Cocina Recetas

Yogur libre de grasa y sin lácteos hecho de avena para aliviar la hinchazón

La hinchazón estomacal es uno de los síntomas más comunes que pueden sufrir tanto mujeres como hombres, en diversos momentos de sus vidas. El estrés, la mala alimentación o simplemente no poder hacer la digestión correctamente son algunas de las causas que te llevarán a tener dicho problema. Sin embargo, el día de hoy ofreceremos una receta fácil de preparar en casa, de manera que puedas elaborar tú mismo un yogur libre de grasa y sin lácteos hecho de avena para aliviar la hinchazón.

un vientre abultado y cómo podemos tratarlo con avena

¿Qué necesitarás?

Los ingredientes que necesitarás para la receta serán: dos cápsulas probióticas, si es posible busca las que sean de mejor calidad; una lata de leche de coco de 414 ml o 14 onzas, preferiblemente si es cremosa y entera; y, finalmente, avena. Ahora que sabes qué necesitas para elaborar el yogur libre de grasa, es momento de ponernos manos a la obra.

Preparación

Busca un recipiente de vidrio limpio y abre cuidadosamente la lata de leche de coco. Vierte el contenido completo de la lata en el interior del recipiente y añade las cápsulas probióticas que mencionamos anteriormente. Una vez que agregues las cápsulas solo tendrás que buscar una cuchara de madera y mezclar perfectamente el contenido de tu recipiente.

Para lograr que el yogur tenga una textura adecuada tendrás que buscar una estopilla y una banda de goma. Ambos materiales deberás agregarlos al extremo superior del recipiente en el que elaboraste la mezcla y asegurarte de que quede perfectamente cerrado, de lo contrario tu mezcla se estropeará.

También puedes leer:
Beneficios de comer Arroz Integral y deliciosa receta de arroz frito

beneficios de la avena para tratar la distensión del abdomen

A continuación deberás buscar un lugar con temperatura cálida en el interior de tu hogar, preferiblemente en tu cocina. Cuando hayas escogido la zona ideal, lleva el recipiente hacia una superficie plana y déjalo allí por 24 o 48 horas. Durante el lapso de tiempo mencionado no podrás destapar ni mezclar el yogur sin grasa ni lácteos.

Finalmente, cuando el día o los dos días hayan transcurrido, lleva el recipiente, aún con la estopilla y la banda, a tu refrigerador. Te recomendamos dejarlo en el interior de este durante 1 hora, de manera que los ingredientes se consoliden y alcancen una temperatura adecuada para su ingesta.

Tras el paso de la hora, regresa a tu cocina y retira el recipiente del refrigerador. En este paso ya habrás conseguido preparar el yogur libre de grasa y sin lácteos hecho de avena para aliviar la hinchazón.

Retira la estopilla y, si lo deseas, deshazte de la capa cremosa que tendrá el yogur en su superficie. El toque final será agregar un poco de avena y ¡listo! De esta manera conseguirás una receta muy saludable e ideal para calmar la hinchazón.

Sigue los pasos mencionados anteriormente y no olvides de calcular perfectamente los tiempos que deberás almacenar el yogur, tanto en el exterior como en el refrigerador. Solo de esta manera podrás conseguir una merienda perfecta y útil para esos momentos en los que el área abdominal de tu cuerpo se hinche. Sírvelo en recipientes pequeños y llévatelo a donde sea.

También puedes leer:
Cómo preparar un té de manzana con canela, anís estrellado y clavo de olor

El yogur libre de grasa es ideal para el plan dietario de personas que sufren intolerancias a la lactosa o alergia a la lecha, sus beneficios pueden regular el tránsito intestinal, evitando la inflamación del vientre.

Comparte esto:
Suscribirte al Boletín
Recibe en tu correo las últimas publicaciones de Vida Lúcida Totalmente gratis!
También podrás recibir novedades y noticias sobre salud y los temas de interés que tratamos.
2016 (C) Derechos reservados
   
* No olvides revisar tu bandeja de entrada para confirmar tu suscripción.
Vida Lúcida Social!
Forma parte de Vida Lúcida Social. Crea tu cuenta gratis y comienza a conectar con más personas que buscan el bienestar y mejorar su calidad de vida.
2018 (C) Vida Lúcida