Manera correcta de beber agua para obtener beneficios

La palabra “hidratar” debe ser un eslogan. ¿Estás bebiendo de 8 a 10 vasos de agua al día? No tener suficiente agua tiene muchos efectos secundarios, pero también es importante tener en cuenta la forma en que bebemos agua. Las siguientes son algunas de las formas correctas de beber agua para mantenerte mejor hidratado y aprovechar los beneficios de eso.

beber agua

No menosprecies el agua. El agua representa alrededor del 60 por ciento del peso total de tu cuerpo. Tu cuerpo depende del agua para mantener tus órganos vitales funcionando correctamente.

El agua es energía química, lo que significa que es un solvente universal. El agua existe en el cuerpo como plasma, citoplasma, suero, saliva, secreción nasal, líquido cefalorraquídeo, orina y sudor.

Transporta nutrientes esenciales a tus células y mantiene húmedas las membranas de tu nariz y garganta. La deshidratación ocurre cuando no bebes suficiente agua para que tu cuerpo se desempeñe a niveles óptimos, lo que resulta en letargo y fatiga.

Las mejores formas de beber agua son beberla directamente y con frecuencia, especialmente durante el ejercicio.

Manera correcta de beber agua

Teniendo en cuenta lo esencial que es el agua para la vida humana, aquí hay algunos consejos útiles pero importantes para beber agua.

Bebe agua cuando te despiertas

Tu cuerpo trabajó toda la noche para empacar los desperdicios de ayer. Es por eso por lo que a menudo tienes que usar el baño a primera hora de la mañana. Para asegurarte de que el cuerpo se limpie, toma agua tibia inmediatamente después de levantarte.

No esperes 15, 20 o 30 minutos después de despertarte porque entonces los deshechos se mantendrían en lugar de eliminarse. Es posible que parte del agua de esta mañana no se absorba, pero el punto de beber tanta agua a la vez es estimular un movimiento intestinal adecuado.

Puedes colocar una tetera eléctrica al lado de tu cama y encenderla cuando te levantes. Agrega una pizca de sal mineral al vaso de agua de la mañana. En verano, bebe agua a temperatura ambiente.

Bebe de 8 a 12 vasos al día

Junto con la comida, el agua es el combustible que impulsa tus entrenamientos. Mientras sudas, literalmente estás perdiendo agua, y tienes que reponerla a medida que avanzas. Trata de tomar uno o dos vasos de agua antes de hacer ejercicio, y toma entre medio y un vaso de agua cada 15 minutos mientras hace ejercicio.

Si está sudando muy fuerte, o si está en el calor, es posible que necesite más: escucha a tu cuerpo.

Según la Clínica Mayo, una persona de 54 kilos necesita beber 8 vasos de agua al día, mientras que una persona de 86 kilos necesitaría 12 vasos al día. Beber sólo un máximo de 16 vasos al día, y no más tratando de mantener la orina clara.

Tampoco es necesario que te obsesiones con golpear un número determinado de vasos diarios, pero puede ser útil adquirir el hábito de beber más regularmente durante el día.

Para asegurarte de que estás hidratado, lleva consigo una botella de agua recargable durante todo el día para que puedas beber constantemente cuando lo desees. La mejor manera de medir tu ingesta diaria de agua es por cómo se siente tu cuerpo.

Beber poco a poco a lo largo del día

Debe tomar un sorbo de agua lentamente, de dos a tres onzas a la vez, a lo largo del día. Si bebe demasiado rápido, corre el riesgo de diluir su sangre, lo que puede causar una rápida excreción de agua por los riñones. Tendrá el efecto de ralentizar el proceso de hidratación, es decir, lo contrario de lo que quería que sucediera.

Además, beber lentamente, disminuirá la tensión sobre el corazón (especialmente si tienes enfermedades del corazón) y darle a tu cuerpo más tiempo para absorber.

Beber demasiada agua provoca un desequilibrio, y el líquido se mueve de la sangre al interior de las células, lo que hace que se hinchen. Es cierto que tendrías que tomar una gran cantidad de agua para que esto suceda.

Para ser exactos, se requeriría beber al menos un galón de agua en el lapso de unas pocas horas para que se presenten los síntomas de hiponatremia, según un estudio de 2013.

No esperes hasta tener sed para beber agua

En el momento en que sientas sed, probablemente ya tienes 2 vasos por debajo de tus necesidades normales de agua. Las personas mayores también son menos sensibles a la necesidad del cuerpo para el agua.

Desafortunadamente, la sed no siempre es un indicador confiable de la necesidad de agua del cuerpo, especialmente en niños y adultos mayores. El color de la orina es el que te indicará de manera más precisa si la necesitas: la orina de color claro significa que estás bien hidratado, mientras que un color amarillo oscuro o ámbar generalmente indica deshidratación.

Te puede interesar:
7 mitos sobre el colesterol que probablemente crees

Si espera hasta tener sed, es probable que estés dejando que tu cuerpo se deslice hacia un estado leve de deshidratación.

El agua es esencial para la vida humana: constituye la base de todos los fluidos corporales, incluidos la sangre y los jugos digestivos; ayuda en el transporte y absorción de nutrientes. Y ayuda a eliminar los deshechos.

Si eres un adulto promedio, todos los días pierdes más de 10 vasos (cerca de 2.5 litros) de agua simplemente sudando, respirando y eliminando desechos. También pierdes electrolitos, minerales como el sodio, el potasio y el calcio que mantienen el equilibrio de los líquidos en tu cuerpo.

Bebe agua, no refrescos, alcohol o café

Algunos expertos creen que el té, los refrescos y el café pueden ser potencialmente deshidratantes. Por otra parte, el alto contenido de fósforo y azúcar en las bebidas de cola puede conducir a enfermedades como la osteoporosis y la diabetes.

Tomar demasiados refrescos puede causar una variedad de efectos negativos en tu cuerpo, incluso si tomas refrescos de dieta. Las bebidas gaseosas carbonatadas no contienen ningún nutriente beneficioso, pero generalmente aportan un exceso de calorías y azúcar a su dieta.

Si tomas solo refrescos como la bebida de tu elección, puedes correr el riesgo de aumentar de peso. El consumo de 3.500 calorías adicionales conduce a medio kilo de aumento de peso. Por ejemplo, si tomas cinco sodas de 100 calorías por día con un total de 500 calorías, puede ganar medio kilo en una semana.

Comienza intercambiando una soda por día por un vaso de agua. Esto elimina alrededor de 700 calorías de tu dieta por semana, lo que puede ayudarte a perder peso si continúa eliminando las bebidas gaseosas.

El agua no contiene calorías

Como el agua no contiene calorías, puedes beber todo lo que quieras sin preocuparte por el aumento de peso. Condimenta tu agua con hojas de menta fresca, rodajas de limón o rodajas de naranja. Estos ingredientes agregan mucho sabor a tu agua, pero contribuyen con pocas calorías, si es que aportan alguna.

Los altos niveles de cafeína en algunas sodas pueden conducir a la deshidratación. La cafeína es un diurético natural y hace que tu cuerpo excrete líquido a través de la orina.

Dado que los refrescos con cafeína pueden hacer que necesites usar el baño con frecuencia, no los consumas si está haciendo ejercicio o si vives en un clima cálido. Es más probable que sufras los efectos de la deshidratación, como la sed y la fatiga.

El agua tiene el efecto contrario. El agua pura te mantiene completamente hidratado para que puedas beberla mientras haces ejercicio o juegas al sol.

Beber más cuando hace calor

Nuestro cuerpo funciona mejor dentro de un cierto parámetro de temperatura, y cuando está demasiado caliente, va a necesitar enfriarse. Hay unas dos maneras en que tu cuerpo logra conseguir enfriarse.

Primero, los vasos sanguíneos se dilatan para aumentar el flujo de sangre a la piel. Esto permite que el exceso de calor se irradie lejos de tu cuerpo. Entonces, también empiezas a sudar. La evaporación del sudor refresca la piel, lo que a su vez ayuda a enfriar todo el cuerpo.

Ahora, el problema es que luna excesiva sudoración puede llevar a una deshidratación.

Sudas más cuando hace calor, especialmente si trabajas o te ejercitas en el calor. El agua ayuda a reponer los líquidos perdidos por la sudoración excesiva. Si no obtienes suficiente agua, puedes deshidratarte y la combinación de altas temperaturas y deshidratación puede provocar enfermedades graves relacionadas con el calor.

Manera correcta de beber agua de mujeres embarazadas

Obtener mucha agua es esencial durante el embarazo. Ayuda a llevar los nutrientes a través de tu cuerpo a tu bebé, ayuda a mantener niveles saludables de líquido amniótico e incluso puede ayudar a prevenir las infecciones de vejiga, el estreñimiento y la hinchazón, que son síntomas comunes durante el embarazo.

Por estas razones, es importante que tomes mucha agua y no te deshidrates (especialmente al final del embarazo, cuando la deshidratación puede causar contracciones). Para saber si estás bebiendo lo suficiente, revisa tu orina, debe ser de un color amarillo claro.

Si está orinando menos de lo normal o si tu orina es de color amarillo muy oscuro, entonces podrías estar deshidratado y deberías aumentar tu ingesta de líquidos.

Mantén una botella de agua en tu escritorio en el trabajo, o a donde quiera que vayas para que siempre puedas tomar un sorbo. También puedes intentar tomar un vaso a primera hora de la mañana (siempre y cuando no te produzca mareos) o después de lavarte los dientes como otra forma de asegurarte de que estás obteniendo lo suficiente.

Acerca del autor

Avatar

Juan Carlos Cantú

El Doctor Juan Carlos Cantú es Cirujano general (Cirugía Endoscópica) con amplia experiencia en la redacción de artículos médicos para sitios web de salud y bienestar.