Medicina funcional y diabetes | Tratando la causa de raíz

La diabetes tipo 2 es una epidemia creciente tanto en los Estados Unidos como en todo el mundo. Casi el 10 por ciento de los adultos estadounidenses tienen diabetes tipo 2 y el 25 por ciento tiene prediabetes; estos números solo continúan aumentando, y se proyecta que un sorprendente tercio de los adultos de EE. UU. tengan diabetes en 2050.

Medicina funcional y la diabetes

Si bien la diabetes tipo 2 alguna vez se consideró una «enfermedad de la riqueza», sus números están explotando en países de ingresos medios y bajos, principalmente debido a la propagación mundial de la dieta occidental pobre en nutrientes. La diabetes tipo 2 ya no se limita a los adultos de mediana edad y mayores; los niños y los jóvenes están siendo diagnosticados cada vez más con diabetes tipo 2, lo que aumenta significativamente el riesgo de muchas otras enfermedades crónicas durante toda su vida. [1,2]

La medicina convencional se queda a medio camino

El enfoque de la medicina convencional para el tratamiento de la diabetes tipo 2, centrado durante mucho tiempo en una mentalidad de «esperar y ver» y terapia farmacológica, no está funcionando para detener la marea de estos números epidémicos, ni se enfatizan las estrategias preventivas.

Sigue leyendo este artículo para saber por qué la medicina funcional, que posee un enfoque basado en la ciencia para prevenir y tratar enfermedades que se centra en los cambios en la dieta y el estilo de vida, es la estrategia de primera línea más efectiva para controlar la diabetes tipo 2.

Entender qué es la diabetes tipo 2

La diabetes tipo 2 es una enfermedad crónica que afecta la forma en que el cuerpo metaboliza el azúcar. Se caracteriza por una pérdida progresiva de sensibilidad a la insulina, la hormona pancreática que regula los niveles de azúcar en la sangre.

En las primeras etapas de la diabetes tipo 2, el cuerpo produce más insulina para tratar de superar la sensibilidad reducida a la insulina; sin embargo, a la larga, el páncreas no puede producir suficiente insulina para mantener los niveles de azúcar en la sangre, lo que resulta en un alto nivel de azúcar en la sangre o hiperglucemia. La hiperglucemia induce estrés oxidativo que, a su vez, contribuye a muchas de las complicaciones de la diabetes tipo 2, como el daño renal, nervioso, retiniano y vascular.

¿Qué produce la aparición de la diabetes tipo 2?

La cuestión de por qué una persona desarrolla diabetes tipo 2 ha sido debatida y explorada durante décadas. Durante muchos años, se culpó a las grasas de la dieta por causar la enfermedad. Luego, se pensaba que la obesidad era la culpable (la obesidad y la diabetes comparten muchas de las mismas causas subyacentes, a menudo se les conoce colectivamente como: «diabesidad «).

Sin embargo, ahora está claro que la diabetes tipo 2 puede ocurrir en ausencia de obesidad. Hoy, entendemos que no podemos culpar a un solo factor de la aparición de la diabetes. Más bien, el proceso de la enfermedad es impulsado por una red compleja de factores de dieta y estilo de vida, estrés oxidativo y genética.

La dieta occidental, llena de carbohidratos refinados, fructosa y aceites de semillas industriales, es un factor de riesgo establecido para la diabetes tipo 2. Dondequiera que vaya la dieta occidental, sigue la diabetes tipo 2.

Por ejemplo, las poblaciones de cazadores-recolectores, como los aborígenes australianos, suelen ser saludables al comer sus dietas tradicionales. Sin embargo, cuando son desplazados y trasladados a entornos urbanos, reemplazan sus dietas tradicionales por una occidental y desarrollan diabetes a una velocidad récord.

Sin embargo, la dieta no es el único factor que contribuye: un estilo de vida sedentario, un sueño inadecuado, estrés crónico, disfunción intestinal y toxinas ambientales también juegan un papel importante. Causan estrés oxidativo, dañan las células beta pancreáticas (responsables de producir insulina) e inducen resistencia celular a la insulina, preparando el escenario para una disfunción metabólica grave.

Diabetes tipo 2 y niveles de azúcar en la sangre

Para manejar con éxito la diabetes, ayuda tener una comprensión básica de la ciencia detrás del azúcar en la sangre. Cuando comes carbohidratos, se descomponen en tu intestino en monosacáridos, o azúcares simples, la unidad más básica de carbohidratos.

Uno de estos monosacáridos, la glucosa, se absorbe posteriormente desde el intestino al torrente sanguíneo, donde la insulina lo transporta a las células. En la diabetes tipo 2, varios factores han causado que las células se vuelvan menos sensibles a la insulina, lo que hace que se acumule glucosa excesiva en el torrente sanguíneo (el estado de hiperglucemia o nivel alto de azúcar en sangre). Las mediciones de azúcar en la sangre son esenciales para evaluar la progresión y la gravedad de la diabetes tipo 2.

¿Por qué un enfoque de medicina convencional no funciona del todo bien?

El enfoque de la medicina convencional para la diabetes tipo 2 está lleno de problemas.

Según el sistema convencional, los profesionales esperan hasta que las personas tengan diabetes tipo 2 en toda regla antes de iniciar el tratamiento. Poco se hace para alterar el curso de la enfermedad en la etapa prediabética cuando el cuerpo responde mejor a los cambios en la dieta y el estilo de vida.

Los medicamentos utilizados para tratar la diabetes tipo 2 tienen efectos secundarios graves. Las sulfonilureas, las biguanidas, las tiazolidinedionas y las meglitinidas son solo algunas de las clases de medicamentos utilizados para tratar la diabetes tipo 2. Están asociados con disfunción hepática y renal, náuseas, fatiga, mareos, erupciones cutáneas, aumento de peso e hipoglucemia (bajo nivel de azúcar en la sangre).

Las pautas de dieta convencionales para diabéticos están desactualizadas

Las pautas dietéticas de la Asociación Americana de Diabetes para la diabetes tipo 2 han promovido durante mucho tiempo una ingesta relativamente alta de carbohidratos mientras demonizan las grasas dietéticas. Sin embargo, abundantes investigaciones indican que este enfoque dietético no solo no funciona para la diabetes tipo 2, sino que en realidad puede empeorar la afección.

Medicina funcional: una forma efectiva de prevenir, tratar y controlar la diabetes tipo 2

A diferencia de la medicina convencional, el enfoque de Medicina Funcional enfatiza la prevención y el tratamiento a través de cambios en la dieta y el estilo de vida.

1. Ajusta la cantidad y calidad de los carbohidratos

Está bien establecido que una dieta alta en almidón y baja en fibra aumenta el riesgo de diabetes tipo 2 [3]. A pesar de este hecho, los expertos en salud convencionales continúan recomendando una dieta alta en carbohidratos para los diabéticos tipo 2 para lograr mejores resultados.

La Canadian Diabetes Association recomienda que los diabéticos obtengan del 45 al 60 por ciento de las calorías de los carbohidratos, mientras que la American Dietetic Association ha rescindido recientemente su respaldo a la alta ingesta de carbohidratos para los diabéticos y sigue reacio a recomendar una ingesta baja en carbohidratos. [4]

A pesar de tal esfuerzo, un creciente número de investigaciones científicas indica que las dietas bajas en carbohidratos son superiores a las dietas altas en carbohidratos para el tratamiento de la diabetes tipo 2.

Una revisión sistemática reciente y un metanálisis de 18 ensayos controlados aleatorios descubrieron que la reducción de los carbohidratos en la dieta produce mejoras significativas en la HbA1c, los triglicéridos y el colesterol, al tiempo que reduce los requerimientos de medicamentos para la diabetes de los pacientes. [5] Es importante destacar que la definición de una «dieta baja en carbohidratos» varió entre los estudios incluidos en la revisión; si la definición hubiera sido más estricta, se podría haber observado un mayor efecto beneficioso de este tipo de dieta.

¿Cuánto necesitas para reducir su consumo de carbohidratos para controlar la diabetes tipo 2?

Si bien la respuesta a esta pregunta varía de persona a persona, generalmente las personas con problemas de regulación del azúcar en la sangre se benefician al limitar la ingesta de carbohidratos del 10 al 15 por ciento de las calorías totales.

Además de ajustar la cantidad de carbohidratos, también se debe cambiar la calidad de los carbohidratos que se consumen. En lugar de carbohidratos refinados como la pasta y el pan, se recomienda comer cantidades moderadas de tubérculos ricos en almidón (batatas, yuca, remolacha y colinabo), manzanas, frutas enteras y cantidades moderadas de lácteos enteros, si se tolera y no se tiene intolerancia a la lactosa.

Determina los tipos de carbohidratos que son funcionales para ti

Si bien los métodos para medir el azúcar en la sangre en el entorno clínico tienen su lugar, no reflejan cómo el cuerpo responde a la glucosa en los alimentos. Para comprender mejor qué alimentos que contienen carbohidratos tolera mejor nuestro cuerpo y cuáles causan cambios de azúcar en la sangre poco saludables, deberás evaluar el azúcar en la sangre en casa. Y para ello existen muchos productos nuevos que ayudan a medir el azúcar en sangre sin pinchazos extras, como lo son el sistema Freestile Libre, un parche que mide la glucosa de forma constante.

Mide tu nivel de azúcar en la sangre a primera hora de la mañana después de ayunar durante al menos 12 horas. Bebe un poco de agua justo después de levantarte, pero no comas nada ni hagas ejercicio antes de la prueba. La medida que obtienes en este punto es tu nivel de azúcar en sangre en ayunas.

  1. Mide el azúcar en la sangre nuevamente justo antes del almuerzo.
  2. Come un almuerzo típico y analiza tu nivel de azúcar en la sangre una hora, dos horas y tres horas después. No comas nada durante este período de tres horas después del almuerzo.
  3. Registra los resultados de azúcar en la sangre, junto con lo que comiste en el almuerzo.
  4. Repite esta práctica al día siguiente. Las mediciones de azúcar en la sangre que recopiles te indicarán cómo los alimentos que sueles comer influyen en los niveles de azúcar en la sangre.
  5. En el día tres, sigue los pasos 1 y 2. Sin embargo, en el paso 3, en lugar de comer el almuerzo típico, consume de 60 a 70 gramos de carbohidratos de acción rápida, como una papa hervida de ocho onzas o una taza de arroz blanco cocido. Los carbohidratos de acción rápida se descomponen rápidamente y liberan glucosa en nuestro sistema. Solo para los propósitos de esta prueba, evita comer grasas o proteínas con la papa o el arroz porque retrasará la absorción de glucosa.
  6. Después de esta comida rica en carbohidratos en el día tres, registra los resultados de azúcar en la sangre.

El objetivo aquí es asegurarse de que la glucosa en sangre no aumente constantemente más de 140 ng/ml una hora después de una comida, sino que disminuya constantemente a 120 ng/ml dos horas después de comer y vuelva a la línea de base tres horas después de la comida.

En cuanto al azúcar en sangre en ayunas, las mediciones en los 80 ng/ml son las mejores. Sin embargo, si ves algunas lecturas en los 90 ng/ml, no deberías alarmarte. Si todos los demás biomarcadores (insulina en ayunas, leptina en ayunas, fructosamina y triglicéridos) son normales, esto no es motivo de preocupación.

La edad también debe tenerse en cuenta al evaluar el azúcar en la sangre; una lectura de glucosa en sangre en ayunas en los 90 ng/ml es relativamente normal para una persona de 70 años, pero puede ser más preocupante cuando se observa repetidamente en alguien de veinte años, esos valores e incluso arriba de 100 ng/ml.

2. La dieta cetogénica

Un número cada vez mayor de personas está experimentando con la dieta cetogénica para el tratamiento de la diabetes tipo 2, con algunos resultados muy positivos. La dieta cetogénica es una dieta muy baja en carbohidratos, moderada en proteínas y alta en grasas que hace que el cuerpo dependa de ácidos grasos y cetonas como combustible, en lugar de glucosa.

Los estudios indican que una dieta cetogénica tiene beneficios significativos para los diabéticos tipo 2. Se ha encontrado que una dieta cetogénica mejora la HbA1c, promueve la pérdida de peso, revierte el daño renal y mejora los lípidos en la sangre y la salud cardiovascular en los diabéticos tipo 2. [5]

Esta dieta ha resultado ser tan efectiva que toda una compañía, Virta Health, ha hecho de una dieta cetogénica la piedra angular de su nuevo enfoque de tratamiento para la diabetes tipo 2. [6]

3. Elimina el gluten de tu dieta

En los últimos años, múltiples estudios han examinado los efectos del gluten en la diabetes tipo 2. Sabemos que la enfermedad celíaca es más común en personas con diabetes mal controlada que en la población general; Este hallazgo sugiere que el gluten puede contribuir al desarrollo y progresión de la diabetes.  Además, los modelos en animales con diabetes tipo 2 indican que una dieta libre de gluten aumenta la capacidad funcional de las células beta, las células pancreáticas responsables de producir insulina, y mejora la tolerancia a la glucosa. [7]

¿Cómo contribuye el gluten a la diabetes?

La respuesta está en los efectos dañinos del gluten en la barrera intestinal. El gluten aumenta la permeabilidad intestinal, causando intestino permeable e inflamación sistémica; Se ha encontrado que estos dos factores preceden a la diabetes tipo 2. Eliminar el gluten de la dieta restaura la integridad de la barrera intestinal y reduce la inflamación, lo que mejora la resistencia a la insulina y potencialmente revierte el curso de la diabetes.

4. Comer más proteínas

La proteína es una herramienta poderosa para controlar la diabetes tipo 2. El aumento de la ingesta de proteínas mejora el control del azúcar en la sangre y la saciedad (la sensación de plenitud) y preserva la masa corporal magra en los diabéticos. Según la investigación, una ingesta de proteínas del 20 al 30 por ciento de las calorías totales es mejor para optimizar el control de la diabetes tipo 2. [8]

Todavía hay algunas preocupaciones de que una ingesta alta de proteínas puede causar enfermedad renal diabética. Sin embargo, este mito ha sido refutado varias veces; una ingesta alta de proteínas no compromete la función renal en personas sin enfermedad renal preexistente.

Bibliografía:
  1. U.S. DEPARTMENT OF HEALTH AND HUMAN SERVICES.  New CDC report: More than 100 million Americans have diabetes or prediabetes.  July 18, 2017. [Enlace]
  2. Ranjit Unnikrishnan1, Rajendra Pradeepa1, Shashank R. Joshi2 and Viswanathan Mohan. Type 2 Diabetes: Demystifying the Global Epidemic. Diabetes 2017 Jun; 66(6): 1432-1442.https://doi.org/10.2337/db16-0766 [Enlace]
  3. Hala B AlEssa, Shilpa N Bhupathiraju, Vasanti S Malik, Nicole M Wedick, Hannia Campos, Bernard Rosner, Walter C Willett, Frank B Hu, Carbohydrate quality and quantity and risk of type 2 diabetes in US women, The American Journal of Clinical Nutrition, Volume 102, Issue 6, December 2015, Pages 1543–1553, https://doi.org/10.3945/ajcn.115.116558 [Enlace]
  4. Clinical Diabetes : a Publication of the American Diabetes Association, 31 Dec 2015, 34(1):3-21 DOI: 10.2337/diaclin.34.1.3 PMID: 26807004 PMCID: PMC4714725
  5. Azar ST (2016) Benefits of Ketogenic Diet For Management of Type Two Diabetes: A Review. J Obes Eat Disord 2:2. doi: 10.21767/2471-8203.100022 [Enlace]
  6. Published on 13.02.17 in Vol 19, No 2 (2017): February An Online Intervention Comparing a Very Low-Carbohydrate Ketogenic Diet and Lifestyle Recommendations Versus a Plate Method Diet in Overweight Individuals With Type 2 Diabetes: A Randomized Controlled Trial [Enlace]
  7. Kizilgul, M., Ozcelik, O., Beysel, S., Akinci, H., Kan, S., Ucan, B., Apaydin, M., & Cakal, E. (2017). Screening for celiac disease in poorly controlled type 2 diabetes mellitus: worth it or not?. BMC endocrine disorders, 17(1), 62. https://doi.org/10.1186/s12902-017-0212-4 [Enlace]
  8. Amy P Campbell, Tia M Rains, Dietary Protein Is Important in the Practical Management of Prediabetes and Type 2 Diabetes, The Journal of Nutrition, Volume 145, Issue 1, January 2015, Pages 164S–169S, https://doi.org/10.3945/jn.114.194878

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.