12 nutrientes principales para un corazón saludable

No solo para pacientes con problemas cardíacos, sino también para las personas sanas, lo más saludable es suministrar los minerales al cuerpo a través de los alimentos, ya que es la mejor manera de aprovecharlos. Y en un caso común, el requerimiento diario puede ser cubierto fácilmente.

Los nutrientes para tener un corazón más sano

En el caso de la deficiencia de magnesio, por ejemplo, los signos de la falta de minerales son signos de temblores musculares o calambres, en el caso de la deficiencia de potasio, la fatiga y el estreñimiento a menudo ocurren. Las causas de una deficiencia pueden ser diarrea, vómitos, sudoración intensa, entre otras. Además, una deficiencia de magnesio aumenta los síntomas de la deficiencia de potasio.

Latidos regulares gracias al magnesio y al potasio

Para nuestro corazón los minerales son importantes porque estabilizan las células del corazón. Especialmente el potasio y el magnesio aseguran que el corazón tenga latidos con regularidad, ya que transmiten los impulsos eléctricos de una célula a otra.

La deficiencia de potasio y la deficiencia de magnesio hacen que las células musculares en el corazón sean más excitables, lo que puede provocar arritmia cardíaca, explica la German Heart Foundation.

Nutrientes principales para un corazón sano

El corazón es nuestro músculo más importante y más activo. Además de los beneficios para el corazón al tener un estilo de vida saludable y activo y llevar una dieta sana, hay varias hierbas esenciales, vitaminas, minerales y otros elementos nutricionales que pueden proporcionar grandes aumentos de la salud del corazón.

Aquí están 12 de los mejores nutrientes:

1. Cayena

También se lo conoce como el “rey de las hierbas”, la cayena es uno de los alimentos más saludables para el corazón. Fortalece, estimula y tonifica el corazón, mejora la circulación y equilibra la presión arterial y calma las palpitaciones. Para acostumbraste a su sabor puedes comenzar a incorporarla de a poco.

2. Espino

Junto con la cayena, el espino fue una de las hierbas favoritas para el corazón, del famoso herbolario Dr. Christopher. El espino es rico en flavonoides que protegen a los pequeños vasos capilares de los radicales libres.

Normaliza la presión arterial, disminuye el colesterol y los depósitos de grasa en el hígado y la aorta y ayuda a condiciones tales como la angina de pecho, arritmias, arteriosclerosis, coágulos de sangre y la hipertensión. A pesar de que pueden tardar meses los efectos del espino, a menudo un gotero con extracto de espino blanco ayudará a asentar los latidos del corazón irregulares en corto plazo de tiempo.

3. Magnesio

El magnesio ayuda a prevenir ataques al corazón, regula la presión arterial alta y ayuda a controlar la arritmia cardíaca, además de contar con un gran número de otros beneficios para la salud. Gracias a la dieta SAD de hoy y los suelos minerales agotados, se estima que del 80 al 95 por ciento de nosotros, somos deficientes en magnesio, podrías comenzar probando los beneficios del cloruro de magnesio.

Te puede interesar:
6 tipos de sentadillas para tener piernas torneadas

4. Coenzima

Un nutriente como la coenzima es indispensable para el correcto funcionamiento del corazón ya que diversos estudios han dejado demostrado que la mayoría de las personas que padecen problemas cardíacos, tienen un déficit de la misma en su organismo.

5. Cacao

Una fuente natural de teobromina saludable para el corazón, el cacao también contiene la epicatequina flavonal, que mejora la función de los vasos sanguíneos.

6. Sílice

Se tomó nota hace más de medio siglo atrás, que el silicio mineral era abundante en un corazón sano y deficiente en corazones enfermos y los vasos sanguíneos. El silicio es responsable tanto de la resistencia y la elasticidad del tejido cardiovascular. Se trata de un semiconductor que está implicado en la transmisión de mensajes del sistema nervioso y es importante para las funciones eléctricas del corazón.

7. La vitamina D3

Hay abundantes pruebas ahora que apuntan a las numerosas funciones cardioprotectores de la vitamina D. La restauración de la vitamina D a los niveles normales ayuda a reducir la inflamación, normalizar la presión arterial y mejorar la sensibilidad a la insulina, factores que reducen el riesgo de enfermedades del corazón.

8. Yodo

En 1933, el Dr. Kenneth Turner, de la Escuela Médica de Harvard llevó a cabo una serie de experimentos con conejos que han demostrado que el yodo puede prevenir la aterosclerosis en conejos, incluso cuando fueron alimentados con dietas poco saludables. El yodo es también un co-factor esencial para el selenio.

9. Ajo

Varios estudios han demostrado que un diente de ajo al día inhibe el colesterol malo (LDL) y aumenta la producción del tipo bueno (HDL). Ensayos más pequeños también han indicado que el ajo ayuda a normalizar la presión sanguínea, prevenir la agregación de plaquetas en sangre, y mejorar la circulación.

10. Vitamina C

El médico alemán Matthias Rath, determinó que la enfermedad cardíaca es causada por el debilitamiento de las paredes de las arterias debido a una deficiencia en la vitamina C. La vitamina C induce la reparación natural de los vasos sanguíneos, en la enfermedad cardiovascular, puede conducir a un alto en la progresión – e incluso a la regresión natural – de las lesiones vasculares.

11. Agripalma

Tradicionalmente se usa para tratar los latidos acelerados del corazón causados por la tensión nerviosa, el uso prolongado de esta base de hierbas sedantes puede reducir la formación de factores de coagulación, reducir el colesterol totalmente y el nivel de triglicéridos, y fortalecer el músculo cardíaco.

12. El selenio

El mineral selenio es esencial para la producción natural de la coenzima CoQ10 que beneficia al corazón.

Acerca del autor

Avatar

Juan Carlos Cantú

El Doctor Juan Carlos Cantú es Cirujano general (Cirugía Endoscópica) con amplia experiencia en la redacción de artículos médicos para sitios web de salud y bienestar.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse  
Notificar