, desafortunadamente no funciona de esa manera. No solo fumar tabaco aumenta el riesgo de cáncer, enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular, los estudios han demostrado que también está relacionado con el dolor lumbar y el dolor crónico en general.

Negarse a limpiar el escritorio

No, un escritorio desordenado no contribuye directamente a los niveles de dolor crónico (o agudo). Pero si tu escritorio de oficina luce con regularidad como el escritorio de tu dormitorio durante los exámenes parciales de la universidad, eso probablemente te cause un estrés grave, incluso si no te das cuenta necesariamente.

También puedes leer:  22 remedios naturales para el dolor de rodillas

El estrés en el trabajo, nuevamente, está directamente relacionado con niveles más altos de dolor crónico (y agudo).

Sostener tu teléfono incorrectamente

Acunar tu teléfono fijo entre tu hombro y tu cabeza puede ser una receta para un considerable dolor en el cuello y los hombros. En su lugar, intenta usar un juego de auricular de teléfono o ten cuidado de sostener tu teléfono correctamente: receptor en mano. Un caso en Francia incluso vio a un oficinista sufrir un derrame cerebral leve después de pasar más de una hora hablando con la cabeza encogida.

Llevar una bolsa pesada

Llenar un bolso pesado o llevar una mochila sobrecargada incorrectamente puede contribuir al dolor lumbar, dicen varios estudios recientes. Si usas una mochila para el trabajo, asegúrate de usar el cinturón con dos correas. Y si todavía te pesa, considera ponerte el cinturón de cadera o, si no quieres parecer un idiota, distribuye tu carga entre dos bolsas separadas.

Llevar tacones toda la semana

Sí, los tacones altos son un elemento básico del código de vestimenta de los trabajadores modernos (y, en la mayoría de los casos, son extremadamente elegantes). Pero deslizarse en un par de pisadas elevadas puede ejercer una gran presión sobre la zona lumbar inferior, lo que puede provocar dolor en el cuello, los hombros y la espalda. Para combatir esto, destine algunos días a la semana en donde estarán los tacones de aguja y dónde los planos.

Mantener una pantalla de computadora desajustada

Además de asegurarte de que tu silla sea relajante y cómoda, también debes instalar la parte superior de tu escritorio para maximizar su ergonomía. Esto significa ajustar el monitor o las pantallas de la computadora para que no estén demasiado altas: debe estar a un brazo de distancia con la parte superior de la pantalla a no más de dos o tres pulgadas sobre el nivel de los ojos.

Completar todas tus tareas de caminata a la vez

No te involucres tanto en tu trabajo realizando todas las tareas o diligencias que necesitas hacer al mismo tiempo, ya sea en el lugar de trabajo o cerca, durante la última parte del día. Combínalos con tu rutina normal para que puedas agregar más fácilmente movimiento y movilidad a tu día a día.

Escribir con las manos sobre el escritorio

Puede que no te des cuenta, pero la postura correcta también se extiende a la forma en que colocas las manos cuando escribes. Para mantener el dolor a raya, asegúrate de escribir con las manos sobre las teclas, sin apoyarte en el escritorio ni en el teclado, para que tus hombros estén más relajados y tus muñecas no estén dobladas en un ángulo antinatural.

Mantener un asiento mal ajustado

Finalmente tomaste una silla nueva y ergonómica. Asegúrate de que esté ajustada a la perfección. Cualquier beneficio para reducir el dolor que recibirías es en vano si es demasiado alta o baja. He aquí cómo encontrar la posición perfecta. Asegúrate de que tus caderas estén al ras contra la espalda de la silla, y que tus pies estén planos sobre el piso. Luego, ajusta la silla hasta que las rodillas estén dobladas en un ángulo de 90 grados.

3/5 (1 Review)