Violencia en una relación de adolescentes y sus orígenes

La violencia en las relaciones de pareja
Equipo Editorial
Escrito por Equipo Editorial

La violencia en las relaciones entre adolescentes ocurre con tanta frecuencia como en las relaciones entre adultos. Pero es más difícil reconocerla, porque una chica enamorada rara vez se queja, al estar convencida de que conoció el amor de su vida. ¿Qué hacer si se produce violencia física o mental en una relación adolescente? ¿Cuáles son las causas de este fenómeno?

La violencia en las relaciones entre adolescentes es un hecho

Según una investigación estadounidense, 1 de cada 3 adolescentes ha experimentado algún tipo de violencia en una cita amorosa. Al igual que en las relaciones de adultos, en alrededor del 90 por ciento de los casos los perpetradores de violencia en una relación adolescente son los chicos, aunque suele haber excepsciones.

En la etapa inicial de conocimiento, esto suele ser violencia psicológica, que suele ser un preludio de la violencia física y sexual. Pero incluso si nunca llega a eso, no puedes tomarte las cosas a la ligera, porque la violencia psicológica es devastadora: degrada la autoestima de la víctima, lo que la vuelve insegura y mutilada internamente.

Violencia mental: el control generalmente se debe a los celos

La forma básica de violencia psicológica es el control resultante de los celos. El chico se adueña de la vida de la chica. Él la controla a cada paso, bajo la excusa de que está preocupado por ella y que no puede vivir sin ella, también debemos remarcar que esta conducta no solo sucede en los jóvenes varones, si bien el porcentaje es mayor, también suele verse en las mujeres.

Estas suelen ser situaiones comunes de violencia psicológica en una relación de pareja de adolescentes:

“Mi novio es demasiado celoso. Me vigila a cada paso, no puedo ir a ningún lado sin él. Si hago algo mal hará todo lo posible por culparme. Es agresivo y terrible. No quiere que vaya a fiestas con él porque dice que conoceré a alguien y lo dejaré. No me permite hablar con amigos. Incluso estando entre nuestros amigos, no puedo liberarme de él. No me deja en paz. He tratado de romper con él tantas veces, pero me ha advertido de que si lo dejo, se suicidará.”

Desafortunadamente, una de las cosas que ha dado lugar a este tipo de comportamiento es el mito del amor romántico que está presente en nuestra cultura. La literatura y el cine han convencido a los jóvenes de que el gran amor requiere sacrificio absoluto y renunciar a todo.

No hay adolescente en el mundo que no sueñe con una relación así. Da miedo, pero las chicas jóvenes entienden el amor de esa manera y a menudo pueden ofrecerlo todo: familia, amigos, intereses y pasiones para que puedan mantener a su novio con ellas y sentir que son amadas. Por lo tanto, ambos lados de la relación a menudo tienen un consentimiento interno para la posesión y control, porque esta es su idea del amor.

En nombre de ese amor, el chico restringe la libertad de la niña y ejerce poder sobre ella. Y todo esto con el consentimiento y el apoyo de un entorno donde tal comportamiento es la norma. Pero eventualmente, lo que empezó como un «amor verdadero» se convierte en una prisión para la chica. Por miedo a la ira de su pareja, ella misma limita sus derechos. Se aísla de sus compañeros y familiares, abandona sus actividades extracurriculares. Y cuanto más sola está, más depende de los sentimientos y opiniones de su pareja, que puede convertirse con el tiempo en la única persona importante en su vida.

Cuando se da la violencia física en las relaciones adolescentes

La violencia física rara vez es aleccionadora para una niña. Por lo general, comienza a buscar la culpa por el comportamiento de su novio.

Situación, lamentablemente común, de violencia física en una relación de pareja entre adolescentes:

“Hace un tiempo me golpeó. Lo perdoné. Después de un tiempo sucedió nuevamente, y lo perdoné otra vez. Ahora tan solo basta con que diga una cosa mal y él se lanza contra mí. Tengo que estar atenta a cada palabra. No me maltrata mucho, por lo general ni siquiera tengo un rasguño, pero me tira, me empuja y me jala el cabello. Sé que debería dejarlo, pero no puedo. Lo quiero mucho. Por otro lado, ya he tratado con todo. No tengo voz en esta relación. Él sabe que puede hacer lo que quiera, porque lo perdonaré de todos modos. Llega el punto en que me siento culpable porque me golpea, y me disculpo por haberlo molestado.”

Este es un lavado de cerebro constante, en donde la chica cree ingenuamente que cuando la ira pase, su pareja volverá a ser bueno con ella. Todas estas historias son muy similares entre sí. Los jóvenes se conocen en una fiesta o estando de vacaciones, por ejemplo.

Es un intenso amor a primera vista. Tienen una cita, y después de unos días él asegura a la chica de que es el amor de su vida. Ella está convencida de que por fin apareció su caballero blanco. Él es maravilloso, cariñoso, le da la ternura que tanto necesitaba. La acompaña a la escuela, envía mensajes de texto continuamente. Ella no se separa del teléfono, y todo el día espera la próxima señal de él.

La siguiente etapa: él empieza a mostrar ira, está celoso de los compañeros de la pareja, posteriormente de los amigos, de su tiempo libre, intereses. Ella renuncia a todo para que su novio sea feliz. Ella se convierte en su esclava. Se viste como quiere, hace lo que le pide. Justifica sus arrebatos de ira y oculta los moretones de su familia cuando la golpea. Soporta insultos y humillaciones porque sabe que les seguirán disculpas, flores y garantías de amor.

Según la Encuesta de comportamiento de riesgo juvenil de 2007, aproximadamente el 10 por ciento de los adolescentes en todo el país (Estados Unidos) informaron haber sido víctimas de violencia física a manos de su pareja durante el año anterior. [Enlace]

Violencia en una relación adolescente: señales alarmantes

Las señales más obvias son las muestras de violencia física que la adolescente intenta ocultar o para las cuales inventa cualquier excusa. También puede haber un cambio repentino en su comportamiento. Comienza a evitar la compañía, abandona sus actividades favoritas, deja de desarrollar sus pasiones.

Su estilo de vestir, hábitos y preferencias cambian. Las víctimas de violencia pueden tener dificultades para concentrarse, mal humor, pueden estar ansiosas por el sonido del teléfono, caer en depresión. En algunos casos, la niña deja de cuidar su apariencia, enmascara esta figura con la ayuda de un atuendo, pierde peso rápidamente o engorda. Cuando los padres preguntan sobre su novio, ella lo defiende y justifica sus comportamientos.

¿Por qué un adolescente soporta la violencia de pareja?

¿Por qué las chicas están atrapadas en relaciones tóxicas? Por la misma razón que las mujeres adultas. Por miedo, en nombre de un amor incomprendido, por miedo a la soledad y miedo a la reacción de aquellos que la rodean.

“Mi novio no puede controlar los celos. Me prohíbe usar escote. Dejé de usarlos. El segundo problema que tenía son las faldas. Yo no las uso, pero no veo nada malo en ellas, además él se ríe de todas las chicas de la calle que tienen una falda más corta. No puedo usar zapatos de tacón alto para la escuela o cosas rojas, porque él dice que es el color de las prostitutas. No puedo maquillarme en absoluto. No me deja salir con amigos ni ir a viajes de la escuela. Si hago algo mal, grita, se enoja y tengo que disculparme con él.”

Durante la adolescencia, aún no existe una dependencia material de la pareja, pero el vínculo emocional es extremadamente fuerte. Al tener necesidades insatisfechas y ser indiferente, la chica es fácil de manipular, también es fácil imponerle un modelo de relación con el que puede identificarse fácilmente. Las chicas dicen que lo que las mantiene en una relación destructiva es una mezcla de experiencias contradictorias.

Pueden experimentar ciclos repetidos de violencia y repentinamente volver regresar aquella antigua intimidad que tenían durante la fase de fantasía. Vuelven con sus parejas llenas de compasión, gracias a las promesas de que van a mejorar, y a menudo simplemente por miedo (cuando amenazan con lastimar a sus seres queridos).

Esto se debe a creencias tales como: «mi amor lo cambiará», «se comporta así, porque en la infancia nadie lo amaba», «cambiará, tan pronto como deje de beber». La razón para permanecer en una relación de este tipo también es el miedo a la separación, el miedo a encontrar otra pareja y la falta de apoyo de los adultos que generalmente no saben nada de la situación.

Eres víctima de una relación violenta si tu novio:

  • Te culpa por sus propios problemas;
  • Quiere tomar todas las decisiones por ti, te dice qué hacer, cómo debes vestirte y comportarte;
  • Quiere saber dónde estás y qué estás haciendo todo el tiempo (SMS continuos, llamadas);
  • Muestra fuertes señales de celos y te trata como si fueras suyo;
  • Es demasiado sensible y reacciona de forma exagerada a cosas insignificantes o exagera problemas menores;
  • Ejerce presión o fuerza durante la actividad sexual;
  • Expresa ira de forma explosiva, por ejemplo, se desquita contigo usando objetos (los arroja o los destruye);
  • Te manipula;
  • Te aísla de tus amigos, familiares, compañeros de clase;
  • Amenaza con usar la fuerza contra ti, otras personas, o tus mascotas;
  • Te regaña y te humilla;
  • Menosprecia tu autoestima, por ejemplo, criticando tu apariencia;
  • Te empuja, te sacude, te tira.

¿Por qué un adolescente usa la violencia contra su pareja?

No hay una respuesta definitiva a la pregunta de por qué los jóvenes usan la violencia. La razón que se menciona más frecuentemente son los celos originados de la inseguridad y el consentimiento social para tal comportamiento. La tradición cultural y la presión familiar también son factores que influyen fuertemente.

A los hombres jóvenes se les enseña (usando patrones tomados de casa y a través de los medios de comunicación) que la masculinidad significa fuerza, dominio y control. Por lo tanto, entre los adolescentes, las creencias rígidas sobre la masculinidad y la feminidad se extienden.

Los chicos quieren tener el control en una relación; las chicas se sienten obligadas a someterse. A esto a menudo se agrega el alcohol y las drogas que fortalecen el comportamiento agresivo y al mismo tiempo sirven como justificación de los problemas a los ojos de la chica («él no era él mismo», «él no sabía lo que estaba haciendo»).

¿Cómo ayudar a tu hija?

Si sabes o sospechas que tu hija es víctima de violencia, no subestimes la situación. Procede con cuidado. No provoques una pelea, no la hagas romper con su novio inmediatamente porque esto solo puede crear resistencia. Intenta controlar tus emociones y habla con calma.

Es bueno hacerle preguntas abiertas a tu hija como: «Te ves muy triste últimamente, ¿tal vez quieres hablar?», «Me di cuenta de que tu novio te llama incluso de noche, ¿no te molesta?». Al hablar con ella, puedes empezar leyéndole algún artículo o información de profesionales que le ayuden a ver su propia situación desde otra perspectiva, o discutir una película en la que se presenta una historia similar.

Convence a tu hija de que no eres su enemigo, y que estás en el mismo equipo que ella. Deja que revele todas sus emociones (incluidas las buenas) relacionadas con su novio y hablen sobre ellas. Si la adolescente todavía quiere permanecer en su relación destructiva, asegúrate de buscar ayuda profesional. Recuerda que si el novio de tu hija amenaza con lastimarla, siempre debes asumir que puede ser capaz de cumplir con esta amenaza.

Bibliografía
  1. Whiteside, L. K., Ranney, M. L., Chermack, S. T., Zimmerman, M. A., Cunningham, R. M., & Walton, M. A. (2013). The overlap of youth violence among aggressive adolescents with past-year alcohol use-A latent class analysis: aggression and victimization in peer and dating violence in an inner city emergency department sample. Journal of studies on alcohol and drugs, 74(1), 125–135. doi:10.15288/jsad.2013.74.125. [link]
  2. Karakurt, G., & Silver, K. E. (2013). Emotional abuse in intimate relationships: the role of gender and age. Violence and victims, 28(5), 804–821. doi:10.1891/0886-6708.vv-d-12-00041. [Link]
  3. Taquette, S. R., & Monteiro, D. (2019). Causes and consequences of adolescent dating violence: a systematic review. Journal of injury & violence research, 11(2), 137–147. doi:10.5249/jivr.v11i2.1061. [Link]
  4. Violencia de pareja en la adolescencia: un análisis de género y generación. [Link]
  5. Santoro C, Martínez-Ferrer B, Monreal Gimeno C and Musitu G (2018) New Directions for Preventing Dating Violence in Adolescence: The Study of Gender Models. Front. Psychol. 9:946. doi: 10.3389/fpsyg.2018.00946 [Link]
  6. Carrie Mulford, Ph.D .; Peggy C. Giordano, Ph.D., «Violencia entre parejas adolescentes: una mirada más cercana a las relaciones románticas de adolescentes», 26 de octubre de 2008, nij.ojp.gov: [Link]

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.