Jengibre con agua de limón para dietas reductoras

Los efectos curativos del jengibre han sido valorados por los médicos asiáticos durante siglos. Mientras tanto, el mundo occidental también ha descubierto el jengibre como un remedio casero, pero que además es bueno para ser incluido en dietas reductoras.

Beneficios del agua de jengibre en dietas reductoras

Las características refrescantes del limón y el efecto cálido del jengibre hacen una buena bebida natural, ideal para dietas reductoras.

Beneficios del jengibre y el limón en las dietas reductoras

Usar un limón para mejorar el sabor del agua ayuda a algunas personas a beber más agua mientras realizan sus dietas reductoras. El jengibre funciona como un estimulador del metabolismo y hace una bebida de dieta sabrosa y apetecible: una mezcla entre limonada y refresco de jengibre fuerte. Usa el agua de limón y jengibre para ayudar a una pérdida de peso saludable en tu dieta reductora.

Receta de jengibre con agua de limón

El jugo de agua con limón puede ayudar a la desintoxicación y es considerado un tónico hepático ideal en dietas reductoras. El jengibre proporciona propiedades termogénicas, lo que significa que estimula al metabolismo para quemar calorías más rápidamente. El jengibre también combate la nausea y la hinchazón. Utiliza agua filtrada o destilada para ayudar en la desintoxicación.

También puedes leer:  Alimentos bajos en hidratos de carbono

Preparación de la bebida

Licúa un trocito de jengibre fresco (aprox. 5 cm.) con el agua (para un vaso grande); luego cuela el resultado y agrega el jugo de un limón. Tomar inmediatamente para aprovechar todas sus bondades.

Cómo aprovechar sus beneficios en las dietas reductoras

Toma la bebida de agua, limón y jengibre a primera hora en la mañana para limpiar el hígado y reducir el apetito. Bébela tantas veces al día como desees. Ocho vasos llenos de agua al día ayudan a mantener el cuerpo hidratado.

Esta práctica puede ayudar a iniciar una dieta al reducir el apetito y a creando un recordatorio a lo largo del día para centrarse en la desintoxicación y en la elección de alimentos sanos integrales (alimentos no procesados, tales como vegetales, frutas, proteínas magras y granos enteros).

Abstente de una restricción calórica excesiva. Consulta con un médico antes de intentar esto o cualquier otra dieta reductora. Sigue un programa de ejercicios para los mejores resultados en la pérdida de peso. Las medidas drásticas para adelgazar, tales como las dietas de ayuno e inanición, dañan la salud y el metabolismo y contribuyen a un efecto de yoyo, lo que provoca una mayor ganancia de peso tras la baja de peso.

El ejercicio ayuda a conservar la masa muscular magra, lo que ayuda al cuerpo a quemar más grasa incluso en reposo. Realizar las dietas reductoras sin ejercicio puede producir daños en el tejido muscular, lo que llevará al cuerpo a ganar grasa más rápidamente luego de que concluya la dieta.

Acerca del autor

Avatar

Julieta Sofía Medina

Julieta es nutrióloga clínica, especialista en: Dietética, Obesidad, Sobrepeso, Enfermedades Gastrointestinales, Enfermedades Cardiovasculares y Nutrición Geriátrica.