Cómo prevenir un episodio de alergia alimentaria severa

Tan sólo en los Estados Unidos, 32 millones de personas viven con una alergia alimentaria severa o potencialmente mortal. Además, dentro de este número ha habido un aumento del 377% en las reacciones anafilácticas a los alimentos. La única forma de prevenir este tipo de respuesta es aprender más sobre las alergias.

alergia alimentaria severa

Aprender sobre lo que le sucede a tu cuerpo cuando desarrollas una alergia alimentaria es una gran parte de la comprensión del problema y las reacciones que pueden ocurrir. El otro aspecto esencial del aprendizaje es cómo prevenir un episodio y cómo tratar la alergia.

Sin embargo, antes de explicar estas cosas, es crucial que conozcas los signos y síntomas de una alergia alimentaria. Y debes saber de qué manera tu médico formará un diagnóstico.

Signos y síntomas de una alergia alimentaria

Los síntomas y signos de una alergia a los alimentos son diferentes para todos. Las diferencias se basan en la gravedad de la alergia y la cantidad de alimentos que consumes. Algunos de los signos y síntomas incluyen:

  • Hormigueo en la boca o lengua
  • Picazón en o alrededor de la boca
  • Urticaria
  • Picazón y eczema
  • Hinchazón de labios, cara, lengua o garganta
  • Resollar
  • Congestión nasal
  • Respiración dificultosa
  • Dolor de estómago o abdomen
  • Diarrea
  • Náusea
  • Vómitos
  • Desmayo o sensación de mareo
  • Anafilaxia (que podría conducir a la muerte)

Qué es la anafilaxia y porque es potencialmente mortal

La anafilaxia es una reacción alérgica grave que puede causar la muerte. Esta reacción puede hacer que las vías respiratorias se contraigan y estrechen. Tu garganta puede inflamarse, lo que dificulta o imposibilita la respiración.

Además, puedes experimentar shock, una caída severa de la presión arterial o un pulso rápido durante una reacción de anafilaxia. Esta puede causar mareos, aturdimiento o incluso pérdida de la conciencia.

Hablar y entender esta reacción en profundidad es importante ya que es una reacción muy severa. Cualquier persona con una alergia alimentaria podría experimentar anafilaxia, y conocer su gravedad puede ayudar con la prevención y la comprensión.

Cómo se diagnostica una alergia alimentaria

Ser diagnosticado con una alergia puede ser difícil, especialmente para los niños. Dado que los niños experimentan tantos cambios corporales, es posible que los médicos quieran verificar otros problemas primero. Algunos médicos incluso pueden atribuir las reacciones al eczema o el reflujo ácido hasta que se realicen pruebas.

Sin embargo, este no es siempre el caso y es posible que tu diagnóstico sea relativamente fácil. Cuando empieces a sospechar que puedes haber desarrollado una alergia alimentaria, debes tomar notas. Las notas deben incluir cuál fue tu reacción, qué alimentos habías estado comiendo y cuánto tiempo tardó en calmarse la respuesta.

Toma notas como esa cada vez que reacciones. Es posible que puedas identificar el alimento exacto bastante rápido o, al menos, podrás reducir tus sospechas a por lo menos un par de alimentos. Cuando veas a tu médico, repasa las notas con ellos.

A partir de ahí, es probable que tu médico ordene una prueba de alergia realizada por un alergólogo para asegurarse de que ese alimento es el culpable. Hay un par de diferentes tipos de pruebas de alergia, pero la más común es la prueba de la piel, que consiste en pinchar la piel de la espalda o el antebrazo con varios alérgenos.

Esta prueba mostrará qué tan grave es la alergia, además de confirmar que existe una alergia en sí.

Con el método del pinchazo y punción, aparecerá un bulto elevado en el área donde se introdujo una sustancia específica en la piel si hay alergia a ese alimento.

Otras pruebas de alergia incluyen:

  1. Un examen físico para descartar otros problemas médicos
  2. Un análisis de sangre, que mide la respuesta de tu sistema inmunológico a una sustancia en función de los niveles de IgE
  3. Dieta de eliminación, que es cuando eliminas un alimento sospechoso durante una o dos semanas completas y luego agregarás el mismo nuevamente a tu dieta para ver si ocurre una reacción
  4. Desafío de comida oral, que se realiza en el consultorio de un médico. Comerás la comida sospechosa en cantidades pequeñas que irán aumentando para ver si ocurre una reacción y cuándo.

Cosas que pueden ayudar a acelerar el diagnóstico

  • Rastrea tus síntomas
  • Lleva un registro de los alimentos que parecen causar la reacción
  • Presta atención a la cantidad de comida que consumiste
  • Informa a tu médico tus antecedentes familiares de alergias

Qué le sucede a tu cuerpo

Cuando desarrollas una alergia, tu cuerpo de repente comienza a detectar una sustancia (en este caso, la comida) como dañina. Tu cuerpo comenzará a producir inmunoglobulina E (IgE), que son anticuerpos. Estos anticuerpos se unen a las células y provocan una liberación de histamina.

La histamina causa inflamación en casos más leves y una caída en la presión sanguínea o shock anafiláctico en casos severos. Esto se debe a que se supone que los anticuerpos de inmunoglobulina E combaten las infecciones. En el caso de una alergia, sin embargo, la IgE se libera por error.

Cómo se desarrolla una alergia alimentaria más adelante en la vida

Algunas personas nacen con alergias alimentarias, y otras las desarrollan más adelante en la vida. Este concepto es confuso para la mayoría de las personas porque parece imposible desarrollar una alergia más adelante en la vida a algo con lo que nunca antes tuviste un problema.

Desafortunadamente, sucede, y no es algo inusual.

Desarrollar una alergia más adelante en la vida es común. Desafortunadamente, los médicos e investigadores no saben muy bien por qué sucede esto, pero hay algunas teorías.

A veces se cree que la alergia se desarrolla después de haber estado expuesto a algo que no había estado presente antes en tu organismo. Sin embargo, ese no es siempre el caso, ya que una alergia puede producirse con un alimento que has consumido regularmente.

Planes de tratamiento de alergias alimentarias severas

No hay cura para las alergias, aunque pueden desaparecer en cualquier momento. Sin embargo, hay opciones de tratamiento para ayudarte en el camino.

Prevención

Los planes de tratamiento varían, pero todos comienzan en un solo lugar: prevención. La regla número uno es evitar el alergeno con la mayor frecuencia posible y tener ideas puestas en marcha para evitar una reacción.

Esto significa que debes leer todas las etiquetas de los alimentos siempre antes de comerlos. Si no hay una etiqueta de ingredientes, entonces tendrás que evitarlo. Desafortunadamente, esto significa que probar tu suerte no es una opción para ti, por lo que es posible que debas planificar y empacar tus alimentos con anticipación.

Otra forma de prevenir una reacción es decirles a las personas con las que te ves regularmente acerca de tu alergia. Pueden elegir dejar ese alérgeno en casa la próxima vez que sepan que estarás con ellos. Esto también significa que te podrán avisar si ven ese alérgeno cerca de los alimentos que consumes.

Otras opciones de tratamiento

  • Crea un plan de acción y asegúrate de que quienes te rodean estén al tanto de él.
  • Pídele a tu médico que te recete un autoinyector de epinefrina como un EpiPen.
  • Aprende cómo usar tu autoinyector de epinefrina y asegúrate de que las personas con las que vives también tengan uno.
  • Usa un brazalete de alerta médica en caso de que tengas una reacción y no puedas comunicarte.
  • Toma Benedryl para reacciones menos severas.

Si tienes que usar un autoinyector de epinefrina por alergia

Cuando se te recete, un médico te mostrará cómo usar el autoinyector, pero si no lo has hecho antes, es probable que lo olvides o te sientas incómodo. Sin embargo, no es nada complicado.

El autoinyector tiene una aguja oculta que se sale e inyecta una dosis de epinefrina en tu cuerpo cuando presionas el inyector en tu muslo.

También es importante que recuerdes decirles a las personas que ves a menudo cómo usar el autoinyector en caso de que quedes inconsciente o no puedas administrarlo tú mismo por cualquier motivo.

Debes llevarlo contigo en todo momento, y tener un autoinyector adicional en los lugares que visitas con frecuencia podría salvarle la vida. También es esencial verificar las fechas de tu autoinyector para asegurarte de que el medicamento no haya pasado su fecha de vencimiento.

Si tuviste que usar tu EpiPen o un medicamento equivalente, deberás visitar una sala de emergencias después de hacerlo. Es posible que se requiera otra dosis, pero, incluso si no es necesario, aún debes ser revisado por un profesional.

Bibliografía

Zukiewicz-Sobczak, W. A., Wróblewska, P., Adamczuk, P., & Kopczyński, P. (2013). Causes, symptoms and prevention of food allergy. Postepy dermatologii i alergologii30(2), 113–116. https://doi.org/10.5114/pdia.2013.34162

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.