Cocina Recetas

La dieta del caldo de huesos y sus beneficios para adelgazar

Esta dieta brinda los beneficios de pérdida de peso basada en los alimentos nutritivos del caldo de huesos y el plan dietario que la acompaña, con esta dieta se puede conseguir la reducción de hasta 6 libras de peso en 21 días.

Aprende a preparar un rico caldo de huesos para adelgazar

Este caldo forma parte de un nuevo régimen alimentario y proviene directamente de Nueva York, fue creado por la nutricionista y naturópata Kellyann Petrucci.

¿Qué es la dieta del caldo de hueso?

La dieta del caldo de hueso no se basa en bebidas particulares o pociones mágicas, simplemente se remonta a una efectiva receta antigua, siempre considerada como curativa y saludable: el caldo de huesos.

Esta dieta se combina con ayunos, ingesta de alimentos quemadores de grasas y días de descanso. Este plan de dieta es efectivo para reducir hasta 6 libras de peso, siempre que sepas llevarlo y estés asesorada.

No debes dejarte llevar por las dietas prometedoras ni las cifras que se publican, si en verdad quieres conseguir bajar de peso y hacerlo saludablemente, obtén la información y consulta con un especialista en nutrición que sabrá guiarte en tu propósito.

Cómo se prepara el caldo de huesos

Si no has incluido el caldo de hueso a tus comidas, es hora de hacerlo, sus propiedades son increíbles y no solo puede ayudarte a perder peso, sino que contribuye en gran medida con nuestro organismo.

Receta para el caldo de huesos

Ingredientes

  • 2 libras (o más) de huesos de una fuente saludable (pueden ser restos de pollo, pato, pavo o ganso)
  • 2 patas de pollo para gelatina extra (opcional)
  • 1 cebolla
  • 2 zanahorias
  • 2 tallos de apio
  • 2 cucharadas de vinagre de sidra de manzana

Opcional: 1 manojo de perejil, 1 cucharada o más de sal marina, 1 cucharadita de granos de pimienta, hierbas adicionales o especias al gusto.

 Puedes agregar también 2 dientes de ajo durante los últimos 30 minutos de cocción.

También necesitarás una olla grande para cocinar el caldo y un colador para quitar las piezas cuando esté hecho.

Instrucciones

Si estás usando huesos crudos, puedes mejorar el sabor haciéndolos en el horno durante unos 30 minutos.

  1. Luego, coloca los huesos en una olla grande. Vierte agua (filtrada) sobre los huesos y agrega el vinagre. Déjalo reposar durante 20 a 30 minutos en el agua fría. El ácido ayuda a que los nutrientes en los huesos estén más disponibles.
  2. Pica y agrega las verduras (excepto el perejil y el ajo, si es que los usarás) a la olla. Agrega sal, pimienta, especias o hierbas, si prefieres.
  3. Ahora, hierve el caldo. Una vez que ha alcanzado un buen hervor, reduce a fuego lento y cocínalos a fuego lento hasta que estén hechos.
  4. Durante las primeras horas de cocción a fuego lento, deberás eliminar las impurezas que flotan en la superficie. Se formará una capa espumosa y se puede sacar fácilmente con una cuchara grande.
  5. Durante los últimos 30 minutos, agrega el ajo y el perejil.
  6. Retira del fuego y deja enfriar un poco. Ahora debes colarlo con un colador de metal fino para eliminar todos los trozos de hueso y vegetales.
  7. Cuando esté lo suficientemente frío, guárdalo en un frasco de vidrio en la nevera hasta 5 días o congélalo para usarlo más adelante.

¿Cómo hacer la dieta del caldo?

Caldo de huesos en un plato para hacer la dieta ideal para bajar de peso y mejorar tu salud

La dieta del caldo consiste en un plan de alimentación de 21 días, durante el cual se alternan dos días de un ayuno mínimo, centrados en el caldo de hueso, y cinco días de ingesta sin calorías, siempre respetando el consejo del nutricionista que esté a cargo de ti.

Durante los dos días de ayuno mínimo puedes tomar hasta seis tazas de caldo durante todo el día y, para los que lo deseen, pueden agregar un refrigerio ligero o tomar un batido por las tardes.

El refrigerio debe contener una dosis de proteína, grasa y verduras. Una merienda ideal puede consistir en unos 1ntre 70 y 100 gramos de salmón ahumado, lechuga, tomates y una cucharadita de aceite de oliva.

Los dos días de mini ayuno no siempre deben ser los mismos durante las semanas, lo importante es que estén divididos por al menos un par de días de alimentación normal.

En cuanto a la alimentación durante los cinco días de descanso, es bueno tomar diferentes variedades de alimentos quemadores de grasa: por ejemplo, el pescado, algunas verduras, frutas y grasas buenas.

Lo ideal sería alternar tres comidas completas y dos bocadillos de caldo de hueso en esos días. Mira más información sobre los mejores alimentos quemagrasas.

Menú para la dieta de caldo

Aquí hay un ejemplo de un menú diario que se consumirá durante los cinco días de descanso.

En el desayuno puedes comer una tortilla con champiñones y espinacas o un panqueque con calabacín y bayas.

Durante el almuerzo, la nutricionista sugiere, una ensalada de pollo. Una excelente alternativa puede ser una hamburguesa de pavo acompañada de verduras, como una ensalada de repollo.

Para la cena puedes comer carne a tu elección o pescado.

Los alimentos para evitar

Durante los 21 días, los cereales deben ser eliminados, por lo que debes renunciar a los bizcochos, las patatas fritas, la pasta y el arroz.

También se excluirán las grasas refinadas y procesadas y los edulcorantes artificiales. Obviamente, deberás despedirse de cualquier tipo de azúcar y productos lácteos.

La carne y el pescado son buenos solo si son frescos y no procesados. También se debe descartar la carne y las leguminosas.

Beneficios del caldo de hueso

Según la naturópata Kellyann Petrucci, la dieta de caldo permite perder peso de forma saludable. El caldo de huesos es muy rico en gelatina, aminoácidos, minerales y vitaminas que proporcionan la nutrición adecuada para nuestro cuerpo.

Una gran cantidad de nutrientes y muy pocas calorías nos permitirán perder peso sin sufrir hambre, sino que sentiremos una gran sensación de saciedad, al igual que después de una comida de verdad.

Además, estos nutrientes curan problemas intestinales como la inflamación. La presencia de algunos elementos constitutivos del colágeno son un excelente recurso para la piel: el colágeno es muy afectivo contra las arrugas y ayuda a rejuvenecer la piel.

Leer con atención:
Los contenidos publicados en Vida Lúcida son exclusivamente con fines informativos. Los temas de salud, nutrición y dietas no deben sustituir el diagnóstico ni la consulta con un Médico Profesional.
5/5 (3 Reviews)