La importante relación entre diabetes y el microbioma intestinal

Las tendencias de trastornos metabólicos, incluida la diabetes tipo 2, la obesidad y las enfermedades cardiovasculares, han crecido a tasas alarmantes en los países más desarrollados. Más de 600,000 estadounidenses mueren de enfermedades del corazón cada año. La diabetes tipo 2 sigue siendo frecuente como precursora de la enfermedad cardiovascular y sus complicaciones.

Descubriendo la relación entre el microbioma y la diabetes y otros padecimientos

Según la Organización Mundial de la Salud, «la diabetes tipo 2 será una de las principales razones de muerte en todo el mundo para 2030». En última instancia, esta enfermedad resulta en ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares, arritmias cardíacas e insuficiencia cardíaca. Del mismo modo, los niveles de obesidad podrían ser otra de las razones.

Sin embargo, investigaciones actuales están apuntando hacia otra posible razón de los trastornos metabólicos como la obesidad, la diabetes tipo 2 y las enfermedades cardíacas; todo tiene que ver con tu microbioma intestinal.

¿Cómo se puede relacionar la diabetes tipo 2 con el intestino?

La conexión entre la microbiota intestinal y la homeostasis e inflamación energética y su papel en la patogénesis de los trastornos relacionados con la obesidad son cada vez más reconocidos.

Las personas con obesidad, diabetes tipo 2 y enfermedad cardíaca presentan una falta de diversidad microbiana en sus heces; El microbioma intestinal tiene una cantidad limitada de bacterias amigables, pero está abrumado de bacterias malas.

Esto ya ha sido estudiado anteriormente, sin embargo, aún hacen falta más estudios sistémicos que ofrezcan mayor potencial de información.

Eventualmente, en un futuro no muy lejano, podrás ver tratamientos para reducir la glucosa «dirigidos al intestino» que buscarán aprovechar los grandes beneficios de mejorar la salud intestinal y cómo se relaciona esto con la diabetes. El microbioma se convertirá en una parte esencial del tratamiento de estas y otras enfermedades metabólicas comunes.

Sigue leyendo para descubrir más acerca de esto.

¿Qué es el microbioma intestinal?

Las células bacterianas viven en la piel, la nariz, la boca y el tracto digestivo. Tu tracto gastrointestinal contiene un conjunto de microbios llamado microbioma intestinal. Este incluye bacterias, hongos, virus y parásitos. Debido a las altas cantidades de ácido en el estómago, estos organismos generalmente existen solo en el intestino grueso o el colon.

Las bacterias intestinales amigables tratan de mantener las bacterias malas bajo control; se multiplican constantemente para dejar menos espacio a las malas. Las bacterias buenas desempeñan un papel en la producción de vitaminas, los neurotransmisores como la serotonina y constantemente mejoran al sistema inmunológico.

Este conjunto de microbios varia de persona a persona y no existe un verdadero consenso sobre lo que hace al «microbioma humano perfecto». El microbioma es realmente el estudio de «La genética de las bacterias». Tu bioma específico podría funcionar bien solo para ti y para nadie más.

De modo que comprender el microbioma puede dar respuestas en cuanto a las afecciones que van desde la obesidad hasta la diabetes tipo 2 y las enfermedades cardiovasculares. Incluso se ha asociado con la diabetes tipo 1.

¿Qué tiene un adulto en su microbioma?

Un adulto sano alberga entre 500-1000 especies bacterianas o 2 kilos de microbios en el intestino. Tenemos 39 billones de bacterias en el cuerpo humano, es decir, somos más microbios que células.

Además, el desglose consiste en aproximadamente 23% de Bacteroidetes utilizados para procesar proteínas y carbohidratos en el intestino y de 64% de Firmicutes que procesan la grasa dietética en el intestino. Existen otros tipos y cantidades más pequeños de microbios.

Las personas con diabetes tienden a tener un cambio en el equilibrio de sus biomas, al tener menos Firmicutes y más Bacteroidetes; tener microbios fuera de balance puede ocasionar enfermedades. Cuando hay un equilibrio adecuado, las bacterias intestinales pueden regular las hormonas, sintetizar vitamina K, ácido fólico y vitamina B12.

¿Qué afecta al microbioma intestinal?

Los modelos animales de obesidad conectan una composición de microbiota alterada con el desarrollo de obesidad, resistencia a la insulina y diabetes en el huésped a través de varios mecanismos: aumento de la recolección de energía de la dieta, alteración del metabolismo y la composición de los ácidos grasos en el tejido adiposo y el hígado, modulación del péptido intestinal. Diabetes Care. 2010 Oct; 33(10): 2277–2284

  • Todo empieza con tu ADN y un proceso llamado colonización.
  • Venir al mundo por parto vaginal versus cesárea. El parto vaginal proporciona al bebé los microbios de la madre mientras que una cesárea proporciona los microbios del hospital.
  • La lactancia materna favorece el desarrollo del microbioma. Ser alimentado con fórmula cambia las cosas.
  • El bioma intestinal generalmente se estabiliza a los 2-3 años, pero siempre está en constante cambio.
  • Los antibióticos – especialmente cuando se toman en la primera infancia, interrumpen el desarrollo del microbioma. Los antibióticos matan tanto a los microbios buenos como a los malos.
  • Los componentes de la dieta – la dieta occidental moderna, los alimentos refinados, procesados ​​y azucarados provocan un cambio negativo en los microbios. Una dieta a base de carnes rojas y altas en grasa conduce a cambios pobres en los microbios intestinales; Permite una mayor permeabilidad intestinal que conduce a la obesidad y la resistencia a la insulina.
  • Los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) afectan el microbioma.
  • Posibles efectos negativos de los edulcorantes artificiales (aún se están realizando investigaciones sobre este tema).
  • Los altos niveles de estrés físico y mental alteran el bioma.
  • Ciclos de sueño perturbados y ritmos circadianos interrumpidos.
  • Los jabones antibacterianos y los desinfectantes para manos eliminan las bacterias buenas y malas.

En última instancia, la salud del microbioma se basa en la genética, la dieta, la edad, el medio ambiente, el estilo de vida y la exposición a los antibióticos durante toda la vida.

¿Qué hemos aprendido?

Varios estudios importantes han informado de que la «disbiosis» o alteración del microbioma intestinal puede ser un factor de obesidad, resistencia a la insulina y diabetes tipo 2. El estrés, los medicamentos, los agentes tóxicos, los factores genéticos y la edad también afectan el microbioma intestinal. [²]

También se ve afectado por el medio ambiente, infecciones previas y actuales, cirugía gastrointestinal y ciertos alimentos. Se sabe que al principio de nuestras vidas, el desarrollo del microbioma puede afectar nuestra vulnerabilidad y predisposición a ciertas enfermedades más adelante en la vida.

Nuestro microbioma está en constante cambio a medida que nos exponemos a diferentes factores a lo largo de nuestras vidas. También sabemos que los probióticos podrían ser muy útiles, pero que cada persona responderá de manera diferente al probiótico.

Algunos microbios forman toxinas y entran al intestino. Un bioma intestinal malo puede provocar intestino permeable, inflamación intestinal, una disminución de la sensibilidad a la insulina y un cambio en el metabolismo.

Una menor variedad y diversidad en las bacterias intestinales también puede conducir a colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn, enfermedad inflamatoria intestinal del SII, cáncer de colon, alergias alimentarias, artritis, migrañas y enfermedad hepática-NASH.

La fuerte formación de levadura y las bacterias malas en el intestino pueden provocar enfermedades de la piel, infecciones del tracto vaginal y urinario y resfriados. Tener una diversidad beneficiosa del bioma intestinal ayuda a mantener la integridad intestinal.

Por ejemplo, proporciona protección contra los patógenos y mejora el sistema inmune para poder combatir enfermedades. Además, te ayuda a metabolizar tus medicamentos adecuadamente y a digerir y absorber alimentos complejos, obteniendo todos los nutrientes y energía de ellos.

¿Qué sucede con los probióticos?

Como se dijo más arriba, los probióticos parecen ser beneficiosos para el microbioma, pero no todos los probióticos funcionan de la misma manera en todas las personas. Las diferentes cepas de probióticos tratan diferentes problemas de salud. En cuanto a este punto, no hay una ingesta diaria recomendada específica de probióticos.

Existen estudios sistémicos, pero todavía carecen de información definitiva. Los datos que ya conocemos incluyen: los probióticos son microorganismos vivos que pueden ofrecer beneficios para la salud; Parecen eliminar la diarrea causada por el uso de antibióticos. [1,3,4]

También se administran para mejorar los problemas de estreñimiento, en lugar de ablandadores de heces y laxantes.

¿Qué pueden hacer los probióticos en caso de diabetes?

  • Pueden modular o cambiar los niveles de azúcar en la sangre y los niveles de insulina.
  • Disminuyen la inflamación sistémica: la inflamación promueve la resistencia a la insulina, que es como empieza la diabetes tipo 2.
  • Reducen los niveles de proteína C reactiva (PCR) que indican inflamación.
  • Disminuyen el estrés en las células pancreáticas y estimulan el sistema inmunológico.
  • Pueden ayudar en la pérdida de peso.
  • Mejoran la salud del corazón.
  • Mejoran la salud mental: depresión, mala memoria y ansiedad.

Además, los probióticos tienen suficientes bacterias que sobreviven al procesamiento de alimentos. Los probióticos incluyen yogur natural con cultivos vivos (bifidobacterias y lactobacilos) y ciertos quesos añejos (gouda, mozzarella, brie, queso feta, gruyere, queso cheddar y requesón).

Los alimentos fermentados son excelentes para obtener bacterias amigables. El proceso de fermentación crea ácido láctico; Esto ayuda a preservar la comida y promueve la producción de enzimas beneficiosas, ácidos grasos Omega 3 y bacterias amigables. En pocas palabras, el proceso transforma ciertos alimentos a algo totalmente diferente.

Algunos ejemplos de esto serían convertir la leche a suero de leche, la soja a miso y tempeh, los pepinos a pepinillos y el repollo a chucrut. Otros alimentos fermentados son el pan de masa madre, kéfir, kombucha (bebida de té) y kimchi (col coreana). Los pepinillos en vinagre y las cebollas en vinagre también son fermentados y muy beneficiosos para el intestino.

Si decides empezar a tomar un suplemento probiótico, siempre consulta primero a tu médico. Elige uno con múltiples cepas, al menos 10-30 mil millones de UFC (unidades formadoras de colonias). Asegúrate de que esté verificado por la USP (Farmacopea de los Estados Unidos), ya que eso te garantizará que contiene los ingredientes reales enumerados en la etiqueta.

¿Y los prebióticos?

Los prebióticos son fibras vegetales naturales que el tracto intestinal no digiere. También son una fuente de alimento para las bacterias que viven en tu colon. Los prebióticos generalmente se encuentran en frutas y verduras. También ayudan al cuerpo a desarrollar bacterias amigables en el intestino y ayudan a la absorción de calcio.

Los prebióticos mejoran tu salud metabólica. Algunas excelentes fuentes alimenticias de prebióticos incluyen plátanos, ajo, cebolla, soja, guisantes, alcachofas de Jerusalén, jícama, salsa de soja, raíz de achicoria (inulina), espárragos, avena, manzanas, semillas de lino, puerros, diente de león, alimentos de trigo integral y salvado de trigo.

Posibles aspectos dietéticos para tomar en cuenta si tienes diabetes

Muchas personas con diabetes intentan eliminar los carbohidratos por completo o siguen una dieta extremadamente baja en carbohidratos, ya que afectan el azúcar en la sangre. Esto a menudo conduce a una dieta rica en grasas animales. Desafortunadamente, esta dieta limita la fibra dietética, que es crucial para la función intestinal y el crecimiento de bacterias amigables.

Considera consumir más fibra, ya que reduce el apetito al hacer que te sientas lleno, evita los picos de azúcar en la sangre y es buena contra la resistencia a la insulina.

Los carbohidratos ricos en fibra también ayudan a producir bacterias amigables. Las personas con diabetes a menudo tienen «disbiosis», un crecimiento excesivo de bacterias malas.

Posibles formas de mejorar la salud intestinal aunque no padezcas diabetes

  • Lleva una dieta basada en plantas. Tener una dieta alta en fibra / baja en grasas saturadas ayuda a proporcionar una diversificación intestinal. Los carbohidratos no digeribles estimulan el crecimiento de bacterias amigables.
  • Consume alimentos ricos en nutrientes y compra productos orgánicos, siempre que sea posible, incluyendo carnes de animales alimentados con pasto, peces silvestres y huevos de gallinas criadas en suelo.
  • Agrega alimentos ricos en fibra: legumbres, nueces, semillas, bayas y verduras bajas en almidón.
  • Consume alimentos ricos en Omega 3 como el salmón salvaje, semillas de lino molidas o nueces para disminuir la inflamación.
  • Sal al aire libre: ve al campo, a un campamento, a tu jardín; Cualquier actividad al aire libre puede diversificar la salud intestinal.
  • Deja de fumar.
  • Evita los azúcares refinados y simples. Evita los alimentos procesados ​​con una larga vida útil.
  • Si realmente tienes una sensibilidad a los alimentos, evita el gluten y los lácteos.
  • Duerme bien, reduce tus niveles de estrés y haz más actividad física.
  • Metformina – una píldora para la diabetes a menudo recetada tiene «efectos terapéuticos» en la composición microbiana.
  • Polifenoles – alimentos ricos en polifenoles: el té verde, las bayas, las uvas, el aceite de oliva, el café y el vino pueden diversificar el microbioma intestinal.
  • Lava tus manos con agua y jabón normal, evita los desinfectantes para manos.

Sí, existe una conexión entre la diabetes y tu flora intestinal actual. Aún hacen falta más estudios dirigidos al intestino, la diabetes tipo 2 y su tratamiento.

Aún quedan muchas cosas por demostrar y es necesario realizar más investigaciones, pero sabemos que hay muchas conexiones sólidas.

Bibliografía:
  1. Gurung, M., Li, Z., You, H., Rodrigues, R., Jump, D. B., Morgun, A., & Shulzhenko, N. (2020). Role of gut microbiota in type 2 diabetes pathophysiology. EBioMedicine, 51, 102590. https://doi.org/10.1016/j.ebiom.2019.11.051
  2. Sharma S, Tripathi P. Gut microbiome and type 2 diabetes: where we are and where to go?. J Nutr Biochem. 2019;63:101‐108. doi:10.1016/j.jnutbio.2018.10.003
  3. Grigorescu, I., & Dumitrascu, D. L. (2016). IMPLICATION OF GUT MICROBIOTA IN DIABETES MELLITUS AND OBESITY. Acta endocrinologica (Bucharest, Romania : 2005), 12(2), 206–214. https://doi.org/10.4183/aeb.2016.206
  4. Musso, G., Gambino, R., & Cassader, M. (2010). Obesity, diabetes, and gut microbiota: the hygiene hypothesis expanded?. Diabetes care, 33(10), 2277–2284. https://doi.org/10.2337/dc10-0556

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.