5 errores que aumentan tu peso sin darte cuenta

Por un lado, el ritmo acelerado de la vida cotidiana y, por otro lado, el poder del hábito puede hacer que caigas en ciertas “trampas” dietéticas y bloquees tu esfuerzo por perder peso.

Mujer comiendo mientras trabaja

Así que aquí tienes los principales cinco errores comunes que se suelen cometer y que aumentan nuestro peso, sin que seamos conscientes de tales equívocos.

1. Comer alimentos saludables en cantidades abundantes

Los alimentos como las nueces y las frutas secas pueden ser excelentes opciones de bocadillos, pero pueden conducir fácilmente a una ingesta alta de calorías.

Muchas veces, basado en el hecho de que comes algo saludable, subestimas la cantidad de calorías que consumes. Por lo tanto, ten cuidado de no comer directamente de la bolsa y organiza tus porciones correctamente. Un puñado de nueces es suficiente, pero no debes excederse de esa medida.

2. Sobrestimar las calorías que quemas con el ejercicio

No es raro que las personas sobreestimen las calorías que queman durante el ejercicio y luego se recompensen comiendo más de lo que su cuerpo necesita. Siguiendo esa lógica, no solo no podrás perder peso, sino que es muy posible ver cómo aumenta tu peso. Así que asegúrate de combinar el ejercicio con una dieta equilibrada.

3. Comer frente a una pantalla

Cuando comes sin concentración, es más probable que ignores las “señales de saciedad” de tu cuerpo y comas más de lo que necesitas. Entonces, en lugar de mirar fotos en Instagram, responder a tus correos electrónicos o mirar televisión mientras comes, concéntrate en lo que comes sin distracciones.

4. No elegir “inteligentemente” los alimentos para tu desayuno

El desayuno es una comida muy importante: puede mejorar o estropear tu día. Sin embargo, no se puede comer en el desayuno croissants, rosquillas y hojaldre y esperar a bajar de peso, y menos pretender sentirse “muy despierto” después de cargas de glucosa tan altas.

Incluya proteínas en tu desayuno (por ejemplo, avena con leche de almendras, huevos, tortilla con champiñones) para acelerar tu metabolismo y prolongar tu sensación de saciedad.

5. Olvidarse del agua

Puede ser un cliché, pero el agua es nuestro mejor aliado para mantener la concentración y combatir el hambre. Así que asegúrate de tener siempre una botella de agua y beber antes de llegar al punto de la sed.

Cuando te olvidas de beber agua, es muy probable que sientas hambre y, por lo tanto, se produzca un consumo excesivo de calorías.