Autosuficiencia Hierbas Jugos Medicina natural Salud

10 Tips para crecer el Wheatgrass (pasto de trigo) en tu cocina. Conoce sus maravillosos beneficios

El Wheatgrass (Zumo de pasto de trigo) es un superalimento completo que contiene todas las vitaminas y la mayoría de los minerales necesarios para el mantenimiento y el bienestar humano. Esta potente clorofila cruda, es también una proteína completa que contiene 17 aminoácidos, haciéndolo un alimento tres veces más proteico que la carne. Contiene casi 30 enzimas y un poderoso antioxidante que inhibe la formación de los radicales libres.

Ann Wigmore, que fue la primera persona en investigar y promover el Wheatgrass, probó los grandes beneficios que este alimento nos ofrece:

– Purifica y limpia la sangre. Alcaliniza y desintoxica.

Reestructura la sangre y tiene un gran efecto sobre el sistema circulatorio y el suministro de oxígeno. La clorofila que contiene el wheatgrass y la hemoglobina (glóbulos rojos) son molecularmente similares. La única diferencia real es que el elemento central de la clorofila es magnesio y de la hemoglobina es hierro. La clorofila tiene la habilidad de descomponer el dióxido de carbono venenoso y la liberación de oxígeno libre. Esto inhibe y reduce la acción de bacterias anaerobias (una enfermedad que producen micro-organismos). Se ha demostrado que el Wheatgrass produce glóbulos rojos rápidamente después de su ingestión. Se normaliza la presión arterial alta y estimula el crecimiento de células sanas del tejido.

– En combinación con alimentos vivos, es muy bueno para los trastornos de la sangre de todo tipo, incluso anemia.
– Ayuda en la desintoxicación y la regeneración del hígado. Elimina los metales pesados.
– Es antibacteriano y antiviral.
– Nutre el cerebro y el sistema inmunológico.
– Regula el metabolismo.
– Previene las enfermedades degenerativas.
– Limpia y purifica los intestinos. Después de un enema, el Wheatgrass es excelente para la curación y  desintoxicación de las paredes del colon, así como la depuración de los órganos internos. Es excelente en casos de estreñimiento en mantener los intestinos activos.
– Drena el sistema linfático, llevándose las toxinas del cuerpo.
– Aumenta las células sanas y previene los cabellos grises. Ayuda a superar la caspa. Frotar el jugo en el cuero cabelludo, esperar diez minutos, champú y enjuague.
– Protege la dentadura y alivia el dolor dental. Manteniendo el jugo un rato en la boca se previene la caries dental, se alivia el dolor de garganta y calma un dolor de muelas.
– Previene y elimina la candidiasis. Poniendo la pulpa o jugo de Wheatgrass en la vagina, aliviar las molestias por candidiasis.
– Reduce la obesidad.
– Alivia la artritis y el reumatismo. Cuando hay un desequilibrio o una lesión en los tendones o articulaciones, enfermedades degenerativas, etc, quiere decir que hay una acumulación natural de la mucosa en la linfa particular de la zona. Esta mucosa se encapsula, ayudando a asegurar el flujo adecuado de líquido linfático. El Wheatgrass ayuda a la descomposición de la mucosa y permite que drene, aliviando la presión.
– Reduce la tendencia adictiva.
– Mejora el aliento.
– Reduce la presión arterial alta y aporta hierro en la sangre que ayuda a la circulación.
– Reduce la psoriasis y la EXCEM. Reduce las manchas de envejecimiento y frena la aparición de arrugas en la piel. También tiene efectos beneficiosos sobre los capilares.
– Ayuda a vencer el envejecimiento.
– Puede ser utilizado como un esterilizador de agua y para limpiar las verduras de residuos tóxicos.

No dejes de leer:
Beneficios de poner un diente de ajo debajo de la almohada

El Wheatgrass, además, es una fuente muy potente de enzimas. Es un energizante y la vitalidad que obtenemos a partir de un zumo de 6 cl. de pasto de trigo es equivalente al valor nutricional de alrededor de 2 kilos de vegetales verdes orgánicos en contenido de vitaminas y minerales. En un estómago vacío, este sorbete verde es asimilado a la sangre en unos 20 minutos. La vitalidad se mantiene durante todo el día.

Esta es una técnica sencilla que sólo requiere un poco de tierra, semillas, y luz del sol

Aquí están las instrucciones simples para el crecimiento de tu propio pasto de trigo fresco:

1.- Usa ¼ de taza de trigo duro (como el trigo rojo duro de invierno) para germinar las semillas.
Remoja las semillas cubriendolas con ½ a 1 taza de agua fría (en un tazón o jarra) y dejalas reposar durante 8-12 horas.
2.- Lava y escurre las semillas muy bien, a continuación, ponerlas en la luz solar directa, a temperatura ambiente.
3.- En las próximas 12 horas, comprueba si hay brotes pequeños. Si aún no brotaron, enjuagar y escurrir de nuevo y dejarlas por otras 8-12 horas.
4.- Dále a las semillas un enjuague final, después extiéndelas de manera uniforme, pero densa en la tierra que colocaste previamente en una bandeja cuadrada de aprox. 15 x 15 cms. o un recipiente de tamaño similar. 5.- Las semillas se solapan entre sí y no necesitan estar cubiertas por la tierra. La bandeja o maceta sería ideal que tenga drenaje.
6.- Colocarlas en poca luz, a temperatura ambiente y cubrir la bandeja para mantener la luz afuera y la humedad adentro. Poner agua una o dos veces al día.
7.- En 3-4 días la hierba será de 1-2 pulgadas de alto, pero no verde todavía. Desecha la cubierta y trasladarla a un lugar bien iluminado con luz solar directa para que inicie la fotosíntesis.
8.- Continuar colocándo agua y en 8-9 días será casi de 6 pulgadas de alto y de color verde brillante!
9.-En cualquier momento después de reverdecimiento, puedes cosechar cortando justo por encima de la tierra, y justo antes de extraer el jugo o adherirlo a tu smoothie verde! Recién cortada es mejor, pero también puede ser almacenado en el refrigerador en un recipiente bien tapado. Seca bien antes de guardar y sólo usarlo dentro de los 5 días próximos.
10.- Continúa regando el pasto para obtener una segunda y tal vez incluso un tercer cultivo.

No dejes de leer:
Poses de yoga que mejoran la digestión