Las 4 grandes crisis que también pasan las parejas estables

Por lo general, aunque una pareja tenga una relación estable, al llegar a la culminación de una etapa, suelen suceder las típicas crisis, que no tienen por qué ser algo negativo.

Las crisis que enfrentan las parejas aunque sean estables

Estas crisis, a menudo suelen ser un punto de quiebra para que la pareja pueda revaluar su estabilidad y la continuidad de la misma.

Las crisis y las relaciones fuertes

En todas las parejas existen pequeñas crisis, momentos de cambio y de resurgimiento.

Muchos divorcios no tendrían que suceder si tuviéramos una mejor idea de cómo funciona realmente el amor y por qué las crisis son importantes para una pareja e incluso pueden actuar como fertilizante en la vida amorosa.

Las crisis son el punto de partida ideal para las correcciones necesarias durante mucho tiempo en la relación. No tenemos que deshacernos de las crisis ni huir de ellas. Solo tenemos que entenderlos en su mensaje. Entonces no significan el final, sino que ofrecen oportunidades ideales para su propio desarrollo y para una nueva profundidad en la asociación.

1. La duda

La duda y la negación, son una crisis normal que pueden atravesar las parejas estables, o no. En esta etapa finalmente comenzamos a notar las diferencias entre nosotros y nuestra pareja. Nos despertamos del trance del enamoramiento con un golpe, encontrando que las mismas cualidades que antes parecían tan perfectas han comenzado a molestarnos.

Y, desafortunadamente, la fricción es natural una vez que nos enfrentamos a las diferencias de los demás. Las luchas de poder aumentan y nos maravillamos del cambio en nuestra pareja. Los sentimientos de amor se mezclan con la alienación y la irritación. Quizás no somos “perfectos” el uno para el otro después de todo.

A medida que aumenta nuestra decepción, también aumentan nuestras respuestas biológicas al estrés. Dependiendo de nuestra personalidad y circunstancias, es posible que deseemos pelear o retirarnos. Por ejemplo, puedes sentir la necesidad de luchar para defender tus valores, lo que en realidad puede traducirse en el deseo de hacer todo a tu manera. No tiene mucho sentido esperar que otra persona sea como nosotros y, sin embargo, en cierto nivel, muchos de nosotros tendemos a preguntarnos: “¿Por qué no eres como yo?“.

2. Desilusión

Esta es la temporada invernal del amor, una que puede parecer el final del camino para algunas parejas. En este punto, las luchas de poder en la relación han salido completamente a la superficie; los problemas que la pareja ha escondido constantemente debajo de la alfombra ahora son claramente obvios.

Algunas personas se vuelven siempre vigilantes, listas para discutir o estallar ante la menor provocación. Otras parejas pueden separarse silenciosamente con el tiempo, poniendo cada vez menos energía en mantener la relación e invirtiendo más fuera de ella.

En esta coyuntura, nuestra experiencia original de amor apasionado es a menudo un recuerdo lejano. El “yo” resurge, un estado que se siente mucho más seguro que nuestra anterior experiencia feliz de “nosotros”. Sin embargo, las parejas estables no cuestionen su compromiso; en cambio, pueden ver esto como un fuerte mensaje de que las cosas deben cambiar.

Algunas parejas cambian juntas, pero puede ser difícil cuando uno de los dos parece hacer la mayor parte del cambio.

3. Problemas de comunicación

Algunas parejas tienen diferentes estilos de comunicación, como los que hablan frente a los que no hablan, o las personas que se ocupan de las cosas hablando frente a las personas a las que les gusta seguir adelante, sin querer dialogar ni hacerse cargo de los problemas.

En las parejas estables, la comunicación es su gran aliado, sin embargo, durante esta crisis, y a pesar de comunicarse bien, dejaron de escucharse; en su lugar, intentan llenar los espacios en blanco y leer la mente, pensando que ya saben cómo responderá su compañero. A veces, cada conversación se convierte en una batalla, pero este tipo de crisis solo aparece en este tipo de relación sana para advertir que es hora de retomar el diálogo, escuchando al otro.

4. Traumas

Los acontecimientos de la vida y las presiones externas pueden tener un impacto en la relación de pareja, aunque sea una relación estable. Algunas personas se las arreglan uniéndose, pero es igualmente común encontrar que los eventos las separan.

Trata de no callarte lo que sientes y no decidas luchar solo. Las parejas estables luchan en conjunto, sea el problema que sea, aprendieron que si algo golpea a uno de ellos, también golpea al otro y se defienden juntos, no separándose.

Como has podido notar, las parejas estables y que tienen una relación a largo plazo, no están exentas de los problemas y las crisis que deben enfrentar, lo que las hace diferentes a otro tipo de parejas, es que juntos enfrentan las crisis, que no son más que cambios en la vida.