Alimentación sana Recetas

Haz kéfir un alimento probiótico para mejorar la digestión

Descubre cómo preparar kéfir para darle a tu cuerpo los beneficios de un gran alimento probiótico que puedes realizar en tu propio hogar para mejorar la digestión y la salud de todo el intestino.

Kefir

El kéfir es como el yogur ligero que está disponible en las tiendas, pero hacerlo en casa es mejor ya que contiene muchas más cepas de bacterias buenas que el comercial. Para ser más específicos, el kéfir hecho en casa, es 7 veces más denso en probióticos, que el comprado comercialmente.

Estos probióticos vivirán y colonizarán tus intestinos, te protegerán de las toxinas, las bacterias malas y aumentarán tu inmunidad. Es picante y cremoso, similar al suero de leche o yogurt sin sabor. También hace que huelas mejor en muchos sentidos.

Sin embargo, aunque parecido al yogurt, el kéfir es muy diferente en que las cepas contenidas colonizan el tracto intestinal, y no sólo pasan por ahí prestando un beneficio temporal. Algunas de las cepas en el kéfir son agresivas en naturaleza también, lo que significa que atacan y destruyen los patógenos reafirmando el dominio y control del ambiente intestinal.

Esta es la razón por la que comer mucho kéfir cuando se tiene problemas de desequilibrio intestinal, a veces puede desencadenar una crisis de curación temporal por el decrecimiento de los patógenos en el intestino. Comer gran cantidad de yogur rara vez causa este tipo de reacción, ya que el efecto en la salud digestiva es mucho más suave.

Además, el kéfir contiene una gran cantidad de gama de bacterias, así como levaduras beneficiosas que combaten los problemas de cándida.

Cómo hacer tu propio kéfir

Algo excelente sobre este alimento saludable hecho en casa, es que puedes decidir qué leche utilizar para hacerlo. Los granos de kéfir son muy versátiles y se pueden utilizar para culturizar leche de vaca (pasteurizada cruda o), leche de cabra, leche de soja, o leche de coco, dando a las personas con sensibilidad a la lactosa, variedad de opciones.

Para hacer kéfir en casa, necesitas “granos de kéfir”. Estos granos se asemejan al pudding de arroz. Los pequeños cuajos se componen de bacterias beneficiosas vivas y levadura. Tu “nueva mascota”, se mantiene viva por la alimentación de la leche; aunque en el agua de coco y leche de almendras también trabajan.

No dejes de leer:
10 Alimentos saludables que te ayudan a bajar grasa abdominal

Modo de preparación del kéfir

  • Añade tus granos a un frasco de vidrio. No te preocupes por la esterilización, sólo tiene que estar limpio.
  • Vierte la leche de tu elección, en una proporción de una cucharada de granos a una taza de leche (siempre trata de usar producto orgánico de libre pastoreo). Sólo experimentar para ver con qué textura y sabor te quedas.
  • Cubre con algo que respire ya que la fermentación de la leche liberará gas. Un filtro de café y una goma/liga funciona muy bien.

como hacer tu propio kéfir

  • Déjalo en la luz solar directa durante 12-24 horas. El tiempo de fermentación puede variar dependiendo de la temperatura ambiente o la cantidad de granos en relación a la leche (entre más granos o temperatura más caliente, más rápido se hace).
  • Cuando la leche se vuelve espesa y burbujeante, sabes que está listo.
  • Vierte el contenido en un colador, trabajando hacia atrás y adelante con una cuchara para ayudar al kéfir que se filtre.

kéfir bebida probiótica

  • Saca los granos de kéfir drenados. No enjuagues, sólo hay que poner de nuevo en un frasco limpio, agregar la leche, y la cubierta. Un nuevo lote estará listo mañana. Cualquier kéfir sobrante se puede almacenar en la nevera, ligeramente cubre durante unos pocos días.
  • Si encuentras que los granos se multiplican más rápido de lo que se puede beber, entonces puedes comerlos o compartirlos, o poner en el congelador como respaldo por si acaso algunos mueren.
  • También puedes guardar tus granos con leche en la nevera para reducir la velocidad de fermentación. Si lo haces, asegúrate de dejarlo fuera durante unos días para permitir que la colonia se restablezca. Algunos de los microbios morirán a causa del frío.

haz tu propio kéfir en casa

Esto es lo que pasa cuando lo dejas demasiado tiempo. Se puede ver que la leche se ha separado. Todavía está bien sin embargo, sólo revuelve y filtra. O verter el líquido y hacer crema agria o queso. Cuanto más tiempo se deja fermentar, es mayor el contenido de folato. También será más grueso y más fuerte y picante.

Cómo consumir el kéfir

El Kéfir se puede disfrutar solo o también puedes usarlo como aderezo de ensalada, también cuando necesites un sustituto de suero de leche, crema agria o yogur natural. O hacer un licuado con fruta congelada y endulzar con miel. También puedes preparar tu kéfir vegano con leche de coco si no consumes productos de origen animal.

No dejes de leer:
Sopa de Coco, Calabaza y Pochoclo/Maíz

como consumir el kéfir

Dónde conseguir y cómo comprar granos de kéfir

Puedes comprar los granos (también llamados hongos tibetanos) en el Internet o en tiendas naturistas, pero es mejor que te la comparta un amigo así puedes corroborar si los granos son saludables y funcionan muy bien para hacer el kéfir.

Puedes también tomar como referencia estas instrucciones a la hora de buscar granos de kefir.

  1. Puedes comprar granos frescos o cultivos de kéfir en polvo. Los granos frescos, son la opción preferida de personas que preparan regularmente el kéfir. Los granos son fáciles de propagar, por lo que sólo tendrías que comprarlos una vez.
  2. Los cultivos en polvo, que constan de levaduras y bacterias inactivas, son una opción más conveniente para almacenar y no tienen que ser monitoreados. Sin embargo, la forma en polvo tiene fecha de caducidad y necesita que lo adquieras periódicamente.
  3. Como te mencionamos más arriba, pregunta a tus conocidos que gustan de este alimento, si te pueden dar algunos granos de kéfir. Los cultivos de kéfir crecen de manera muy rápida. Pedirle a un amigo que te del exceso, es la forma más fácil de obtener granos de kéfir fresco.
  4. Busca un directorio web de personas cercanas que compartan los granos. Hay varios directorios de Internet que mantienen listas de personas (y su ubicación) que se ofrecen a donar o vender sus granos de kéfir. Si alguien en la lista vive cerca de ti, ponte en contacto con ellos y pregunta.
  5. También, puedes unirte a un foro de discusión en Internet para aficionados de kéfir. Existen numerosos grupos y foros de discusión para hablar sobre la preparación de este rico alimento. Muchos de estos foros tendrán una página donde los usuarios pueden enumerar los granos disponibles para donación o venta.
  6. Administra tus granos correctamente. Una vez que compres granos, es necesario administrarlos bien para mantenerlos vivos. La mejor manera de hacer esto es mantenerlos en un frasco a temperatura ambiente y agregar leche fresca a la jarra cada día. También se pueden almacenar en el refrigerador hasta por 2 semanas.

Investigación y redacción: Vida Lúcida
Imagen de shutterstock