Psicología

Signos de que te sientes a gusto contigo mismo

Lamentablemente, no todas las personas se aceptan y se sienten bien consigo mismos en todo momento. La sensación de bienestar o plenitud contigo mismo, aunque procede de la individualidad de cada quien y nace en el interior, se llega a exteriorizar y todos lo notan.

Una persona que está a gusto consigo misma

El primer signo de que te sientes a gusto contigo mismo es la felicidad que irradias a kilómetros de distancia. Algunas cosas en la vida no se pueden ocultar o disimular, entre ellos, ciertos comportamientos en vista de que abarcan el empleo del lenguaje verbal y gestual.

No necesitas estar continuamente rodeado de personas

     No se trata acá de afirmar que renunciarás al contacto humano o que será prescindible para ti. Los seres humanos, sin lugar a dudas, requerimos de nuestros semejantes en nuestros primeros años de vida para sobrevivir y luego, por diversos motivos. La diferencia radica en que este tipo de personas no acudirá al resto por la necesidad de llenar espacios vacíos, suplir carencias afectivas o por miedo a la soledad.

     La persona segura de sí misma forjará relaciones humanas con vínculos sanos en pro del esparcimiento o por la consecución de metas específicas en medio de un espacio de tipo laboral, por ejemplo.

     Ellos, bajo ningún aspecto, se quedarán en una relación basada en la toxicidad por temor a la soledad o a las opiniones ajenas. Tampoco se dejarán llevar por prejuicios o convencionalismos sociales que les impidan diseñar sus propias vidas a su gusto.

     Estos individuos disfrutan de estar consigo mismos y nunca se sumergirán en una depresión por quedarse solos en casa un viernes por la noche. De hecho, con gran dificultad, dado su alto grado de popularidad, dispondrán dentro de sus agendas espacios para la soledad.

No requieres de la aprobación externa

     Se trata de tener la libertad total para elegir sin temor a represalias o a las consecuencias que pueda generar una equivocación. Es tener el permiso en todo momento y a cada instante de ser tú mismo sólo por el hecho de que eso te trae felicidad.

Tus actuaciones no se apegan a la obtención de premios o reconocimientos por parte de las otras personas. No necesitas los aplausos para sentirte una persona integral, ya que esa sensación te la provees tu mismo.

Eres amable y has desarrollado empatía hacia los demás

     Si gustas de ti mismo y te define un alto sentimiento de auto-valoración, de forma fluida y natural te encantará tratar a tus semejantes como lo haces contigo mismo.  No existen razones para despreciar o restar importancia a los que están a tú alrededor.

     Contarás con la capacidad de crear empatía hacia las demás personas.

Cómo detectar a una persona que está a gusto consigo mismo

Los siguientes signos también nos ayudarán a reconocer a las personas que se sienten bien consigo mismas.  

Son competitivos:

     La competencia en la que se involucra y la que en realidad acata su atención es con ellos mismos. La meta de la persona reside en convertirse en una mejor versión de sí mismo cada día.

     No le quita el sueño que de pronto en su área laboral aparezca en escena una persona con un elevado nivel de destrezas, habilidades o profesionalismo que le lleven a destacar. Por el contrario, si está a su alcance, le ayudará y continuará forjando su propio camino.

     Cuando alcanzas este nivel de plenitud y bienestar, la competencia siempre será contigo mismo por ser mejor en lo que haces y en lo que te gusta cada día con la finalidad de auto-satisfacción y auto-realización personal.

Trabajan la tolerancia:

     La autorrealización confiere un respeto por los demás en cuanto a las diferencias que de forma obvia existen con respecto a las diversas opiniones, filosofías de vida, ideas o pensamientos.

     Desarrollarás la habilidad de aceptar y respetar al otro tal y como lo haces contigo mismo. Evitarás caer en discusiones estériles que lejos de acercamiento provocan rupturas en los vínculos que hayas establecidos con tus semejantes.

     Por más que difieras con alguien, crearás una atmósfera de respeto hacia ese ser que, a fin de cuentas, al igual que tú, tiene sus propias verdades y convicciones bajo las que se sustentan su manera de concebir la vida.

No temen pedir ayuda o mostrar sus debilidades:

     Es de sabios reconocer que estamos integrados por defectos y virtudes que nos definen tal como somos. No existen hasta la fecha, pruebas o datos de seres humanos perfectos.

     Todos en absoluto poseemos al menos un talento y existen actividades en las que nos destacamos y otras que se nos dificulta dominar. Para algunas personas, el pedir ayuda o reconocer abiertamente que desconocen cierta práctica o cómo ejecutar determinada tarea resulta realmente vergonzoso.

     El desconocimiento no es un problema siempre y cuando la actitud sea de apertura hacia el aprendizaje, por el contrario, es de valientes reconocer cuando requieres ayuda de otros y tener la suficiente autoestima de pedirla.

Son el Capitán de su propio barco

     No requieres de opiniones externas para saber lo que es correcto y hacia dónde debes dirigirte. Sencillamente sabes que la buena o la mala suerte sólo son supersticiones y que el destino se construye cada día con trabajo, esfuerzo, creatividad, buena actitud y disposición.

     Es cuestión de creer en ti mismo, en tus capacidades y en que en la vida las oportunidades están para aquel que las busca y las sabe aprovechar. El éxito no es sólo para los que consideras afortunados, simplemente le llega al que cree en sí mismo, trabaja y sabe enfocarse en lo que quiere.

     Cualquier profesión u oficio que decidas desempeñar puede convertirse en algo muy lucrativo dependiendo de la forma en que lo ajustes de forma creativa y lo adecues a lo que desees obtener.

Hacen lo que les gusta y les hace sentir bien

     Vives para ti y por ende serás la primera persona a la que complacerás y esto se traduce en que con gran dificultad emprenderás tareas que no te agraden.

     Al estar conectado contigo buscarás velar por ti en todo momento y eso significa que evitarás sumergirte en medio de situaciones que nada tengan que ver contigo o que de manera literal te desagraden.

4.3/5 (3 Reviews)