El ayuno intermitente como ayuda para las enfermedades autoinmunes

El ayuno intermitente es la última moda en el mundo de la salud y el estado físico, que te ofrece muchos beneficios para la salud. Estudios muestran que el ayuno intermitente, que se ha practicado durante miles de años, tiene el potencial de prevenir y revertir enfermedades crónicas como la obesidad, la hipertensión y el asma. Y no sólo eso, es una herramienta que ayuda para mantener controlada las enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide y otras.

ayuno intermitente

El ayuno intermitente puede ser un medio que apoya un intestino saludable. Incluso muestra una promesa significativa para mejorar las enfermedades autoinmunes, incluida la artritis reumatoide y la esclerosis múltiple.

¿Qué es el ayuno intermitente?

El ayuno intermitente es un término general para los patrones de alimentación que circulan entre períodos de comer y no comer. Existen muchos métodos diferentes de ayunos intermitentes, con períodos de ayuno que duran desde 12 horas hasta tres semanas.

Los métodos de ayuno intermitente más comunes, sin embargo, son más cortos. Por lo general, implican ayunos diarios de 16 horas o ayunos de 24 horas una o dos veces por semana. Por ejemplo, durante un ayuno diario, designarías una “ventana para comer” de 8 horas, donde sólo comerías entre las 12 p.m. y las 8 p.m.

El ayuno tiene una larga historia en culturas de todo el mundo. Nuestros antepasados cazadores-recolectores no siempre podían encontrar comida para comer, por lo que nuestros cuerpos se adaptaron para funcionar durante largos períodos de tiempo sin comer.

Sólo recientemente, la comunidad científica ha comenzado a investigar las diversas aplicaciones para la salud del ayuno intermitente, con estudios que muestran el potencial del ayuno para reducir el daño oxidativo y la inflamación, optimizar el metabolismo energético y aumentar la protección celular.

Beneficios del ayuno intermitente

Si bien muchas personas usan el ayuno intermitente para perder peso, sus beneficios se extienden mucho más allá de mantener un peso saludable, incluyendo:

  • Alivio de los síntomas de asma y artritis reumatoide.
  • Riesgo reducido de diabetes tipo 2
  • Cambios en la expresión génica relacionados con la longevidad y la protección contra enfermedades.
  • Reducción del daño oxidativo y la inflamación.
  • Convulsiones reducidas y daño cerebral relacionado con las convulsiones
  • Cetogénesis
  • Sensibilidad a la insulina mejorada
  • Protección contra el cáncer
  • Beneficios cardioprotectores, incluida la reducción de la hipertensión y la obesidad.
  • Envejecimiento retrasado
  • Aumento de los niveles de la hormona de crecimiento humano (HGH) para la pérdida de grasa y el aumento muscular
  • Reparación celular (autofagia)

Como puedes ver, el ayuno intermitente tiene una larga lista de aplicaciones para la salud que se han demostrado en estudios en humanos y animales.

Porqué el ayuno intermitente es beneficioso para la autoinmunidad

Estudios han demostrado los beneficios potenciales del ayuno intermitente para la artritis reumatoide, la fibromialgia, la enfermedad mixta del tejido conectivo (una combinación de lupus, esclerodermia y polimiositis) y la esclerosis múltiple.

Cuando ayunas por un período prolongado de tiempo, tu cuerpo tiene la oportunidad de descansar y recuperarse, ya que no está ocupado digiriendo alimentos o defendiéndose contra agentes inflamatorios en los alimentos.

Este estado de reposo puede ser especialmente útil para domesticar la autoinmunidad por varias razones.

1. Repara un intestino con problemas

El ayuno intermitente tiene un profundo efecto en la función de barrera intestinal. Reduce la permeabilidad intestinal, también conocida como intestino permeable, el precursor de todos los trastornos autoinmunes. Al “sellar las fugas” en el revestimiento de la mucosa de los intestinos, puede mitigar los síntomas de autoinmunidad que se desencadenan por factores ambientales como partículas de alimentos no digeridos, microbios y toxinas.

2. Inicia la autofagia

“Autofagia” es un término derivado de las palabras griegas que literalmente significa “autocomer”. El ayuno induce la autofagia, que es esencialmente el equipo de limpieza de tu cuerpo, descompone las células dañadas, las células muertas, los escombros y las placas beta amiloides (que están implicadas en enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer y la esclerosis múltiple), al tiempo que fomenta el nuevo crecimiento de células sanas.

La autofagia también aumenta la capacidad de tu cuerpo para resistir los estresores internos que pueden exacerbar las condiciones autoinmunes, como los agentes patógenos o las infecciones.

3. Reduce la inflamación y las citocinas proinflamatorias

La inflamación es la raíz de casi todas las enfermedades crónicas, incluidas las enfermedades autoinmunes. Cuanta más inflamación tengas, más arriba caerás en el espectro autoinmune, lo que inevitablemente conducirá a un diagnóstico de autoinmunidad en toda regla si no toma medidas para reducir su inflamación.

Afortunadamente, se demuestra que el ayuno intermitente reduce los niveles de inflamación sistémica y las citocinas proinflamatorias, moléculas de señalización celular que empeoran la enfermedad.

Los pacientes con artritis reumatoide experimentaron menos inflamación y dolor en las articulaciones cuando siguieron una dieta en ayunas.

El ayuno intermitente también reduce significativamente la leptina, un tipo de citocina proinflamatoria que está elevada en pacientes con artritis reumatoide, lupus, diabetes tipo 1, hepatitis autoinmune, esclerosis múltiple, psoriasis y colitis ulcerosa.

4. Mejora la respuesta inmune y el estrés

La investigación muestra que el ayuno intermitente puede apoyar una respuesta inmune equilibrada al suprimir las reacciones autoinmunes. Esto puede deberse en parte al hecho de que, durante el ayuno, no estás ingiriendo proteínas que contribuyen a la inflamación, las respuestas alérgicas u otras reacciones inmunes causadas por ciertos alimentos (como en el caso de las sensibilidades alimentarias).

También puede ayudar a modular la respuesta al estrés de tu cuerpo, lo cual es importante dado que el estrés es un desencadenante importante de la autoinmunidad.

5. Inicia la cetogénesis

El ayuno intermitente inicia la cetogénesis, la producción de cuerpos cetónicos que ocurre durante un estado metabólico conocido como cetosis. Esto es cuando tu cuerpo quema la grasa almacenada como combustible en lugar de glucosa.

Probablemente hayas oído hablar de la dieta “cetogénica”, en la que las personas reducen drásticamente la ingesta de carbohidratos para imitar un estado de hambre e inducen cetosis para la pérdida de peso, el aumento de energía y otros beneficios para la salud.

Las dietas cetogénicas se han utilizado durante mucho tiempo para el tratamiento de pacientes con epilepsia. Ahora también se están analizando posibles beneficios para la autoinmunidad.

La cetosis no solo ayuda a modular la respuesta inmune de tu cuerpo, sino que también aumenta tus niveles de glutatión. El glutatión, el desintoxicante más potente del cuerpo, es notoriamente bajo en pacientes con trastornos autoinmunes.

Antes de intentar el ayuno intermitente conoce esto

Aunque el ayuno intermitente tiene muchos beneficios potenciales para la autoinmunidad y otras enfermedades crónicas, no es para todos. Si debe intentar o no el ayuno intermitente depende de varios factores.

Si eres mujer o estás lidiando con desequilibrios hormonales, problemas de tiroides o fatiga suprarrenal, el ayuno intermitente puede no ser la mejor opción para ti.

El ayuno puede desequilibrar tus hormonas y alterar tu ciclo menstrual y tus patrones de sueño, lo que resulta en amenorrea e insomnio.

Es por eso por lo que las mujeres, particularmente aquellas con un tipo de cuerpo delgado, deben tener cuidado al intentar este ayuno porque nuestros cuerpos son mucho más sensibles a las señales de hambre que los hombres.

Esto es especialmente cierto si ya tiene desequilibrios hormonales o estás en perimenopausia.

También debes tener cuidado si tienes disfunción tiroidea o fatiga suprarrenal. La cetosis provocada por el ayuno es una tensión importante en las glándulas suprarrenales, que ya están fuera de control si tienes una de estas condiciones.

El estrés adicional de un ayuno puede exacerbar los trastornos de la tiroides y la fatiga crónica. Esto es especialmente cierto si ya estás bajo una gran cantidad de estrés en tu vida diaria.

Comienza despacio

Si eres una mujer con autoinmunidad o tienes alguna de las condiciones anteriores, asegúrate de comenzar lentamente. Tal vez intentes empujar el desayuno hasta las 11 de la mañana en lugar de comer justo cuando te levantes.

Ve cómo reacciona tu cuerpo a este “mini-ayuno” y si puedes o no tolerar un ayuno más largo o frecuente. Otra opción sería hacer un “caldo de huesos rápido”. Durante este ayuno, no comes alimentos sólidos, sin embargo, aún suministras a tu cuerpo nutrientes para equilibrar tus hormonas con un caldo de huesos nutritivo.

Apoya a tu intestino

El ayuno intermitente reduce la permeabilidad intestinal al limitar la cantidad de alimentos tóxicos e inflamatorios que ingieres. “Sellar las fugas” en el revestimiento intestinal es un paso importante para abordar la causa raíz de las enfermedades autoinmunes y las enfermedades crónicas.

Cuando se trata de ayuno intermitente, tu mejor opción es escuchar a tu cuerpo y encontrar lo que funciona para ti. El ayuno intermitente puede ser muy beneficioso para la autoinmunidad y otras enfermedades crónicas. Sin embargo, si no reaccionas bien a un ayuno prolongado, no te desanimes.

Hay muchas otras formas de equilibrar el azúcar en la sangre, lograr un peso óptimo y reducir el riesgo de enfermedad.

Bibliografía
  1. Choi, I. Y., Piccio, L., Childress, P., Bollman, B., Ghosh, A., Brandhorst, S., Suarez, J., Michalsen, A., Cross, A. H., Morgan, T. E., Wei, M., Paul, F., Bock, M., & Longo, V. D. (2016). A Diet Mimicking Fasting Promotes Regeneration and Reduces Autoimmunity and Multiple Sclerosis Symptoms. Cell reports, 15(10), 2136–2146. https://doi.org/10.1016/j.celrep.2016.05.009
  2. Mattson, M. P., Longo, V. D., & Harvie, M. (2017). Impact of intermittent fasting on health and disease processes. Ageing research reviews, 39, 46–58. https://doi.org/10.1016/j.arr.2016.10.005

Acerca del autor

Avatar

Tay Cuéllar

Soy Tay Cuellar, administradora de Vida Lúcida y diversos blogs de temática salud, superación personal y bienestar. Te invito a mi espacio donde podamos compartir información y aprender sobre dietas saludables, ideas de ejercicios y motivación para mujeres (y hombres) que estén padeciendo enfermedades crónicas o autoinmunes. ¡Encuéntrame en mis redes sociales!