¿Pensamos mejor solos o acompañados?

¿Es cierto el dicho de que dos cabezas piensan mejor que una? Al menos a la hora de resolver problemas y tomar decisiones parece que sí, según un reciente estudio realizado en la Universidad de Aarhus (Dinamarca) y el University College de Londres (Reino Unido). Aunque, según publicaban los investigadores en Science, esto solo se cumple si ambas personas son igual de competentes y capaces de llegar a un acuerdo tras debatir razonablemente sobre el problema.

Pensamos mejor solos o acompañados

En su estudio, el neurocientífico Chris Frith y sus colegas investigaron la capacidad de dos personas para combinar la información sensorial. Sus resultados indican que los humanos poseen un talento especial para combinar información de distintas fuentes sensoriales y tomar decisiones mucho más sólidas que las obtenidas de una única fuente.

Estudio aseguran que dos cabezas piensan mejor que una

En un experimento inicial los investigadores solicitaron a los participantes del estudio que detectaran por parejas una señal muy débil emitida a través de una pantalla de ordenador. Si los voluntarios no llegaban a un acuerdo sobre cuándo se había producido la señal, debatían hasta llegar a una decisión consensuada. Según el experimento, las decisiones conjuntas mostraban mayores niveles de acierto. El equipo también realizó otros dos experimentos que indicaron que los resultados más certeros dependen de la capacidad de diálogo del equipo, y que dar la razón a otra persona no basta.

Otro experimento reveló que cuando uno de los componentes de la pareja poseía información falsa o una habilidad menor, el proceso de toma de decisiones conjunto podía ser contraproducente. Y qué, por lo tanto, «las decisiones conjuntas no son adecuadas si uno de los miembros del equipo es incompetente y además inconsciente de su condición.»

Te puede interesar:
Cómo aprender a amar sin ficciones

En las circunstancias adecuadas, dos cabezas son mejores que una. Chris ha publicado este experimento que demuestra que las parejas de personas que trabajan juntas pueden tomar mejores decisiones que el mejor miembro de la pareja que trabaja solo.

El estudio reveló que esto se debía a que hablaban entre ellos sobre la confianza que tenían en lo que acababan de ver. Incluso el resultado de este experimento fue replicado. Pero ¿por qué debería ser esto?

Una razón es que nuestros sentidos no son confiables. A menudo, tenemos que tomar decisiones sobre la base de lo que acabamos de escuchar o ver. Pero estas sensaciones pueden ser confusas. ¿Cómo podemos estar seguros de lo que acabamos de escuchar o ver? Piensa en los operadores de radar que tienen que buscar señales débiles y decidir si se trata de un misil entrante o una bandada de pájaros. La decisión equivocada podría comenzar la tercera guerra mundial.

Bibliografía:
  1. Mercier, H., & Sperber, D. (2011). Why do humans reason? Arguments for an argumentative theory.Behavioral and Brain Sciences,34(2), 57–74.
  2. Petty, R. E., & Wegener, D. T. (1998). Attitude change: Multiple roles for persuasion variables. In D.Gilbert, S. Fiske, & G. Lindzey (Eds.),The handbook of social psychology(pp. 323–390). Boston:McGraw-Hill.
  3. Trouche, E., Sander, E., & Mercier, H. (2014). Arguments, more than confidence, explain the goodperformance of reasoning groups.Journal of Experimental Psychology: General,143(5), 1958–1971.
  4. Wason, P. C. (1966). Reasoning. In B. M. Foss (Ed.),New horizons in psychology: I(pp. 106–137).Harmandsworth, UK: Penguin.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse  
Notificar