La importancia de nuestras palabras para una vida positiva

Cada palabra que sale de nuestra boca afecta directamente nuestros pensamientos y las posibles reacciones a ellos.

Cómo pueden afectarnos las palabras que decimos

Podemos sentirnos más positivos cuando hablamos positivamente y más apesadumbrados cuando hablamos negativamente, aunque esto no sea algo que hacemos adrede. Por eso es importante hablar de la manera más positiva posible.

También hay algunas palabras que son efectivas en nuestra frecuencia cuando hablamos de manera positiva. Si prestas atención a estas palabras, tu flujo positivo será más fuerte.

Nuestra mente puede aceptar inmediatamente la información que decimos. Por ejemplo: nuestra mente acepta esta información y la atrae enérgicamente a la frecuencia de esta información, y puedes sentirte mal, exhausto y sin ánimos para alcanzar tus metas.

Las palabras más efectivas que podemos emplear

Puedes probar esto frente a un espejo. Mírate a ti mismo y di “me veo muy cansado” unas cuantas veces, te darás cuenta de que después de un rato parecerá que estás realmente cansado. Si cada palabra que expresas con propiedad es tan efectiva en tu cuerpo y energía, entonces observemos qué palabras te contribuirán más.

  • Soy fuerte.
  • Soy hermosa.
  • Puedo hacerlo.
  • Yo soy alegre.
  • Estoy lleno de confianza.
  • Estoy feliz.
  • Mi energía es muy alta.
  • Me gusto a mí mismo.

Palabras que pueden afectar negativamente

Estos ejemplos se pueden multiplicar aún más. Elegir y repetir tantas palabras positivas como sea posible aumentará nuestra energía. Para mantenernos recargados de energía, debemos prestar atención al uso diario de algunas palabras.

Pero…

Por ejemplo, la palabra “pero” puede debilitar la palabra que viene antes, cuando la usamos de forma habitual podemos estar restando valor a las palabras positivas, solo agregando el pero para justificar, enmarcar o terminar una oración, por lo tanto sería más conveniente evitar su uso, o hacerlo de forma propositiva.

Porque…

La segunda palabra a la que debes prestar atención es porque. Cada “porque” trae una explicación y un detalle después. Porque puede detenerte frente a las posibilidades que puedan surgir. Especialmente después de un pensamiento negativo, combinar con porque puede resultar en una carga pesada que contrarreste tu energía.

El “porque” pretende justificar negativamente los pensamientos, y resultado será un pensamiento negativo más sólido.

Quiero…

La tercera palabra a la que debes prestar atención es querer. Cuando quieres algo, irradias energía de “no tengo” a tu alrededor. El equilibrio universal, por otro lado, responde a la energía que irradias.

Cuando digo que quiero un vaso de agua, quiero decir que no tengo agua, dame agua. La energía que irradio es que no tengo agua. El equilibrio universal puede aumentar este deseo y llevarme al proceso de buscar más agua y pedir más agua. Está bien usar la palabra “elijo” en su lugar. Tu vida está determinada por tus elecciones.

Puedes hacer tu vida más positiva con tus palabras, acciones y elecciones. Recuerda, cada palabra que sale de nuestra boca vuelve a nosotros a través de un viaje que hacemos consciente o inconscientemente. A veces nos damos cuenta y otras no, pero el flujo continúa y puede afectar negativa o positivamente a nuestras vidas.