Psicología Trastornos

7 síntomas de que puedes estar teniendo trastornos mentales y no te das cuenta

Los problemas de salud mental incluyen una amplia gama de trastornos psicológicos y se manifiestan a través de varios síntomas. De todos modos, todos tienen algunos puntos en común que permiten determinar la existencia de un problema.

una mujer con trastornos mentales

La mayoría de los trastornos mentales siguen un curso crónico, lo que significa que pueden empeorar con el tiempo si la persona no busca ayuda, ya que pueden generar cambios en la química del cerebro que consoliden patrones disfuncionales de pensamiento, emociones y comportamientos.

¿Qué es un trastorno mental?

Un trastorno psicológico, también conocido como trastorno mental, es un patrón de síntomas psicológicos y conductuales que afectan muchos aspectos de la vida y generan malestar emocional en la persona que lo padece.

Se estima que 450 millones de personas en todo el mundo padecen algún tipo de trastorno mental, que representa el 11% de los casos de discapacidad. En Europa, se estima que uno de cada cuatro adultos mayores de 18 años sufrirá un trastorno mental de por vida. Desafortunadamente, para 2020, el número de personas que sufren un problema psicológico debería aumentar en un 14%.

Los síntomas de los trastornos mentales

A continuación se describen los principales síntomas  que se pueden presentar cuando existe algún tipo de trastorno mental. Estos trastornos no se limitan solo a padecimientos graves o mayores, cualquier persona sin necesidad de padecer una enfermedad mental grave, puede padecer o presentar algunos de estos síntomas.

1. Mayor sensibilidad

Este suele ser uno de los primeros síntomas de los trastornos mentales, aunque a menudo se pasa por alto. Sin embargo, en muchos casos es el preludio de problemas más serios.

La persona generalmente tiene una mayor sensibilidad. En primer lugar, da lugar a olores fuertes, sonidos o estímulos visuales, y luego la sensibilidad se extiende a otros aspectos de la vida, hasta el punto en que la persona comienza a aislarse para evitar cualquier situación que considere demasiado estimulante.

En muchos casos, subyacente a esta hipersensibilidad existe la incapacidad de controlar el estrés diario. El problema es que la persona está perdiendo los recursos psicológicos, por lo que las situaciones cotidianas comienzan a abrumarlo porque no sabe cómo reaccionar de manera adaptativa. Como resultado, la realidad comienza a superar sus recursos para enfrentarlo.

2. Cambios de humor

persona que presenta cambios de humor y ocmportamiento

Los cambios en la esfera emocional son uno de los principales síntomas de la enfermedad mental. De hecho, a menudo es la señal que da la alarma a las personas más cercanas, especialmente porque la persona que las sufre a menudo se vuelve más irritable, nerviosa e impulsiva.

Los cambios de humor varían según el tipo de problema mental. En la depresión mayor, el estado de ánimo generalmente parece estar marcado por la tristeza y la desesperación, mientras que en la fobia prevalece la emoción temible. En el trastorno bipolar, la persona pasa de períodos de euforia a fases depresivas y en el trastorno de la personalidad esquizoide puede parecer fría y distante.

También puedes leer:
Porqué ir a una fiesta salvaje a veces es bueno para tu salud

Cuando la enfermedad prevalece, la persona se da cuenta de estos cambios pero, mientras lucha, siente que no puede hacer nada para evitarlos. Esta sensación de falta de control agrava aún más la condición, lo que lleva al desarrollo de la impotencia aprendida.

3. Cambios en los patrones de pensamiento

Por lo general, los trastornos mentales vienen con cambios en los patrones de pensamiento que son más evidentes en enfermedades como la esquizofrenia y la psicosis, pero también ocurren en enfermedades como el trastorno de ansiedad generalizada y la depresión mayor.

En la práctica, la persona deja de evaluar objetivamente la realidad y de acuerdo con los modelos culturales pude comenzar a desarrollar un modelo de pensamiento engañoso. Las personas con depresión, por ejemplo, comienzan un pensamiento pesimista que les hace notar solo los eventos negativos. Aquellos que sufren de ansiedad a menudo tienen pensamientos recurrentes sobre los posibles peligros que pueden encontrar, y las personas con trastorno obsesivo compulsivo desarrollan ideas fijas sobre su obsesión.

En los casos más graves ocurre la desintegración del pensamiento, que hace que la persona sea incapaz de seguir un razonamiento lineal a medida que desarrolla un pensamiento irregular. En otros casos, la persona puede sentir que el pensamiento se está desacelerando o acelerando tanto que no puede seguirlo. Sin embargo, cuando no hay una “análisis de la enfermedad”, la persona puede creer que sus patrones de pensamiento son perfectamente normales y racionales.

4. Problemas en las relaciones sociales

Como regla general, los trastornos mentales terminan causando una alteración en las relaciones sociales de la persona que los sufre, aunque el grado de participación varía de acuerdo con el problema y su intensidad.

En las fobias sociales, por ejemplo, una persona puede evitar el contacto con extraños hasta que se cierra en la casa, mientras que en el trastorno de personalidad paranoica la persona percibe a los demás con desconfianza y sospecha, un comportamiento claramente desventajoso. Además, la irritabilidad asociada con los trastornos de ansiedad genera fricciones en las relaciones interpersonales, mientras que la depresión causa aislamiento, incluso con respecto a las personas más cercanas.

Por lo tanto, una señal de advertencia que puede indicar un trastorno mental es un cambio en las relaciones interpersonales, ya sea porque la persona comienza a aislarse, se vuelve demasiado dependiente de los demás o se vuelve “extraña” al adoptar una actitud emocionalmente distante o desconfiada.

5. Síntomas físicos

síntomas físicos de los trastornos mentales

Todos los problemas de salud son, al final, enfermedades psicosomáticas, ya que la mente y el cuerpo son una cosa. En algunos casos, los síntomas físicos preceden al trastorno mental, en otros casos se convierten en signos de la presencia de un trastorno mental cuando esto se agrava.

También puedes leer:
6 Cosas que debes dejar de esperar de los demás si quieres ser feliz

Algunos de los síntomas físicos más comunes que acompañan a los trastornos mentales son: insomnio, alteraciones del apetito, fatiga, dolores musculares, mareos, ansiedad y problemas gastrointestinales. En ataques de pánico, por ejemplo, la persona puede experimentar taquicardia y dificultades para respirar, hasta el punto de pensar que está teniendo un ataque al corazón.

Incluso si se entiende mejor la relación entre los síntomas mentales y físicos, es en la conversión o en los trastornos disociativos. En estos casos, la persona tiene síntomas de enfermedades neurológicas, pero estos no provienen de un problema físico, sino de una enfermedad mental. Estas personas pueden perder la visión, sufrir parálisis, desmayos, pérdida de la voz o incluso ataques epilépticos.

6. Cambios en la memoria, percepción y / o concentración

Muchos trastornos psicológicos se presentan con dificultad de memoria, atención y / o percepción. El principal problema es que, dado que las personas que sufren estos trastornos están cada vez más inmersas en su mundo, prestan menos atención al mundo exterior, por lo que están mentalmente confundidas. Además, los desequilibrios bioquímicos que se producen en el cerebro en la mayoría de los trastornos mentales a menudo también causan daño a la memoria, ya que afectan directamente al hipocampo.

Los problemas de percepción son más visibles en los trastornos mentales que implican la pérdida de contacto con la realidad, como la esquizofrenia y la psicosis. En estos casos, las personas pueden sufrir delirios o alucinaciones, lo que significa que tienen una percepción distorsionada de la realidad, ya sea a través de canales auditivos, visuales o cinematográficos.

7. Disminución el rendimiento y dificultades para satisfacer las necesidades personales

Los diversos síntomas de los trastornos mentales a menudo afectan el nivel de responsabilidad que la persona puede tomar. Como resultado, generalmente comienza a tener problemas en la escuela o en el trabajo ya que el rendimiento disminuye, lo cual es perfectamente comprensible ya que una persona que tiene pensamientos obsesivos recurrentes o un estado de ánimo molesto, difícilmente puede concentrarse en las tareas cotidianas. Como resultado, a menudo comete errores.

En los casos más graves, este deterioro de la responsabilidad se extiende a la vida personal, de modo que la persona no puede satisfacer sus propias necesidades. En la depresión mayor, la esquizofrenia o el trastorno de conversión, la persona ni siquiera puede ir al baño o comer, necesita la ayuda de los demás. Además, en las fobias sociales, una persona no puede salir a comprar o en oficinas públicas.

Si padeces estos síntomas y has sentido que van en paulatino aumento, es hora de considerar la consulta con un especialista, la salud comienza con la decisión de buscar ayuda.

Comparte esto:
Suscribirte al Boletín
Recibe en tu correo las últimas publicaciones de Vida Lúcida Totalmente gratis!
También podrás recibir novedades y noticias sobre salud y los temas de interés que tratamos.
2016 (C) Derechos reservados
   
* No olvides revisar tu bandeja de entrada para confirmar tu suscripción.
Vida Lúcida Social!
Forma parte de Vida Lúcida Social. Crea tu cuenta gratis y comienza a conectar con más personas que buscan el bienestar y mejorar su calidad de vida.
2018 (C) Vida Lúcida