10 mantras poderosos para recordar cuando te sientas sin esperanzas

Todos hemos llegado a un punto en el que las frustraciones de la vida diaria pueden ponernos de mal humor. De vez en cuando, puede ser un desafío salir de ese estado de ánimo. Cuando esto sucede, es fácil que tu espíritu se desespere. Tu actitud no tiene por qué ser así, pero es posible que necesites un poco de ayuda para salir de ella. Ahí es donde entran los mantras poderosos del pensamiento positivo.

mantras poderosos

La investigación científica muestra que el pensamiento positivo puede ser una gran herramienta para mejorar tu salud cognitiva. Decirte a ti mismo mantras o mensajes inspiradores puede cambiar tus emociones al redirigir la actividad cerebral de los pensamientos y sentimientos negativos a los positivos. Incluso si no eres del tipo que medita, simplemente decirlo puede ser suficiente para lograr un cambio de humor significativo.

10 mantras poderosos para superar el sentimiento de desesperanza

Aquí hay diez mantras poderosos e inspiradores para recordar cuando estés atascado con un sentimiento de desesperanza.

1. «Mejoraré»

Decirte a ti mismo que mejorarás puede brindarte la fuerza que necesitas para pasar al siguiente minuto o el año siguiente. Incluso si no lo crees, decírtelo a ti mismo puede alejar tu sentimiento de desesperanza el tiempo suficiente para llevarte al siguiente momento. Dilo una vez o cien veces. Dilo a ti mismo o dilo en voz alta. Sólo decirlo y decirlo a menudo.

Una de las peores partes de sentirse desesperanzado es sentir que tu sufrimiento no tiene fin. A menudo, esto es solo un sentimiento, aunque fuerte, y generalmente no es la realidad. Decirte a ti mismo que mejorarás te ayuda a ver que superarás el sufrimiento. Hay luz al final del túnel.

2. «Me estoy poniendo primero a mi mismo»

Hay algo muy noble en poner a los demás en primer lugar, pero no puedes hacerlo a costa de sacrificarte. Recuerda que eres tan importante como todos los que te rodean. Necesitas abrazar tu autoestima. Tus metas, sueños y deseos son importantes y solo se harán realidad si los persigues.

Eso significa ponerte a ti mismo primero.

Mucha gente se siente egoísta cuando se pone a sí misma en primer lugar. La verdad es que probablemente hayas puesto a los demás en primer lugar durante mucho tiempo. Les has dado todas las oportunidades para levantarse mientras los ayudaste para que no se caigan. Has hecho tu parte, así que no tienes por qué sentirte egoísta.

3. «Ayer dijiste que mañana»

La procrastinación es un síntoma común de desesperanza. Es fácil decir «mañana». Es difícil decir «ahora mismo». Sin embargo, tienes que decir «ahora mismo» porque ayer te dijiste «mañana».

Ayer es hoy.

Incluso si no te apetece y también si no tienes la motivación, hazlo de todos modos. Esfuérzate más de lo que nunca antes.

Es difícil superar tu inercia. La inercia es la tendencia a no hacer nada para cambiar tu situación. Sin embargo, la inercia suele ser la parte más difícil del viaje. Una vez que haya superado esa inactividad, el resto será fácil. De repente, tu desesperanza comienza a convertirse en esperanza, seguida de motivación, seguida de éxito.

4. «No has llegado tan lejos para detenerte ahora»

Si tu desesperanza se debe a los obstáculos que enfrentas, este es un mensaje excelente para ti. Te recuerda dónde empezaste y todo lo que tuviste que enfrentar para llegar a donde estás ahora. Cuando las cosas parezcan difíciles, no te rindas. Has enfrentado y superado tantos obstáculos con éxito. No hay razón para pensar que no se pueden obtener los mismos resultados con más barreras.

Claro, este obstáculo puede ser el más difícil de todos hasta ahora, pero eso solo significa que la recompensa será aún mayor una vez que lo superes. Has escuchado el dicho, «sin dolor, no hay ganancia», pues, aunque no es necesario el dolor, el esfuerzo que te cuesta y que por eso le sufres mucho, es una especie de dolor ¿no es así?

Eso se aplica aquí, así que no te rindas. Sigue empujando, ya sea que tengas que pasar por encima, por debajo, alrededor o a través del obstáculo al que te enfrentas.

5. «Déjalo ir»

Con demasiada frecuencia, las personas quedan atrapadas en cosas que sucedieron en el pasado. El pasado es solo eso, no se puede cambiar. Debes dejarlo ir y seguir adelante con tu vida. Debes comenzar un nuevo capítulo. Está bien comenzar un nuevo capítulo. Debes permitirte perdonarte a ti mismo y a los demás por las cosas que sucedieron. Tienes que estar dispuesto a aceptar la idea de que puede existir un nuevo futuro.

Dejar atrás el pasado puede ser difícil, especialmente si todavía estás en el mismo entorno de tu pasado. Este ambiente puede ser tóxico si no tienes personas que estén dispuestas a apoyar tu crecimiento. Confía en que tu autoestima es lo suficientemente excelente como para perseguir un futuro mejor y centra tu atención en eso. Incluso las personas más exitosas del mundo han tenido que dejar de lado algunas cosas del pasado.

6. «Soy suficiente»

Recordarte a tí mismo que eres suficiente es uno de los mensajes más importantes que puede decirte a tí mismo con frecuencia. La vida puede ser dura y, a veces, es posible que sientas que no puedes. Sin embargo, no es imposible. Puedes hacerlo. Eres lo suficientemente fuerte. Eres un luchador y tienes todas las herramientas que necesitas para triunfar dentro de ti. Eres suficiente para conquistar tus esperanzas y sueños.

A veces, los sentimientos de desesperanza pueden deberse a estar abrumado, sentirse como si estuvieras perdido. Después de todo, la vida no se detiene y te da tiempo para ponerte al día.

En estos momentos, necesitas darte un descanso. Detente, respira y recuerda que eres suficiente. Piensa en pensamientos positivos. Piensa en cómo será tener éxito y te encontrarás mucho más motivado que antes. Dilo una y otra vez, tantas veces como sea necesario hasta que puedas centrarte y concentrarte.

7. «Las cosas no me pasan a mi, simplemente pasan»

Cuando se sienta desesperado, puede ser fácil tomarse las cosas personalmente. Recuerda, pasan cosas. No es culpa tuya y no es una mala racha. Es la vida haciendo lo que hace la vida: darte limones. Cuando sucedan cosas, tómate un tiempo para pensar honestamente en lo que sucedió. ¿Te ha pasado algo? ¿O es un evento aleatorio que le puede pasar a cualquiera? Por lo general, verás que es lo último.

Cuando suceden cosas, no es el fin del mundo. Hay más oportunidades a la vuelta de la esquina. Sólo recuerda, cuando se siente el peso del mundo sobre tus hombros, recuerda que las cosas no te suceden a ti. Estas cosas simplemente suceden, y es hora de hacer limonada.

8. «Nadie puede quitarme mi alegría»

Tu alegría es algo que te pertenece. No le pertenece a nadie más a menos que la regales. Tienes la oportunidad de ser tan feliz como te permitas. No importa cuál sea tu situación. Siempre hay algo por lo que alegrarse.

De hecho, puede ser un desafío estar feliz cuando te sientes desesperado. Este es el momento de recordarte a ti mismo todo aquello por lo que debes estar feliz. Anotar todas las razones por las que tienes que estar feliz puede ser una herramienta poderosa.

Por un lado, dejarás de pensar en lo que sea que te haga sentir desesperado. Por otro, puede ayudarte a concentrarte en las cosas que te hacen sentir bien. Te sorprendería saber cómo escribir estas razones puede cambiar tu enfoque y abrirte repentinamente los ojos a un plan para una vida más feliz.

9. «Elijo ser feliz»

La vida está llena de elecciones. La felicidad es uno de ellas. Puedes optar por permanecer en tu estado mental actual, triste y desesperanzado, o simplemente puedes optar por ser feliz. Esto no significa que todo el dolor de tu vida desaparecerá de repente. Esto significa que no tienes que sentirte abrumado por ello. Es mucho más fácil resolver tus problemas cuando estás feliz.

Ser feliz puede no ser fácil al principio. Puede que tengas que fingirlo hasta que lo consigas. Sonríe incluso cuando no te apetezca. Pasa tiempo con tus amigos, también está bien si sólo quieres meterte debajo de tus sábanas. Elige la felicidad. Así, con el chasquido de dos dedos, solo puedes ser feliz. Te lo mereces.

10. «Soy amado y cuidado»

El amor puede conquistar cualquier cosa. Eres amado. A veces, los sentimientos de desesperanza pueden cerrar tu corazón para que no puedas sentir el amor de los demás. Si no sientes el amor, repetir este mantra es más importante que todos los demás.

Di a ti mismo todos los días, varias veces al día, que te amas y cuidas. Pasa tiempo con personas que te aman y se preocupan por ti para que puedas tener pruebas de que te aman y cuidan.

Cuando te dices a ti mismo, eres amado y cuidado. Poco a poco comenzarás a abrir tu corazón. Te darás permiso para ser amado. Puede dar miedo al principio, pero sigue adelante. El amor puede curar cualquier cosa que esté causando tu desesperanza.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.