Medicina natural Salud hepática

Instrucciones para limpieza de hígado y vesícula biliar con aceite de oliva y toronja

El hígado es un órgano de vital importancia y una limpieza de vesícula biliar e hígado puede ayudar a mantenerlo funcionando a un nivel óptimo. El hígado filtra la sangre de toxinas, virus y bacterias y metaboliza los fármacos, también desempeña un papel importante en el sistema inmunológico del cuerpo. El hígado utiliza células de Kupffer, un tipo de glóbulo blanco, para destruir los virus, las bacterias, las células sanguíneas dañadas o viejas, y otras sustancias que son filtradas a través del hígado.

vesícula biliar

Consecuencias de un hígado dañado

Cuando el hígado está dañado, su capacidad para llevar a cabo las funciones se ve comprometida al igual que su capacidad para combatir infecciones, fabricar enzimas y proteínas esenciales, secretar bilis para ayudar a la digestión, absorber y almacenar las vitaminas A, D, E y K, fabricar y regular las hormonas, y para eliminar los desechos de la sangre.

Causas de daños en el hígado

El hígado puede ser dañado por drogas recreativas y prescriptivas, y por una acumulación de toxinas absorbidas por el cuerpo a través de la piel, a través de la respiración, o a través de la ingestión de alimentos que contienen toxinas. El hígado también es dañado a través de un ataque autoinmune como la hepatitis no infecciosa, y también por la hepatitis viral, y el cáncer.

El cáncer no suele comenzar en el hígado, pero se transporta habitualmente al hígado desde el colon, senos, ganglios linfáticos, pulmón, páncreas y estómago. Nuestro hígado está bajo presión extrema debido a las grandes cantidades de toxinas presentes en el aire, alimentos, agua y el medio ambiente que tenemos en nuestro cuerpo.

Limpieza del Hígado y la Vesícula Biliar

Primero que todo, el hígado es un órgano maravilloso. El hígado es increíble y regenera sus células para reparar el daño y curarse a sí mismo. Esta función nos ayuda aún más en el trabajo hacia la restauración de nuestro hígado.

Las grandes cantidades de alimentos procesados​​, las toxinas y el estrés hace que sea difícil para el hígado ejecutar las tareas para las que fue creado, limpiar el cuerpo y restaurarse sí mismo en el proceso.

Podemos ayudarle dándole un descanso al comer más alimentos crudos, reduciendo la ingesta de medicamentos cuando no son necesarios, reducir y detener el consumo de alcohol, y bebiendo mucha agua. Puedes conocer más de información sobre los alimentos que pueden ayudar a limpiar el hígado, mientras procuran una dieta preventiva para las enfermedades hepática y el deterioro del hígado.

Hay diferentes versiones de limpieza de hígado y la vesícula biliar, entre ellas está la desarrollada por el Dr. Hulda Clark y que se encuentra en su libro “La cura para todos los cánceres avanzados“. El siguiente método de limpieza se deriva de su libro.

Los conductos biliares en el hígado llevan bilis a un gran conducto llamado el “conducto biliar común“. El hígado produce grandes cantidades de bilis al día, un jugo digestivo que emulsiona las grasas. (1)

Hígado y vesícula biliar

La bilis fluye desde el hígado hasta el conducto biliar común, donde se almacena en la vesícula biliar. Cuando comemos proteína o grasa, la vesícula biliar se contrae y elimina la bilis hasta el intestino. Como se muestra en la imagen, la vesícula biliar y los conductos pueden bloquearse impidiendo el flujo de la bilis que interfiere con la digestión normal.

También puedes leer:  Espárragos para estimular los riñones.

La acumulación de cálculos biliares causan la presión trasera en el hígado y causan que el hígado frene la producción de bilis.

Con la acumulación de cálculos biliares mucho menos colesterol sale del cuerpo, y los niveles de colesterol suben. Los cálculos biliares son porosos y pueden recoger bacterias, quistes, virus y parásitos que se filtran a través del hígado. Estas piedras se convierten en una fuente constante de sustancias nocivas para el cuerpo.

Vamos a limpiar el hígado y la vesícula biliar

Debes limpiar los riñones y el colon antes de hacer la limpieza del hígado.

Los riñones eliminan los desechos líquidos y el colon elimina desperdicio sólido. La limpieza de los riñones y el colon primero ayudará a optimizar la limpieza del hígado que se producirá después.

Se recomienda limpiar el cuerpo de parásitos antes de la limpieza hepática, ya que es más difícil de eliminar los cálculos biliares sin matar a los parásitos en primer lugar. Se pueden eliminar definitivamente más cálculos si se hace una limpieza de parásitos antes. El nogal negro y el ajenjo son dos hierbas que se utilizan específicamente para matar parásitos, puedes buscar más información en la herboristería de tu lugar. Las semillas de papaya también son un gran aliado para limpiar el cuerpo de parásitos.

También se sugiere beber abundante jugo de manzana fresca hecha de manzanas orgánicas durante 2-3 días antes de la limpieza. El jugo de manzana contiene ácido málico que se disuelve y suaviza los cálculos biliares para hacer una limpieza del hígado más exitosa.

Desde que la limpieza hepática hace que la vesícula se exprima, es posible que los cálculos biliares puedan alojarse en la apertura de la vesícula biliar. Debido a esto, se sugiere que el procedimiento sólo debe realizarse bajo el cuidado de un profesional de la salud. Aunque hay algunas personas que lo hacen por sí solas exitosamente.

Requisitos previos a limpieza del hígado

Se sugiere que no se comience cualquiera de estas limpiezas al menos que estés viviendo un estilo de vida razonablemente saludable. No tiene que ser perfecto, sólo comer principalmente alimentos crudos, integrales, y hacer ejercicio y dormir lo suficiente, y bajar considerablemente el consumo de alimentos procesados.

Hay personas que viven un estilo de vida poco saludable y deciden hacer un ayuno extremo o una limpieza. No hay atajos para la salud real. Pasar a la acción repentina y extrema podría hacerte sentir peor, no mejor. Y debes siempre realizar la consulta con un especialista, médico y nutricionista antes de probar cualquier información que veas en internet.

Algunos de los métodos que se describen a continuación son más leves y buenos si estás recién empezando con la desintoxicación.

Alimentos

Los alimentos que puedes estar ingiriendo previo a tu limpieza, pueden ser alimentos frescos y enteros, se pueden incluir vegetales verdes oscuros, nueces crudas y semillas, productos lácteos (si no se es intolerante a la lactosa) y carnes procedentes de animales de libre pastoreo, y frutas de bajo índice glicémico como manzanas y bayas. Los siguientes artículos de nuestro blog te pueden ser de utilidad:

También puedes leer:  Jugo de cúrcuma para problemas de hígado y riñones

Ejercicio

El tener un cuerpo fuerte y ágil te dará el acondicionamiento y la movilidad del cuerpo que facilitará una mejor eliminación, para ello deberás realizar ejercicios que puedan ayudarte a mejorar la condición física y preparar el cuerpo para un limpieza mejor.

Los ejercicios abdominales tonifican y activan tus órganos digestivos. Con unos 10 minutos de entrenamiento con abdominales incluso podrás conseguir un vientre plano. Para ello puedes probar los 5 mejores ejercicios para perder grasa abdominal.

Limpieza de colon

Esta vía de eliminación debe estar funcionando de manera eficiente para eliminar rápidamente las toxinas que se liberan. Si el colon está obstruido, una limpieza intensa de aceite de oliva y limón podría hacerte desear que no lo hubieras comenzado.

Prepara el camino primero. Protege los dientes de los ácidos cítricos

Los ácidos cítricos pueden ser muy destructivos para los dientes sanos.

Guarda un poco de bicarbonato de sodio a la mano. Inmediatamente después de tomar tu bebida de limpieza, sumerge un cepillo de dientes mojado en una pequeña cantidad de bicarbonato de sodio y pasar por todos los dientes.

La alcalinidad del bicarbonato de sodio neutraliza los ácidos cítricos en los dientes y la boca se sentirá mucho mejor. (Enjuaga tu boca después del cepillado: No tragues el bicarbonato de sodio).

Limpieza con limón, pomelo y aceite de oliva

Estas son las instrucciones detalladas para que puedas realizar la limpieza del hígado y de la vesícula biliar.

Bebida de la mañana:

Es bueno tener una cena ligera y temprana antes de esta fácil limpieza.

Ingredientes:

  • 1/2 de pomelo rojo
  • 1/4 de limón pequeño
  • 1 pequeño diente de ajo rallado
  • 1 – 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra primera extracción en frío.

Instrucciones:

  1. Corta la mitad de la toronja en 4 rodajas y retira la cáscara. Corta la rodaja de limón y haz lo mismo. Agrega los trozos de cítricos en la licuadora. Agrega el ajo rallado (ocional) y el aceite de oliva.
  2. Mezcla a velocidad baja y ya estará lista la bebida para ser consumida.
  3. La pulpa del limón y el pomelo contienen bioflavonoides (complejo de vitamina C), pero si tu prefieres colar la pulpa lo puedes hacer.

*Es recomendable esperas 1 hora antes de comer.

Esto es simplemente el siguiente paso. Tomas la bebida por la mañana y por la noche, y entre eso puedes consumir infusiones de hierbas, caldo de verduras y jugo de verduras crudas que proporcionan sustento.

El día antes y el día después de una limpieza de este tipo, se debe comer ligeramente – en su mayoría ensaladas crudas, un poco de proteína, y frutas crudas.

Bibliografía:
  1. https://medlineplus.gov/spanish/ency/esp_imagepages/9104.htm
Instrucciones para limpieza de hígado y vesícula biliar con aceite de oliva y toronja
5 (100%) 2 votos