Nunca debes obligar a tus hijos a abrazar a nadie y estas son las razones

Todos hemos estado allí: asistes a una reunión familiar con tus hijos, que están listos para las fiestas y lucen muy adorables, y las tías, tíos y abuelos inmediatamente descienden con besos y abrazos. Sabes que todo proviene de un lugar de amor, pero también ves que tus hijos, que se han refugiado detrás de tu pierna, están abrumados por todas las manos y los labios que se acercan a ellos. Bueno, hay una escuela de pensamiento respaldada por padres que creen que nunca debes obligar a tus hijos a abrazar a nadie.

obligar a tus hijos

¿Cuándo debería un niño aprender sobre el consentimiento?

La mayoría de nosotros queremos que nuestros hijos sean amables y considerados, especialmente con la familia y otras personas que son importantes para nosotros, por lo que es tentador convencerlos para que le den al abuelo el abrazo que tanto desea. Pero cuando ignoramos los instintos de nuestros hijos en estas situaciones, ¿qué les estamos enseñando sobre el consentimiento?

El consentimiento le permite a los demás saber cómo queremos que interactúen con nosotros y con nuestros cuerpos. A menudo lo hablamos en el contexto de situaciones sexuales, pero en realidad es una habilidad que podemos usar en cualquier relación. Ayudar a nuestros hijos a aprender a afirmar sus límites personales y respetar los de los demás ayuda a sentar las bases para crear relaciones románticas y sexuales saludables cuando sean mayores.

Entonces, si a tu hijo no le gusta que las personas se suban a su burbuja personal, está bien. Obligar a tus hijos a algo que no quieren es contraproducente. Respeta su renuencia a abrazar o besar a un familiar.

El consentimiento es una lección difícil para que los padres enseñen: queremos criar a los niños con un sentido de propiedad sobre sus propios cuerpos, pero al mismo tiempo, es nuestra responsabilidad cuidarlos mientras son jóvenes, lo que a veces significa tomar decisiones sobre sus cuerpos que ellos no quieren.

Es posible que vacunemos a nuestros hijos, aunque odien las agujas. Podemos negar su solicitud de comer dulces para la cena, aunque eso es lo que quieren. Podemos insistir en que usen un casco cuando anden en bicicleta, incluso si lo odian. Sin embargo, hay muchas situaciones en las que los niños pueden practicar el consentimiento, particularmente cuando se trata de expresar afecto y amor.

Aprender a decir ‘no’

A veces las personas se abalanzan para abrazar o besar a un niño sin antes preguntar. Si tu hijo no se siente cómodo con los abrazos, sugiere alternativas. Golpear con la mano, golpes de puño, saludar con la mano o simplemente un gracioso “hola” son excelentes maneras de mostrar amabilidad y respeto sin tocar.

Si tu hijo es lo suficientemente audaz como para decir “no” por sí mismo, ¡eso es genial! Si tienen problemas para establecer ese límite, puedes hablar con tus familiares o amigos en nombre de tu hijo.

obligar a tus hijos a abrazar a otros

Habla con tu hijo sobre cómo decir “no” al afecto físico, especialmente de las personas que nos gustan, a veces puede ser difícil. Cuando nos preocupamos por las personas, no queremos molestarlos o hacer que se enojen con nosotros. Hazle saber a tu hijo que a veces las personas pueden sentirse un poco decepcionadas cuando les decimos “no”, pero estarán bien. No es el trabajo de tu hijo sentirse incómodo para que otras personas no lo estén.

Te puede interesar:
¿Por qué un niño callado y obediente puede ser un niño infeliz?

Y la lección de consentimiento va en ambos sentidos. Algunos niños ansiosamente abrazan y besan a casi cualquier persona que les guste. Si tu hijo está entusiasmado con el afecto, recuérdale que pregunte primero: “¿Puedo abrazarte?” También, tómate un tiempo para señalar los signos físicos de los demás.

Si notas que alguien parece abrumado por la pantalla sociable de tu pequeño, alerta suavemente a tu hijo a lo que está sucediendo. “¿Ves cómo se está alejando tu primito? Démosle un poco de espacio, ¿de acuerdo? “Si tienen una mascota, enséñale a tu hijo a prestar atención a las señales de su animal. ¿Está su mascota ronroneando o moviendo la cola como señal de que está disfrutando de la atención física? ¿O están sus orejas retiradas? Eso en el caso ed los gatitos, pero deben observar cualquier mascota con la que él conviva.

El consentimiento nos permite expresar sentimientos positivos hacia los demás de manera que nos sentimos bien para nosotros y para ellos, que es el punto central de los abrazos, besos, acercamientos y, algún día, el sexo. Comenzar estas lecciones temprano ayudará a los niños a definir límites y expresarse en sus relaciones ahora y por el resto de sus vidas.

7 razones por las que nunca debes obligar a tus hijos a abrazar a nadie

Estas siete razones reveladoras pueden ayudarte a comprender la lógica de la creencia de que obligar a tus hijos a abrazar a alguien puede hacer más daño que bien.

  1. Le enseña a tu hijo que no tiene control sobre sus propios cuerpos.
  2. Implica que tú (o los adultos en general) tienen derecho a tocar a tu hijo cómo lo desean y cuándo lo desean.
  3. Les dice que los familiares no pueden ser abusadores.
  4. No tiene en cuenta la zona de confort de tu hijo.
  5. Se corre el riesgo de desmantelar su natural y saludable sentido de peligro extraño.
  6. Ignora las señales importantes y sutiles que tu hijo está tratando de decirle.
  7. Envía el mensaje de que abrazar (o el contacto físico en general) es la única forma de mostrar afecto o aprecio por otra persona.

Entendemos que algunos de esos puntos pueden ser extremos. Pero, muchos de ustedes estarían de acuerdo en que, cuando se trata de sus hijos, eso no es un riesgo que quieras tomar.

Qué hacer si un niño no quiere abrazarte

Leer esas reglas es en realidad una lección de afecto y el hecho de que mostrar afecto no siempre tiene que ser físico. Entonces, la próxima vez que tu hijo no quiera abrazar a alguien o es a ti a quien se le rechazó, prueba esto:

  • Ofrece un ‘dame esos cinco’ o un apretón de manos.
  • Muéstrales una foto o video de algo que les interesa.
  • Conversa con ellos y hazles preguntas.
  • Toca un instrumento, juego o deporte con ellos.

Existen numerosas formas de dar y recibir afecto sin la incomodidad potencial causada por las interacciones físicas. Esperamos que esto te ayude a fomentar relaciones más sanas entre niños y adultos si conoces a un niño que simplemente no se siente cómodo con esos abrazos o besos amigables con la familia.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse  
Notificar