5 suplementos prometedores para los síntomas de la menopausia

No es ningún secreto que para algunas mujeres, el camino desde la perimenopausia hasta la menopausia puede estar plagado de síntomas desagradables. Estos incluyen no solo los infames sofocos y sudores nocturnos, sino también cambios de humor, dificultades para dormir, niebla mental y problemas sexuales.

Suplementos para tratar síntomas de la menopausia

Para aquellas que no quieren o no pueden llevar una terapia hormonal (HT o HRT) u otro medicamento recetado para esta molestia, los suplementos de venta libre (OTC) pueden ser la mejor solución. El problema es este: no es fácil saber cuáles pueden ser útiles para qué síntomas.

Además, es importante recordar que estas sustancias no están reguladas por la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU.) Y están clasificadas como ‘suplementos dietéticos’, lo que significa que no hay realmente ninguna forma de garantizar la pureza de su fabricación.

En general, lo mejor es ser muy precavido con las cosas que compras y que solo uses productos que tengan la etiqueta de Buenas Prácticas de Manufactura (BPM). No es lo mismo que el estándar de la FDA, pero es mejor que nada.

Suplementos para tratar los síntomas de la menopausia

Dicho esto, hecha un vistazo a cinco suplementos probados científicamente que ayudan a aliviar varios síntomas de la menopausia:

1. Cohosh negro

Si bien los resultados de los estudios sobre el uso del cohosh negro para los síntomas de la menopausia han sido mixtos, existe cierta evidencia de que los suplementos de esta hierba pueden ayudar.

Por ejemplo, un estudio publicado en marzo de 2018 encontró que las mujeres posmenopáusicas que tomaron cohosh negro todos los días durante ocho semanas experimentaron una disminución en la cantidad y la gravedad de sus sofocos.

Hoy en día se especula que el cohosh negro es más seguro de lo que solía ser. Investigaciones recientes sugieren que el cohosh negro no actúa como un estrógeno, como alguna vez se pensó. Esto reduce las preocupaciones sobre su efecto sobre el tejido sensible a las hormonas en el útero y los senos.

2. Ginseng

No se ha encontrado que pueda ayudar con los sofocos, pero algunos estudios sugieren que el ginseng, que proviene de la raíz de varias plantas del género Panax, puede ayudar a aliviar los síntomas del estado de ánimo, las alteraciones del sueño y los problemas sexuales asociados con la menopausia.

De hecho, un estudio publicado en agosto de 2019 encontró que después de que mujeres posmenopáusicas tomaron 500 miligramos (mg) de Panax ginseng dos veces al día durante cuatro semanas, su funcionamiento sexual, como su deseo sexual, excitación, lubricación, orgasmos y  satisfacción: mejoró significativamente.

3. Isoflavonas de soja

Una investigación sobre este tema publicada en junio de 2016 encontró que las mujeres que tomaron suplementos de isoflavona de soja tuvieron una reducción del 31 por ciento en la cantidad de sofocos diarios, así como mejoras en cuanto a la sequedad vaginal.

Un estudio realizado en Suecia encontró que las mujeres posmenopáusicas que tomaron 60 mg de isoflavonas por día durante tres meses experimentaron una reducción del 57 por ciento en sus sofocos y una disminución del 43 por ciento en los sudores nocturnos.

Se cree que las ventajas provienen de los efectos similares al estrógeno de las isoflavonas, compuestos que son abundantes en la soya.

Sin embargo, ten esto en cuenta: en los EE. UU. solamente alrededor del 30 por ciento de las mujeres pueden metabolizar los alimentos y suplementos de soya de una manera que les permita utilizar el metabolito específico de la soja conocido como S-equol, que les puede ayudar a aliviar los sofocos.

El resultado: probar estos suplementos no hace daño, pero no hay garantía de que hagan una diferencia en todas las mujeres.

4. Hierba de San Juan

La hierba de San Juan, que es una planta a base de hierbas conocida por tener efectos antidepresivos, puede ser útil para tratar varios síntomas de la menopausia.

En un pequeño estudio publicado en agosto de 2019, los investigadores encontraron que las mujeres posmenopáusicas que consumieron hierba de San Juan tres veces al día durante dos meses experimentaron una disminución en la frecuencia e intensidad de sus sofocos y una mejora significativa en sus estados de ánimo.

La hierba de San Juan ha estado presente durante mucho tiempo como un posible tratamiento para la depresión. Si bien no hay evidencia médica sólida que sugiera que sea eficaz, al ser de bajo costo y generalmente de bajo riesgo, no hay ninguna razón para no probarla.

5. Valeriana

El extracto de raíz de valeriana a menudo se usa para tratar problemas de sueño como el insomnio y es uno de los suplementos herbales más utilizados en el planeta. También puede ayudar con otros síntomas de la menopausia.

En un estudio publicado en 2018, 60 mujeres posmenopáusicas fueron aleatorizadas para ingerir una cápsula de valeriana de 530 mg dos veces al día o un placebo oral dos veces al día durante dos meses; Al final del estudio, las mujeres que consumieron valeriana tuvieron una disminución significativa en la severidad y frecuencia de sus sofocos, en comparación con el grupo del placebo.

Consulta a tu médico: más vale prevenir que lamentar

Con cualquiera de estos suplementos de venta libre, es aconsejable que le digas a tu médico que estás interesado en tomarlos antes de hacerlo. De esta manera, puedes descartar la posibilidad de una interacción farmacológica adversa o un efecto no deseado en una afección médica que tengas.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.