Qué es el protocolo autoinmune y cómo pone en remisión tu enfermedad

Actualmente los tratamientos que se emplean para tratar las enfermedades autoinmunes resultan peor que el poco alivio que pueden ofrecer. Son medicamentos que se tornan cada vez más agresivos mientras se usan, y no funcionan para aliviar desde raíz el problema y en vez, sólo para parchar los síntomas. Conoce lo que hoy se le denomina Protocolo Autoinmune, y que cada vez más personas recurren a él por su alta eficacia sin necesidad de recurrir a ningún medicamento agresivo de la medicina convencional.

dieta protocolo autoinmune

La enfermedad autoinmune es una epidemia en nuestra sociedad que afecta actualmente a un gran porcentaje de la población y cada vez sube más la cifra.

Pero, aunque la predisposición genética representa aproximadamente un tercio del riesgo de desarrollar una enfermedad autoinmune, los otros dos tercios provienen del entorno, la dieta y el estilo de vida.

De hecho, los expertos están reconociendo cada vez más que ciertos factores de la dieta son factores clave que contribuyen a la enfermedad autoinmune, colocando estas condiciones autoinmunes en la misma clase de enfermedades relacionadas con la dieta y el estilo de vida que la diabetes tipo 2, la enfermedad cardiovascular y la obesidad.

La enfermedad autoinmune ligada a nuestra dieta y estilo de vida

Esto significa que la enfermedad autoinmune está directamente relacionada con nuestras elecciones de alimentos y con la forma en que decidimos vivir la vida.

También significa que podemos controlar y revertir las enfermedades autoinmunes simplemente cambiando la forma de comer y tomando decisiones más informadas sobre el sueño, la actividad y el estrés ¡y esas son algunas buenas noticias!

Hay más de cien enfermedades autoinmunes confirmadas y muchas más enfermedades que se sospecha que tienen orígenes autoinmunes.

La causa raíz de todas las enfermedades autoinmunes es la misma: nuestro sistema inmunológico, que se supone que nos protege de los microorganismos invasores, se vuelve contra nosotros y ataca a nuestras proteínas, células y tejidos.

Las proteínas, las células y los tejidos atacados determinan la enfermedad autoinmune y sus síntomas.

En la tiroiditis de Hashimoto, la glándula tiroides es atacada. Para la artritis reumatoide, los tejidos de las articulaciones son atacados. En la psoriasis, las proteínas dentro de las capas de células que conforman la piel son atacadas.

La autoinmunidad ataca nuestros propios tejidos

¿Cómo se confunde tanto el sistema inmunológico que comienza a atacar nuestros propios cuerpos? Resulta que la autoinmunidad, la capacidad del sistema inmunitario para atacar tejidos nativos, es un accidente relativamente común.

De hecho, aproximadamente el 30% de las personas tendrán niveles medibles de autoanticuerpos (anticuerpos que se unen a alguna proteína en nuestro cuerpo en lugar de, o además de, una proteína extraña, llamada antígeno) en su sangre en un momento dado.

De hecho, este accidente es tan común, que nuestro sistema inmunológico tiene varios fallos para identificar la autoinmunidad y suprimirla.

Lo que ocurre en las enfermedades autoinmunes no es solo el accidente de la autoinmunidad, sino también el fallo del sistema inmunitario, la estimulación del sistema inmunitario para atacar y la acumulación de suficiente daño en las células o tejidos del cuerpo para manifestarse como síntomas de una enfermedad.

Esta confluencia de eventos que culmina en una enfermedad autoinmune es el resultado de las interacciones entre tus genes y tu entorno, una tormenta perfecta de factores que hacen que el sistema inmunológico no pueda distinguir entre tú y un verdadero invasor extraño a tu cuerpo.

Qué es el Protocolo Autoinmune

El Protocolo Autoinmune de Paleo, generalmente abreviado como AIP, es una estrategia poderosa que utiliza la dieta y el estilo de vida para regular el sistema inmunológico, poniendo fin a estos ataques y brindándole al cuerpo la oportunidad de curarse.

Es un enfoque complementario para el tratamiento de enfermedades crónicas centrado en proporcionar al cuerpo los recursos nutricionales necesarios para la regulación inmune, la salud intestinal, la regulación hormonal y la curación de tejidos, al tiempo que elimina los estímulos inflamatorios de la dieta y el estilo de vida.

En la dieta autoinmune la nutrición es equilibrada

La dieta del protocolo autoinmune proporciona una nutrición equilibrada y completa a la vez que evita los alimentos procesados y refinados y las calorías vacías.

El estilo de vida AIP fomenta el sueño, el manejo del estrés y la actividad, ya que estos son importantes moduladores inmunitarios.

Se puede considerar que los alimentos tienen dos tipos de componentes: los que promueven la salud, como los nutrientes; y los que socavan la salud, como los compuestos inflamatorios.

Si bien hay constituyentes que no promueven ni menoscaban la salud, no se utilizan para evaluar el mérito de un alimento individual.

Algunos alimentos son ganancias obvias para una dieta que promueve la salud porque tienen toneladas de constituyentes beneficiosos y muy pocos o ningún constituyente que socavan la salud.

Los buenos ejemplos de estos súper alimentos son proteína animal de alta calidad y de libre pastoreo, mariscos también de buena calidad y la mayoría de los vegetales.

Otros alimentos tienen una carencia relativa de componentes que promueven la salud y están llenos de compuestos problemáticos. Un buen ejemplo son los granos que contienen gluten, azúcar y la mayoría de los productos de soja.

Pero muchos alimentos caen en el mundo amorfo de gris entre estos dos extremos. Las solanáceas, por ejemplo. Los tomates, tienen algunos nutrientes excitantes, pero también contienen varios compuestos que son tan efectivos para estimular el sistema inmunológico que se han investigado para su uso en vacunas como adyuvantes.

Alimentos ricos en nutrientes son la base del Protocolo Autoinmune

La mayor diferencia entre el Protocolo Autoinmune y otras dietas por el estilo es donde trazamos la línea entre los alimentos permitidos y los alimentos no permitidos para obtener más compuestos que promuevan la salud y menos efectos perjudiciales.

Como tal, el Protocolo Autoinmune Paleo pone mayor énfasis en los alimentos más ricos en nutrientes en nuestro suministro de alimentos, incluyendo carnes de órganos, mariscos y vegetales.

Y el Protocolo Autoinmune elimina los alimentos respaldados por otras dietas saludables que tienen compuestos que pueden estimular el sistema inmunológico o dañar el medio ambiente intestinal, incluidos las solanáceas, como habíamos mencionado (como los tomates y los pimientos), los huevos, las nueces, las semillas y el alcohol.

El objetivo del Protocolo Autoinmune es inundar el cuerpo con nutrientes y, al mismo tiempo, evitar cualquier alimento que pueda contribuir a la enfermedad o al menos interferir con nuestros esfuerzos para curarnos.

La dieta o protocolo autoinmune es una estrategia de eliminación

La AIP es una estrategia de dieta de eliminación, que elimina los alimentos que tienen más probabilidades de retener nuestra salud.

Después de un período de tiempo, muchos de los alimentos excluidos, especialmente aquellos que tienen mérito nutricional, a pesar de que también contienen algunos compuestos potencialmente perjudiciales (pero no demasiado), pueden reintroducirse.

El AIP no es una sentencia de vida, sino más bien una caja de herramientas llena de estrategias para comprender cómo reacciona tu cuerpo a los alimentos, al estilo de vida y tu entorno, y a las metodologías para la curación, dados los desafíos de salud individuales.

Un marco holístico y funcional es el Protocolo Autoinmune

El Protocolo Autoinmune también es un enfoque holístico de la salud, que incluye no solo un marco dietético sino también un enfoque en los factores del estilo de vida que se sabe que son importantes moduladores de la función inmunológica, la salud intestinal y la salud hormonal.

Esto incluye un fuerte enfoque en dormir lo suficiente, controlar el estrés y llevar un estilo de vida activo, al mismo tiempo que se evita el entrenamiento excesivo.

Cada uno de estos tres factores de estilo de vida es esencial para la salud intestinal, ya que influyen directamente en el microbioma intestinal: dormir lo suficiente, controlar los niveles de estrés y mantenerse activo son esenciales para una comunidad microbiana intestinal sana y diversa, además de respaldar el crecimiento de cepas probióticas clave.

El estrés crónico y el sobreentrenamiento también aumentan la permeabilidad intestinal. El sueño, el estrés y la actividad son moduladores hormonales esenciales; por ejemplo, la sensibilidad a la insulina está más influenciada por estos factores del estilo de vida que por la dieta.

Y, lo más importante, la función inmunológica está directamente relacionada con el estilo de vida. La inflamación se desencadena al tener un inadecuado sueño, sentirse estresado, ser sedentario y sobreentrenarse.

Además, los aspectos reguladores del sistema inmunológico son más activos mientras dormimos, y la calidad del sueño está relacionada con el estrés.

Además, hay evidencia emergente de un fuerte sentido de conexión y comunidad al pasar tiempo en entornos naturales, eso también contribuye a un sistema inmunológico más saludable.

Estudios que comprueban la eficacia del Protocolo Autoinmune

Basándose en los conocimientos obtenidos de más de 1.200 estudios científicos, la dieta del Protocolo Autoinmune ahora está respaldada por pruebas de ensayos clínicos.

En un estudio de 2017, quince pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal activa fueron asignados al Protocolo Autoinmune mediante una transición gradual durante 6 semanas, seguida de una fase de mantenimiento de 5 semanas.

Los pacientes fueron monitoreados de cerca y se les dio acceso a entrenamiento de salud. También recibieron literatura importante acorde, como recurso para el protocolo. La remisión clínica se logró en la semana 6 en once de los quince participantes al completar la transición del AIP, el 73%.

Y se mantuvieron en remisión durante la fase de mantenimiento de 5 semanas del estudio. Todos los pacientes, incluidos aquellos que no lograron la remisión clínica, experimentaron una mejora cuantificable en la actividad de la enfermedad en todo el curso del estudio.

Estudio del protocolo con pacientes con tiroiditis de Hashimoto

En un estudio de 2019 de diseño similar, diecisiete mujeres con tiroiditis de Hashimoto se colocaron en el Protocolo Autoinmune mediante la transición gradual durante 6 semanas, seguida de una fase de mantenimiento de 4 semanas.

Los pacientes experimentaron una mejoría estadísticamente significativa en los puntajes de calidad de vida relacionados con la salud según lo medido por la Encuesta de salud de formato breve de 36 ítems y el Cuestionario de síntomas médicos del Centro Clínico de Cleveland para Medicina Funcional (MSQ).

De hecho, la carga de síntomas clínicos, medida por el MSQ, disminuyó de un promedio de 92 al comienzo del estudio a 29 después de las 10 semanas.

Esto fue acompañado por reducciones estadísticamente significativas en la proteína C reactiva (una medida de la inflamación sistémica) y en los recuentos de glóbulos blancos.

Protocolo Wahls para Múltiple Esclerosis

Los estudios de investigación clínica realizados utilizando el Protocolo de Wahls en la esclerosis múltiple proporcionan una validación adicional para el Protocolo Autoinmune.

Si bien hay un puñado de alimentos incluidos en el Protocolo de Wahls (sobre todo solanáceas) que están excluidos en el Protocolo Autoinmune, los dos protocolos son notablemente similares a pesar de las diferentes filosofías que intervinieron en su formulación.

Te puede interesar:
Si tienes urticaria puede estar relacionado a estas enfermedades autoinmunes

El marco del Protocolo Wahls se desarrolló con la salud mitocondrial como su objetivo principal, mientras que el marco del Protocolo Autoinmune se desarrolló con la regulación inmune y la salud intestinal y sus objetivos principales.

Sucede que los nutrientes necesarios para la salud mitocondrial son casi idénticos a los requeridos para la salud inmunológica y intestinal, por lo tanto, el alto grado de superposición entre ambos enfoques.

Un número creciente de clínicos, especialmente especialistas en medicina funcional e integradora, están recomendando el AIP a sus pacientes, lo que se suma al gran cuerpo de evidencia anecdótica que respalda la eficacia del Protocolo Autoinmune.

Lo más emocionante es la investigación clínica en curso para cuantificar la mejoría en enfermedades autoinmunes específicas con una intervención a corto plazo con el AIP, incluida la investigación en la tiroiditis de Hashimoto.

A medida que se publican los resultados de más y más ensayos clínicos, se está prestando cada vez más atención a la dieta y el estilo de vida, no como un enfoque complementario para el manejo de enfermedades autoinmunes, sino como un tratamiento de primera línea.

Cómo funciona el protocolo autoinmune

El protocolo autoinmune de Paleo funciona al abordar cuatro áreas clave que se sabe que contribuyen de manera importante a las enfermedades crónicas y autoinmunes.

A partir de los conocimientos obtenidos de más de 1,200 estudios científicos, estas recomendaciones de dieta y estilo de vida se enfocan específicamente en:

Densidad de nutrientes

El sistema inmunológico (y, de hecho, todos los sistemas del cuerpo) requiere una variedad de vitaminas, minerales, antioxidantes, ácidos grasos esenciales y aminoácidos para funcionar normalmente.

Las deficiencias y desequilibrios de micronutrientes son actores clave en el desarrollo y la progresión de la enfermedad autoinmune.

Enfocarse en consumir los alimentos más densos en nutrientes disponibles permite un excedente sinérgico de micronutrientes para corregir tanto las deficiencias como los desequilibrios, apoyando así la regulación del sistema inmunológico, los sistemas hormonales, los sistemas de desintoxicación y la producción de neurotransmisores.

Una dieta rica en nutrientes proporciona además los componentes básicos que el cuerpo necesita para curar los tejidos dañados.

Salud del intestino

La disbiosis intestinal y el intestino permeable son facilitadores clave en el desarrollo de enfermedades autoinmunes. Los alimentos recomendados en el Protocolo Autoinmune apoyan el crecimiento de niveles saludables y una variedad saludable de microorganismos intestinales.

Se evitan los alimentos que irritan o dañan el revestimiento del intestino, mientras que los alimentos que ayudan a restaurar la función de barrera intestinal y promueven la curación.

Los factores del estilo de vida que influyen fuertemente en la salud de la barrera intestinal, así como la composición microbiana intestinal, también se tratan en el Protocolo Autoinmune.

Debido a la relación entre la salud intestinal y la función inmunológica, la restauración de una barrera intestinal saludable y un microbioma son precursores necesarios para la curación.

Regulación de las hormonas

La insulina es importante para la regulación hormonal y la salud reproductiva. Regulación hormonal. Lo que comemos, cuándo comemos y cuánto comemos afecta a una variedad de hormonas que interactúan con el sistema inmunológico.

Cuando los factores dietéticos (como comer demasiada azúcar o pastar en lugar de comer comidas más grandes separadas más lejos) desregulan estas hormonas, el sistema inmunológico se ve directamente afectado (típicamente estimulado).

La dieta del Protocolo Autoinmune de Paleo está diseñada para promover la regulación de estas hormonas, regulando así el sistema inmunológico.

Estas y otras hormonas esenciales que afectan el sistema inmunológico también se ven profundamente afectadas por la cantidad de horas que dormimos, la cantidad de tiempo que pasamos afuera, la cantidad y el tipo de actividad que realizamos, y la forma en que reducimos y gestionamos el estrés.

Regulación del sistema inmune

La regulación inmunológica se logra al restaurar una diversidad saludable y cantidades saludables de microorganismos intestinales, restableciendo la función de barrera del intestino, proporcionando cantidades suficientes de los micronutrientes necesarios para que el sistema inmunitario funcione normalmente y regulando las hormonas clave que a su vez regulan el sistema inmunitario.

La dieta y el estilo de vida del Protocolo Autoinmune proporcionan tanto los recursos como la oportunidad para la regulación inmunológica. La regulación inmune combinada con la cicatrización del tejido explica las reducciones en los síntomas.

La inflamación es un factor clave en las enfermedades crónicas

La inflamación es un factor en todas las enfermedades crónicas, y esta es un área donde los alimentos que comemos pueden hacer una gran diferencia.

En algunos casos, un sistema inmunológico que no se está regulando adecuadamente causa directamente la enfermedad; en otros, la inflamación es simplemente un elemento de la enfermedad o un factor que contribuye a cómo se produjo la enfermedad, pero siempre es un jugador y un problema.

Lo que esto significa es que reducir la inflamación y brindar al sistema inmunitario los recursos que necesita, así como la oportunidad de regularse, puede ayudar en cada enfermedad crónica.

Esto es importante porque la inflamación está fuertemente influenciada por lo que comemos, lo bien que dormimos, lo estresados que estamos y lo activos que somos. Y es por esto por lo que las enfermedades crónicas pueden responder tan positivamente a los cambios en la dieta y el estilo de vida.

Aunque la comida puede ayudar en la inflamación, no es la cura completamente

La comida tiene un potencial terapéutico para cada enfermedad crónica, pero eso no es lo mismo que llamar a la comida una cura.

Dependiendo de la enfermedad con la que estés luchando, cuánto tiempo la hayas tenido, qué tan agresiva es la enfermedad y qué factores de confusión estás enfrentando, los cambios en la dieta pueden llegar hasta una reversión completa de tu enfermedad, o pueden retrasar el progreso de tu enfermedad o simplemente mejorar tu calidad de vida.

Estos son todos los éxitos que vale la pena celebrar. La buena comida puede no ser la cura milagrosa que esperas, pero de todos modos es bastante poderosa.

A medida que adoptas el Protocolo autoinmune de Paleo, tus elecciones de alimentos se enfocan en consumir los nutrientes para apoyar esta curación: alimentos que proporcionan todo lo que tu cuerpo necesita para dejar de atacarse a sí mismo, reparar tejidos dañados y volver a estar saludable: proteínas, carbohidratos y grasas para mantener un metabolismo normal, generar tejido nuevo y producir hormonas, proteínas importantes y moléculas de señalización.

Y toda la gama de vitaminas solubles en grasa, vitaminas solubles en agua, minerales y antioxidantes para eliminar la inflamación, regular el sistema inmunológico y apoyar el funcionamiento normal de todos los sistemas del cuerpo.

Qué se puede comer en la dieta AIP

  • Todas las proteínas animales (excluyendo los huevos)
  • Todas las hortalizas (excluidas las solanáceas)
  • Frutas en moderación (las que contienen menos azúcar de preferencia al empezar el protocolo)
  • Grasas saludables (aguacate, aceite de oliva, aceite de coco, grasas orgánicas animales, etc.)
  • Caldo de huesos, carnes de órganos
  • Harinas para hornear sin granos (yuca, chufa, tapioca, coco, etc.)

Qué alimentos se deben evitar en el Protocolo Autoinmune

  • Todos los granos (trigo, avena, arroz, maíz, etc.)
  • Todos los lácteos (todos los lácteos de todos los tipos)
  • Todas las legumbres (todos los frijoles, como lentejas, frijoles negros, garbanzos y verduras como arvejas, cacahuates)
  • Vegetales de la familia de las solanáceas y especias (tomates, berenjenas, pimientos dulces y picantes, pimienta de cayena, pimiento rojo, tomatillos, bayas de goji, etc. y especias derivadas de pimientos, incluida la paprika, papa blanca – la papa dulce sí se puede comer-)
  • Todas las nueces y semillas.
  • Especias a base de semillas (mostaza, comino, sésamo, etc.)
  • Huevos
  • Soja
  • Espesantes, gomas y aditivos alimentarios.
  • Aceites de semillas de baja calidad (aceite de girasol, aceite de canola, aceite de soja, etc.

Además, elimina lo siguiente de tu dieta:

  • Alimentos potenciales reactivos cruzados del gluten
  • Alcohol
  • AINE (como la aspirina o el ibuprofeno)
  • Edulcorantes no nutritivos (todos ellos, incluso estevia y fruta del monje)
  • Emulsionantes, espesantes y otros aditivos alimentarios.

Modera tu consumo de lo siguiente:

  • Fructosa (de frutas y verduras – 20 g es probablemente la mejor opción)
  • Sal (utilizando solo sal sin refinar, como sal rosa del Himalaya o sal gris celta )
  • Frutas y verduras de alta carga glucémica (como frutas secas, plátano y raíz de taro); ten en cuenta que el AIP no es bajo en carbohidratos.
  • Alimentos ricos en ácidos grasos poliinsaturados omega-6 (como aves de corral y cortes grasos de carne producida industrialmente)
  • Té negro y verde (hasta 3-4 tazas por día está bien para la mayoría de las personas)
  • Coco
  • Azúcares naturales (la miel y la melaza son la mejor opción que sean orgánicas y sin aditivos)
  • Grasa saturada (con el objetivo de 10-15% del total de calorías)

Tienes que seguir por siempre el Protocolo Autoinmune

El objetivo del protocolo autoinmune es permitirle al cuerpo tiempo para sanar y luego reintroducir alimentos uno por uno.

Muchos siguen la dieta AIP durante 30 días a unos pocos meses antes de comenzar a reintroducir los alimentos, pero eso depende de los logros en la mejoría de su enfermedad que hayan conseguido.

Cómo funcionan las reintroducciones en el AIP

Cuando intentas medir tu reacción a los alimentos, agregarlos de nuevo todos a la vez es lo opuesto a lo que quieres hacer. Mejor ir despacio y conscientemente para evitar sobrecargar tu cuerpo y darse el tiempo de ver si existe una reacción con alguno de ellos.

Aquí está el proceso paso a paso para reintroducir alimentos:

  1. Sigue el protocolo durante un mínimo de 30 días, hasta que llegues a un punto en el que hayas notado una cantidad significativa de curación.
  2. Come los alimentos en forma aislada (no comas varios alimentos nuevos a la vez) y espera 3 días para evaluar la reacción.
  3. Sigue tus reacciones con un diario de alimentos. Estás buscando cosas como dolores de cabeza, cambios de humor, cambios en la piel, fatiga, hinchazón, etc.
  4. Agrega alimentos que funcionen a tu rotación y haz una tabla de los alimentos que no funcionan.
  5. Repite el proceso.

Cómo saber que te estás curando y estás listo para reintroducciones

Esta respuesta varía para todos. Estas son las dos formas en que podrías evaluar si te estás curando o no:

  • Un cambio en tus laboratorios / análisis de sangre.
  • Una reducción notable en tus síntomas.

Los detalles de esto son diferentes para cada persona y deben abordarse de forma individual. Habla con su propio médico o profesional acerca de cómo puede ser la curación para ti personalmente.

Otros factores importantes para considerar además de la dieta

Cuando se trata de vivir bien con la autoinmunidad, ¿qué otra cosa se debería considerar aparte de la dieta? La curación es mucho más que una simple dieta. Aquí hay algunos otros factores a considerar.

  • Reducción de estrés
  • Dormir bien
  • Productos para el cuidado del hogar y el cuerpo que sean naturales
  • Ejercitar
  • Tener un soporte comunitario
  • Infecciones subyacentes
  • Trabajando con un médico que te vaya orientando

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.