Así actúan la literatura y la poesía sobre el cerebro

Silencio atronador, muerto viviente, dulce amargura, noche blanca o monstruo hermoso son ejemplos de oxímoron, una combinación de dos palabras de significado opuesto que al unirse originan un nuevo sentido. La literatura y la poesía están repletas de frases y composiciones de imágenes que hacen trabajar diferentes zonas de nuestro cerebro.

Cómo reacciona el cerebro a la literatura, una mujer leyendo en la biblioteca

Cómo actúa la literatura sobre nuestro cerebro

Un estudio español publicado en la revista NeuroImage[¹] revela que estas figuras literarias generan una intensa actividad en el área frontal izquierda del cerebro.

Según los autores del estudio, del Basque Center on Cognition, Brain and Language (BCBL) de San Sebastián, los políticos en sus discursos, los generales en sus arengas y los amantes en sus poemas han utilizado desde siempre ciertas figuras retóricas para convencer, infundir valor o seducir. Lo que hasta ahora no se había logrado era medir empíricamente la capacidad de una figura literaria para generar actividad cerebral en las personas.

“Nuestra investigación demuestra el éxito a nivel retórico de las figuras literarias, y la razón de su efectividad es que atraen la atención de quien las escucha” más que otras expresiones, explica Nicola Molinaro, autor principal del estudio.

Concretamente, “se activa la parte frontal del cerebro y se emplean más recursos de lo habitual en procesar a nivel cerebral esa expresión“. El investigador señala que el resultado de los experimentos se relaciona con la actividad que requiere procesar la abstracción de figuras retóricas como el oxímoron, que tratan de comunicar cosas que no existen.

Para los experimentos [²], Molinaro y sus colegas crearon varias listas de frases incorrectas, neutras, oxímoron y pleonasmos (vocablos innecesarios que añaden expresividad), empleando el mismo sustantivo como sujeto: la palabra ‘monstruo’.

Concretamente, los investigadores han utilizado ‘monstruo geográfico’ como expresión incorrecta, ‘monstruo solitario’ como expresión neutra, ‘monstruo hermoso’ como oxímoron, y ‘monstruo horrible’ como pleonasmo. Después, se les mostraron estas listas a personas de entre 18 y 25 años y se midió su actividad cerebral cuando las procesaban por medio del electroencefalograma.

Te puede interesar:
Pensar en la muerte es positivo para la vida

Los resultados muestran que cuanto menos natural es la expresión más recursos requiere para ser procesada en la parte frontal izquierda del cerebro. La frase neutra ‘monstruo solitario’ es la que menos recursos cerebrales necesita para procesarse. En cuanto a la expresión incorrecta ‘monstruo geográfico’, 400 milisegundos después de percibirla, el cerebro reacciona al detectar que hay un error.

Sin embargo, en el caso de los oxímoron, como ‘monstruo hermoso’, 500 milisegundos después de percibirse la expresión se midió una intensa actividad cerebral en la parte frontal izquierda del cerebro, un área íntimamente relacionada con el lenguaje que los seres humanos tienen muy desarrollada en comparación con otras especies.

Molinaro ya ha comenzado a repetir este experimento con la resonancia magnética[³], para obtener imágenes de la actividad cerebral cuando se procesan figuras retóricas. El siguiente objetivo es estudiar las conexiones entre dos áreas muy implicadas en el procesamiento del significado: el hipocampo y el área frontal izquierda.

Bibliografía:
  1. Semantic combinatorial processing of non-anomalous expressions. NicolaMolinaroaManuelCarreirasabcJon AndoniDuñabeitiaa. Received 3 June 2011, Revised 28 October 2011, Accepted 3 November 2011, Available online 10 November 2011. [Link]
  2. Molinaro, N., Carreiras, M., 2010. Electrophysiological evidence of interaction between contextual expectation and semantic integration during the processing of collocations. Bio. Psychol. 83, 176-190.
  3. Molinaro, N., Conrad, M., Barber, H.A., Carreiras, M., 2010. On the functional nature of the N400: Contrasting effects related to visual word recognition and contextual semantic integration. Cogn. Neurosci. 1, 1-7.
  4. Badre, D., Wagner, A.D., 2007. Left ventrolateral prefrontal cortex and the control of memory. Neuropsychologia 45, 2883-2901.
  5. Barber, H.A., Kutas, M., 2007. Interplay between computational models and cognitive electrophysiology in visual word recognition. Brain Res. Rev. 53, 98-123.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.