Medicamentos tradicionales y alopáticos para tratar el dolor de la artritis

La artritis se refiere a un grupo de enfermedades que provocan inflamación de las articulaciones y dolor crónico haciendo la capacidad para realizar las actividades diarias limitada en muchos casos.  Por lo general, se usa una combinación de medicamentos para tratar el dolor y la incomodidad causados ​​por la artritis. Aquí hay una descripción general de las diferentes clasificaciones de analgésicos o medicamentos tradicionales para tratar el dolor de la artritis, desde el más fuerte al más débil.

dolor de la artritis

Medicamentos tradicionales para tratar el dolor de la artritis

Opioides

Los opioides son potentes analgésicos ( analgésicos ) que bloquean las señales de dolor al cerebro. Todos los opioides naturales se derivan de la planta de adormidera, pero los opioides sintéticos como el fentanilo se fabrican en un laboratorio.

Son recetados por un médico o proveedor médico para ser utilizados como parte de un plan de manejo del dolor cuidadosamente supervisado. Algunos opioides como la heroína son sustancias ilegales. Los opioides pueden provocar adicción y, si se usan incorrectamente, pueden provocar una sobredosis fatal. (1)

Esta clase de medicamentos ha tenido un papel durante mucho tiempo en el tratamiento del dolor quirúrgico y del cáncer. En los últimos años, se han recetado cada vez más para el dolor crónico de la artritis. Por ejemplo, hasta el 40% de los pacientes con artritis reumatoide son consumidores habituales de opioides. (2)  Sin embargo, el uso de opioides para este tipo de dolor sigue siendo controvertido y los beneficios de estos medicamentos no están claros.

Aquí hay una lista de opioides del más fuerte al más débil:

El fentanilo es un opioide sintético que se receta después de una cirugía para el dolor intenso. Es muy potente y se informa que es hasta 100 veces más fuerte que la morfina. (3)  Requiere receta médica, pero también es una sustancia ilícita común, a menudo mezclada peligrosamente con heroína, que puede resultar en una sobredosis fatal.

Dilaudid (hidromorfona HCl) generalmente se administra para el dolor después de la cirugía. Puede administrarse por vía intravenosa o en forma de pastilla.(4)

En algunos casos, se puede administrar a través de una bomba de analgesia controlada por el paciente (bomba PCA). Es considerablemente más fuerte que la morfina. También conlleva el riesgo de adicción, abuso y uso indebido, y puede provocar una depresión respiratoria potencialmente mortal. Aquellos que toman este medicamento deben ser monitoreados cuidadosamente.

Opana ( oximorfona ) se prescribe para tratar el dolor moderado a intenso. Es importante tomar esto exactamente como te lo recetaron. Puede causar problemas respiratorios graves y potencialmente mortales, que es más probable que ocurran durante las primeras 72 horas de tratamiento y en cualquier momento cuando aumentas la dosis. Tu médico controlará cuidadosamente su uso del medicamento. (4)

Oxycontin, Rixicodone y Percocet ( oxicodona ) se usan para el dolor agudo y crónico de moderado a intenso. Puede venir en forma líquida, tabletas o cápsulas.

La morfina se administra tanto para el dolor crónico como a corto plazo. Su potencia es similar a la de la oxicodona y se puede ingerir o inyectar.

La codeína se encuentra comúnmente en el jarabe para la tos recetado, pero se puede usar para aliviar el dolor leve a moderado en una tableta combinada con Tylenol, conocido como Tylenol #3. Todavía existe la posibilidad de mal uso, pero es menos potente que otros opioides.

El demerol (meperidina) era común en el ámbito hospitalario para el dolor moderado a intenso. Hoy en día se usa con menos frecuencia para tratar el dolor debido a que la duración de su alivio del dolor es más corta que la de medicamentos similares y posee una serie de interacciones potencialmente peligrosas.

Sin embargo, es necesario saber que existe una crisis de adicción a los opioides. En 2018, los opioides, principalmente opioides sintéticos distintos de la metadona, estuvieron involucrados en 46,802 muertes por sobredosis, que representaron el 69,5% de todas las muertes por sobredosis de drogas en todo el país.

Corticoesteroides

Los corticosteroides o esteroides son un tipo de medicamento que se usa para tratar la inflamación. Se recetan para tratar afecciones reumatológicas, incluida la artritis reumatoide. Vienen en diferentes formas. Algunos pueden aplicarse en un sitio específico de dolor, como inyecciones en las articulaciones o cremas para la piel, mientras que otros, como los esteroides orales e intravenosos, funcionan de manera sistemática. Reducen la inflamación y la actividad del sistema inmunológico. (5)

A continuación se muestra una lista de los corticosteroides comunes del más fuerte al más débil:

Decadron ( dexamethasone ) se usa para tratar afecciones crónicas. Imita los efectos de los glucocorticoides, que son hormonas esteroides naturales producidas por las glándulas suprarrenales. Es de acción prolongada y aproximadamente 25 veces más potente que sus homólogos corticosteroides de acción corta. Este medicamento inhibe el sistema inmunológico y reduce la inflamación. (6)

Depo-Medrol, Medrol, Methacort, Depopred, Predacorten ( metilprednisolona ) son corticosteroides que son similares a una hormona natural producida por las glándulas suprarrenales, que complementan esta sustancia química cuando tu cuerpo no produce lo suficiente. (7) Viene en tabletas, así como en forma intramuscular e intravenosa, y tu médico diseñará el mejor programa de dosificación que funcione para ti. No tomes ni más ni menos de lo recetado.

Rayos, Deltasone, Sterapred y Liquid Pred ( prednisone ) son productos corticosteroides potentes de acción corta. La prednisona generalmente se prescribe para el alivio a corto plazo de la inflamación y el dolor. Los efectos secundarios aumentan con la dosis y pueden incluir aumento de peso, irritabilidad, cara redonda y retención de líquidos. (8) También son posibles el aumento de azúcar en sangre o diabetes, hipertensión, pérdida de masa ósea u osteoporosis y gastritis.

Las dosis de los comprimidos de Cortef (hidrocortisona) variarán desde 20 mg hasta 240 mg por día. La dosis depende de la gravedad de la afección que se esté tratando. Los efectos secundarios más comunes incluyen decoloración de la piel, hematomas, aumento del apetito y aumento de peso. Si experimentas efectos secundarios más graves como visión borrosa, convulsiones o cambios de humor inusuales, consulta a su médico.

AINE’s

Los analgésicos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) son los medicamentos recetados con mayor frecuencia para tratar la inflamación y el dolor de la artritis, bursitis y tendinitis. Pueden tomarse por vía oral o frotarse sobre las articulaciones. Los AINE evitan que la enzima ciclooxigenasa (COX) cree prostaglandinas, que son sustancias químicas similares a las hormonas que desempeñan el papel más importante en la inflamación. El cuerpo produce COX-1, que protege el revestimiento del estómago, y COX-2, que contribuye a la inflamación.

Muchos AINE afectan ambas formas de ciclooxigenasa, combatiendo la inflamación pero también contribuyendo al sangrado en el estómago y las úlceras. Existe una forma dirigida de AINE, el inhibidor de la COX-2, que bloquea la enzima que causa la inflamación más que la que protege el estómago. Desafortunadamente, solo uno está disponible en el mercado de EU.

Aquí hay una descripción general de algunos AINE comunes, desde el más fuerte al más débil:

Voltaren (diclofenaco) es algo para lo que necesitas receta médica si lo deseas en forma de tableta; de lo contrario, hay formas tópicas de venta libre disponibles. Para el alivio de la osteoartritis, se recomiendan de 100 a 150 mg por día en dosis individuales, mientras que la dosis recomendada para la artritis reumatoide es de 150 a 200 mg por día en dosis divididas. Viene con algunos efectos secundarios graves, desde hemorragias gastrointestinales y úlceras hasta reacciones cutáneas. (9)

El naprosin (naproxeno) se usa comúnmente para tratar la inflamación y el dolor, así como los calambres menstruales y la fiebre. Los efectos secundarios comunes pueden incluir dificultad para respirar, hinchazón y dolor de estómago. (10)

Motrin ( ibuprofeno ) puede causar algunos efectos secundarios relacionados con el estómago. El ibuprofeno, ya sea recetado o de venta libre, puede aumentar el riesgo de problemas cardíacos. Motrin y Advil son ibuprofeno y pueden aliviar temporalmente el dolor leve de la artritis. (11)

Aspirina (ácido acetilsalicílico) es uno de los AINE más comunes que existen. Puede causar calambres abdominales, algo de dolor y malestar, sangrado, diarrea y vómitos. Si está tomando más de 3600 mg de aspirina al día, es posible que tu médico deba controlar tus niveles de salicilato en sangre. (12)

Paracetamol

El acetaminofén es un analgésico no opioide que se usa para el dolor leve a moderado. También es un antipirético que puede bajar la fiebre de una persona. Este medicamento es un ingrediente activo en innumerables medicamentos y recetas de venta libre, incluidos Excedrin y Tylenol. Se usa comúnmente para aliviar la artritis porque no posee los mismos riesgos cardíacos y gastrointestinales que los AINE. Se ve como una alternativa más segura. (13)

Desafortunadamente, el acetaminofén no es un medicamento antiinflamatorio. La reducción de la hinchazón y la inflamación que es una característica de los AINE, no está disponible con acetaminofén.

Los productos con acetaminofén contienen advertencias de daño hepático severo, reacción alérgica y sobredosis. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) emitió una directiva en 2011 para limitar el acetaminofén en los medicamentos recetados a 325 mg por pastilla. Además, afirmaron que los medicamentos con acetaminofén deben incluir una etiqueta de advertencia de recuadro negro que destaque la posibilidad de una lesión hepática grave. (14)

Resumen final sobre los medicamentos tradicionales para tratar el dolor de la artritis

El dolor crónico asociado con la artritis puede ser debilitante y limitante. Puede obstaculizar tu capacidad para realizar las tareas diarias normales y seguir con tu vida con facilidad. Por eso es importante buscar el tratamiento adecuado para ti. Si bien muchos medicamentos pueden aliviar el dolor, cada uno tiene recomendaciones y riesgos específicos. Ya sea que estés buscando un alivio del dolor a corto plazo o un tratamiento a largo plazo más sólido, asegúrate de discutir con tu proveedor médico cuál podría ser el mejor régimen de medicamentos para ti.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.