Enfermedades remedios caseros remedios naturales Salud

Diferencias entre resfriado común y gripe

Diferencias entre resfriado común y gripe

Muchas veces los síntomas del refriado común y los que presenta la gripe suelen ser similares, pero para realmente saber las diferencias entre resfriado común y gripe puedes basarte en esta seria de consejos y señales que te brindaremos a continuación.

Estornudos, congestión nasal, irritación de los ojos, sueño, fiebre, ardor de garganta y dolores musculares son señales de la temporada de los resfriados comunes y la gripe, que nos noquean sobre todo en invierno.
Ganarle la guerra al resfriado común o gripe son batallas añejas. No obstante, si sigues estos consejos, podrías tener buenas probabilidades de alivio.

¿Resfriado común o gripe?

Primero, algunos conceptos básicos sobre el resfriado común y la gripe. Ambas son infecciones respiratorias virales que afectan nariz, garganta y pulmones. Los resfriados comunes son causados por más de 200 virus distintos (entre tipos y subtipos), mientras que la gripe estacional (influenza subtipos A, B y C) es provocada por unas cuantas cepas de virus que resultan en brotes locales cada año.

Cuándo se presenta el resfriado común y gripe

Las estaciones de máxima incidencia de los resfríos o resfriado común son otoño e invierno, y los de las gripe, el invierno. Muchas veces, los cambios de estación hacen confundir un cuadro gripal con una alergia, aunque también resulta fácil confundir el resfrío con la gripe, ya que a menudo presentan síntomas semejantes.

Diferencias en la duración del refriado común y gripe

Una comparación: el resfriado común puede empezar paulatinamente, y por lo general, dura siete días, aunque en ocasiones tarda hasta diez días en desaparecer. La gripe puede iniciarse repentinamente, y abatirte de manera fulminante y durar más de 10 días. Esto dependiendo de las condiciones generales del paciente y del tipo de gripe contraído, ya que no todas las gripes tienen el mismo tiempo de vida.

Síntomas del resfriado común y la gripe

Además de los síntomas enumerados, el resfriado común y la gripe comparten similitudes en los síntomas, aunque pueden variar entre sí por la intensidad que se presenten en cada ocasión, los síntomas en la gripe pueden ser máss fuertes y darse de manera más rápida. Estos pueden incluir la pérdida de apetito, náuseas, vómito, diarrea, otitis media y dolor abdominal. La fiebre puede durar hasta tres días, pero te sentirá débil y cansado durante una o dos semanas si el cuadro es una gripe.

Cómo evitar contraer el resfriado común o la gripe

Olvídate de lo que dijo tu mamá respecto a que se enfermaba porque salía con el pelo mojado o sin un abrigo, porque ni el resfriado común ni la gripe llegan por esa causa; sin embargo, de acuerdo con el doctor Daniel Pryluka, médico infectólogo del Hospital Vélez Sársfield, de Buenos Aires, “el virus se desarrolla mejor en el frío. Existen cambios en la función celular que favorecen la aparición de estos virus; no es que las células reconozcan la temporada, pero sí ocurren ciertas modificaciones —como una mayor sequedad en las mucosas— que favorecen este cambio. Además, la posibilidad de contagio es mucho mayor en épocas frías, cuando vivimos hacinados, en ambientes hiper calefaccionados, con menor ventilación y con menor tiempo de exposición al aire libre”. Así que no está de más tomar precauciones durante la temporada de bajas temperaturas.

No dejes de leer:
11 Formas de tener un desayuno saludable

De dónde provienen las gripes

Los resfríos y las gripes provienen de virus que se diseminan mediante micro gotitas que viajan por el aire, de persona a persona, cada vez que alguien infectado estornuda o tose. Los virus también pueden contagiarse al tocar una superficie infectada —como una silla o una mano— y luego tocarse la nariz, la boca o los ojos.

En promedio, los adultos se resfrían entre una y cuatro veces, y los niños, entre seis y ocho veces por año. Si el chico, además, concurre a jardín maternal, entonces son muy comunes los cuadros de infección respiratoria alta: “Es decir, casi siempre tienen mucosidad, y dos o tres veces por mes tendrán algunas líneas de fiebre. En su domicilio los cuadros son más espaciados pero también frecuentes”, afirma la doctora Charlotte Russ, de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP).

La mejor defensa es una buena higiene. Esto significa lavarse las manos frecuentemente, usar desinfectantes de manos sobre la base de alcohol, desinfectar las superficies compartidas y evitar tocarse ojos, nariz y boca.

Si bien la mayoría de las personas se recupera de la gripe, esta enfermedad es causa de hospitalizaciones y muertes anuales y afecta al 15 por ciento de la población adulta, al 40 por ciento de los niños y, según la Organización Mundial de la Salud(OMS), entre el 5 y el 20 por ciento de la población mundial.

¿Qué ayuda cuando el virus de la gripe está haciendo estragos en nuestro cuerpo?

– Los antibióticos no, ya que no funcionan con los virus – a menos que el el cuadro viral traiga como consecuencia infecciones. Guarda reposo, ya que la fatiga puede prolongar los síntomas, y ve a la cocina antes que a la farmacia.

– Toma mucho líquido (de 8 a 12 vasos diarios de agua, infusiones o jugos naturales). La gripe suele causar deshidratación, por lo que se recomienda tomar un litro más del consumo diario normal. Además, te ayudará a tener una mayor fluidez de las secreciones.

– Para la garganta irritada, haz gárgaras con soluciones astringentes (sal marina o bicarbonato con agua tibia) para retirar los microorganismos que están en la boca y calmar el dolor; o bien, con limón y miel, que ayudan a diluir las flemas. También es útil humedecer el ambiente con un vaporizador (nebulización fresca o tibia).

No dejes de leer:
Aceites esenciales usados como antivirales

– En el caso de los chicos, se procura bajar la fiebre; se indica ingerir mucho líquido y se observa con conducta expectante. En 24 a 48 horas, la curva febril suele bajar y el niño mejora. Se curan en dos o tres días. Si esto no sucede, habrá que evaluar si hay complicaciones que requieran otros estudios”.

Cuándo acudir al médico

Es conveniente evitar las complicaciones del resfrío y de la gripe, como las infecciones bacterianas de los senos paranasales o de los pulmones. Por lo tanto, hay que acudir al médico si:

  1. La irritación de la garganta dura más de dos días, o si la garganta tiene un color rojo encarnado, está inflamada y cubierta de pus.
  2. Tiene secreción nasal que dura más de 10 días, o es verde o amarillo.
  3. Tiene dolores fuertes de cabeza o en el rostro; dolor de oídos o escurre fluido de ellos.
  4. Tiene una tos que dura más de 7 o 10 días, o es acompañada de mucosidad verde o sanguinolenta.
  5. Tiene fiebre elevada (superior a los 38° C) que dura más de 4 días, o una fiebre alta que vuelve entre los 4 y 14 días.
  6. Se le dificulta respirar o tiene respiración sibilante.
  7. Hay dolor muscular y de huesos.
  8. Otras señales que merecen una visita al médico, en el caso de los niños, incluyen vómito, diarrea aguda, tos grave o letargo fuera de lo común.

Remedios naturales para la gripe o el resfriado común

Los remnedios naturales para tratar y aliviar los síntomas del resfriado común o la gripe son maneras ancestrales de tratar estos síntomas, puedes optar por hacer un spray herbal para bajar la fiebre, encontrarás en nuestro sitio una excelente receta para fulminar un refriado. No puedes dejar de alimentarte bien y consumir líquidos durante una gripe o resfrío, por ello que mejor que prepararte una sopa de cebolla y ajo para la gripe. Si los síntomas de la gripe son muy duraderos puedes consultar como recuperarte rápido de una gripe o recaída.

¿Cuando tienes gripe debes ir a trabajar o a la escuela?

Cada organismo indicará si puede concentrarse y ser productivo, pero es prudente quedarse en el hogar en caso de fiebre o si no deja de estornudar o de toser; por lo general, esto pasa durante los primeros días de un resfrío.

Tratándose de gripe, es posible que se tenga que faltar entre cinco y siete días; esto depende de la edad y de cualquier factor que complique la situación, así que habla con el médico. Más allá de la necesidad de aliviarse, piensa también en tus compañeros de trabajo, en tus vecinos y en tus amigos. O, si tu hijo está enfermo, en sus compañeros de clase.

Redacción: Equipo de Vida Lúcida