Las críticas constructivas: Un beneficio para tu salud

En nuestro idioma existe el concepto de crítica, el cual puede dividirse en dos formas: La crítica constructiva (Positiva) y la crítica destructiva (negativa). ¿Cómo podemos definir cada una de ellas?

La crítica constructiva:

Es el tipo de crítica que se realiza sin una intención negativa, sin prejuicios y siendo totalmente objetivo. Una crítica constructiva puede ser solicitada o no, pero siempre debe manejarse bajo el principio del respeto y del entendimiento, especialmente cuando estamos criticando el proyecto, trabajo o intención del otro, pues, hay que comprender la importancia que puede tener para la persona y, por ende, cuidarse de no herir su sensibilidad al criticarle.

La crítica destructiva:

El caso opuesto es, lamentablemente, el más común. Este tipo de comentaros/observaciones no aportan nada al receptor; en la mayoría de los casos no tienen otro fin que herir, hacer sentir mal y minar las intenciones de una persona.

¿Cómo puedo realizar una crítica constructiva?

Para criticar algo, o alguien, sin ser negativo y sin generar un conflicto entre nosotros y el receptor de la crítica, hay que seguir unos simples pasos que te comentaremos a continuación:

También puedes leer:  14 Lecciones que cada madre debe enseñar a su hija

Mantener siempre la objetividad

No sirve de nada si cuando estamos emitiendo una crítica constructiva decimos cosas que puedan molestar a nuestro interlocutor, especialmente si son en exceso sentimentales o intangibles. Por ejemplo, nunca digas que algo “se ve feo”; en cambio, describe qué aspectos podrían mejorar la estética de ese elemento. Siempre mantener la objetividad.

Que tu lenguaje sume, no reste

Una crítica constructiva contiene comentarios acerca de los aspectos de una persona o proyecto que pudieran mejorarse, pero también las características positivas. No le digas a la persona solo las cosas malas, menciónale porqué es bueno, qué te gusta de su proyecto. Que quede claro que no quieres simplemente criticarle, sino ayudarle a mejorar. ¡Súmale, no le quites!

Sustenta tus comentarios

Este punto se relaciona con el primero; sé objetivo, nunca critiques por gusto. No digas que el trabajo está mal hecho si no tienes una prueba para demostrarlo, si no hay elementos claros que lo comprueben.

Sé familiar y cercano al criticar

Demuéstrale a la persona que estás criticando que te importa su bienestar. No critiques desde una posición de soberbia o distancia. Explícale porqué quieres verle crecer y tener éxito. Por cliché que suene, déjale saber que estás haciéndolo por su bien. Dale confianza, dile qué aspectos pueden mejorarse, pero también dile porqué es bueno(a), qué hace especial su proyecto. La confianza lo es todo y si tienes la posibilidad, es tu deber potenciar la confianza de tu amigo.

También puedes leer:  5 maneras de ayudar a alguien con depresión juvenil

¿Cómo debo actuar si alguien me hace una crítica?

Es muy fácil hablar sobre criticar a los demás, pero es difícil soportar la crítica. ¿Cómo actuar? Sencillo, sé humilde, ten confianza en ti mismo y rescata los aspectos positivos de esa crítica. Si tu interlocutor está siendo negativo hacia ti o tu proyecto, agradécele igualmente el comentario y trabaja en los aspectos que le hicieron criticarte (O en los que se basó para hacerlo) y úsalos para mejorarte, para crecer y hacerte más fuerte.

Califica esta publicación

Acerca del autor

Avatar

Dayerlin Sosa López

Socióloga y Psicoterapeuta egresada de la Universidad Central de Venezuela con componente Docente en la Universidad de Oriente. Se desempeña como facilitadora de talleres de crecimiento personal para empresas. Es escritora, dedicada al trabajo terapéutico y Psicoterapeuta Gestalt.