Consejos Salud

10 signos de niveles muy altos de azúcar en la sangre y cómo reconocerlos

Cuando algo no está bien para el cuerpo, éste envía algunas señales tras las cuales podemos reconocer si hay algún problema. Los malestares y consecuencias son el proceso del cuerpo destinado a decirnos a todos que hay un problema. Reconocer los signos reales te ayudará a descubrir qué está sucediendo realmente.

los signos de la presencia de azúcar elevada en sangre

La sangre generalmente tiene azúcares como carbohidratos y glucosa, y esta glucosa ofrece vitalidad hacia los órganos y las células del cuerpo. Para mantener la cantidad de azúcar en un rango regular, el cuerpo necesita insulina. La insulina es la hormona del cuerpo que administra el azúcar a los tejidos del cuerpo. En una persona con diabetes tipo 1, los tejidos en el páncreas que producen la insulina se ven afectados. A las personas que tienen una enfermedad diabética tipo 2, sus cuerpos generan insulina, pero no pueden utilizarla de manera normal.

Signos de niveles muy altos de azúcar en sangre

Una vez que los niveles de azúcar en la sangre aumentan, comienzan a causar problemas. Los vasos sanguíneos terminan dañados y pueden desencadenar muchos problemas. Puede desencadenar enfermedad renal, accidente cerebrovascular o incluso pérdida de la visión, entre muchas otras lesiones o padecimientos crónicos.

El diagnóstico rápido de los niveles altos de azúcar en sangre te ayudará a prevenir estas consecuencias y muchos otros padecimientos que incluso pueden llegar a ser mortales, si no se lleva un control riguroso de la glucosa.

1. Hormigueo y ardor

Las altas cantidades de glucosa pueden provocar escalofríos en los pies, la cadera y las piernas y los dedos, se puede sentir una sensación de hormigueo y de no poder tener las piernas quietas, se parece al síndrome de las piernas inquietas. Este síntoma es creado por los nervios dañados por la diabetes (neuropatía), una de las consecuencia de la enfermedad diabética.

También puedes leer:  Por qué demasiada azúcar no favorece al corazón

2. Hambre constante

Sin niveles adecuados de glucosa en la sangre para ayudar a la vitalidad del cuerpo, se puede sentir la necesidad de comer y nunca sentirse lleno. Esto lleva a que los niveles de azúcar en sangre continúen aumentando, empeorando la situación.

3. Micción muy frecuente

mujer con ganas de orinar (ilustración)

La persona promedio generalmente tiene que orinar entre cuatro y siete veces en 24 horas, pero las personas con diabetes pueden orinar mucho más.

¿Por qué sucede esto? Normalmente, el cuerpo reabsorbe glucosa a medida que pasa por los riñones. Pero cuando aumenta el nivel de azúcar en la sangre, es posible que los riñones no puedan regresarlo todo, esto hace que el cuerpo produzca más orina, y eso requiere de líquidos.

Tendrás que ir más seguido a orinar. Porque estás orinando mucho, puedes tener mucha sed. Cuando bebes más, también orinas más, y aunque parezcas bien hidratado, tu boca estará seca y es posible que la piel te pique.

4. Mucha sed

Los niveles altos de azúcar en sangre y orín son los responsables de la sensación de sed prolongada, que incluso no se ve saciada aunque se beban varios vasos de agua seguidos Si ese es tu caso, es una señal inequívoca de que necesitas consultar con un especialista lo antes posible.

5. Pérdida o ganancia de peso sin motivo

Una vez que las células del cuerpo no obtienen el azúcar necesario, el cuerpo quema la grasa y la vitalidad del músculo. Puede conducir a una reducción de peso inusual o inesperada, así como a una ganancia del mismo. Si bien la pérdida de peso puede deberse a diversas causas, es recomendable medir los niveles de azúcar en la sangre lo antes posible.

También puedes leer:  La verdad detrás del Azúcar: el dulce ladrón de la vida. (Parte 4)

6. Agotamiento y letargo

Tu cuerpo convierte los alimentos que consumes en glucosa, que las células utilizan para obtener energía. Pero las células necesitan insulina para llevar la glucosa, y cuando el cuerpo no produce suficiente insulina o si sus células se resisten a la insulina que produce el cuerpo, la glucosa no puede entrar en ellas y no tienes energía. Esto puede hacerte sentir más hambriento y cansado de lo normal.

7. Dificultad para concentrarse

persona con problemas para concentrarse por tener elevados niveles de azúcar en la sangre

Una vez que el cuerpo está desequilibrado, la mente también resiente estos síntomas. Los niveles altos de azúcar pueden causar problemas de falta de memoria y problemas para enfocarse en una tarea específica, generando estrés y frustración en quien lo padece.

8- Dificultad para sanar heridas

Las altas cantidades de glucosa dañan las fibras nerviosas. Si las lesiones como las cortaduras o golpes tardan en sanar, debes controlar el nivel de azúcar en la sangre.

9. Vista borrosa e inestabilidad

La vista obstruida y la inestabilidad no deben ignorarse de ninguna manera, especialmente si ocurrieron de repente. Los niveles más altos de azúcar pueden ser una razón detrás de ellos, pero si bien puede suceder de un momento para otro, para que los ojos se vean afectados, se ha tenido que padecer durante largo periodo alteraciones de glucosa en sangre.

10. Náuseas y vómitos

Cuando el cuerpo recurre a la quema de grasa, produce “cetonas”. Estas pueden acumularse en la sangre a niveles peligrosos, una afección posiblemente mortal es la denominada cetoacidosis diabética. Las cetonas pueden hacer que te sientas muy mal del estómago.