Porqué todos debemos tomar caldo de huesos si queremos estar sanos

En la cocina tradicional, las personas a menudo usan huesos de carne como base para un caldo delicioso. Además de ser el secreto de una buena cocina, el caldo de huesos también es increíblemente nutritivo y tiene muchos beneficios para la salud. Sigue leyendo para saber porqué todos debemos tomar caldo de huesos y hacer de esta increíble bebida un elemento básico en tu dieta.

beneficios del caldo de huesos

Caldo de huesos base de protocolos importantes para recuperar la salud

Tomar caldo de huesos, hecho de carne de res o huesos de pollo y vegetales, puede beneficiar tu piel, corazón, músculos, articulaciones y salud intestinal. Estos huesos de carne y verduras se pueden hervir a fuego lento para hacer un caldo de hueso nutritivo que rinde muchos beneficios.

Defensores de los estilos de vida Paleo y Primal favorecen el caldo de huesos por su amplia gama de nutrientes que son difíciles de encontrar en cualquier otra fuente de alimento.

El caldo de huesos y carne es base de protocolos importantes como el Protocolo Autoinmune, para recuperar la salud debido a su capacidad para curar y sellar el revestimiento intestinal y reducir el crecimiento excesivo de microbios nocivos.

El caldo hecho de huesos de pollo también puede reducir la migración de células inmunes durante la enfermedad. Estas son solo algunas de las muchas razones para beber el caldo de huesos.

La antigüedad de caldo de huesos y la tradición de su uso

La capacidad del caldo, y el caldo de pollo en particular, para tratar el resfriado común, se ha promocionado durante mucho tiempo como la sabiduría popular antigua. Está bien aceptado que el caldo de algún tipo era, y sigue siendo, un alimento básico en muchas culturas tradicionales.

Un componente central de la medicina funcional es usar alimentos integrales para nutrir su cuerpo y obtener los nutrientes que necesita para mantenerse saludable. Las culturas tradicionales lograron esto practicando comer de nariz a cola y consumiendo todas las partes del animal, incluyendo: piel, cartílago, tendones y otros cortes de carne ricos en gelatina.

Esto proporcionó una ingesta equilibrada de todos los aminoácidos necesarios para construir y mantener estructuras esenciales en el cuerpo humano.

Llevar el caldo de huesos a la dieta moderna ofrece un medio fácil y delicioso para obtener la nutrición de partes del animal que las culturas tradicionales aprecian.

Un estudio que llevaron a cabo científicos de la Universidad de Nebraska intentaron probar este folklore en 2000 y descubrieron que, algunos componentes de la sopa de pollo podían inhibir la migración de células inmunes innatas llamadas neutrófilos, actuando efectivamente como un antiinflamatorio. Eso podría, en teoría, reducir los síntomas de la enfermedad.

El caldo de huesos es rico en nutrientes

Los huesos contienen una gran cantidad de minerales, así como 17 aminoácidos diferentes, muchos de los cuales se encuentran en el caldo de huesos como proteínas como el colágeno y la gelatina.

Aunque el contenido nutricional exacto varía según los huesos utilizados, el tiempo de cocción y el método de cocción, los siguientes nutrientes se encuentran consistentemente en la mayoría de los caldos de huesos.

Gelatina en el caldo de huesos

Cuando el colágeno se cuece a fuego lento, forma gelatina. Esta hidrólisis del colágeno es irreversible y da como resultado la descomposición de las fibrillas de proteínas de colágeno largas en péptidos de proteínas más pequeños.

Sin embargo, su composición química es muy similar a su molécula original, el colágeno. La gelatina es lo que le da al caldo de huesos su consistencia gelatinosa una vez que se ha enfriado.

Glicina

La glicina es un aminoácido que constituye más de un tercio del colágeno. También actúa como neurotransmisor, uniéndose a los receptores de glicina presentes en todo el sistema nervioso y los tejidos periféricos.

La señalización a través de este receptor es particularmente importante para mediar la neurotransmisión inhibitoria en el tronco encefálico y la médula espinal.

Colágeno

Con 28 tipos diferentes, el colágeno constituye aproximadamente el 30 por ciento de la proteína en tu cuerpo. Es el componente principal de los tejidos conectivos como los tendones, el hueso, el cartílago, ligamentos y piel.

También está presente en los vasos sanguíneos, la córnea y el cristalino del ojo. El nombre colágeno proviene del griego «kólla», que significa «pegamento», y el sufijo «gen», que significa «producir».

De hecho, el pegamento temprano estaba hecho de colágeno hace más de 8,000 años, probablemente al hervir la piel y los tendones de los animales. Además de proporcionar estructura, el colágeno también juega un papel importante en el desarrollo y la regulación de los tejidos.

Prolina

La prolina es un aminoácido que constituye aproximadamente el 17 por ciento del colágeno. La adición de grupos hidroxilo a la prolina aumenta significativamente la estabilidad del colágeno y es esencial para su estructura.

Aunque se pueden fabricar pequeñas cantidades de prolina en el cuerpo, la evidencia muestra que es necesaria una prolina dietética adecuada para mantener un nivel óptimo de este aminoácido en el cuerpo.

La prolina generalmente no se considera un neurotransmisor, pero puede unirse débilmente a los receptores de glutamato y los receptores de glicina.

Glutamina

La glutamina es otro aminoácido importante que se encuentra en el caldo de huesos y es el aminoácido más abundante en la sangre. Es uno de los pocos aminoácidos que puede cruzar directamente la barrera hematoencefálica.

Las células epiteliales intestinales y las células inmunes activadas se alimentan de glutamina para obtener energía celular.

Glucosaminoglucanos

Los glicosaminoglicanos (GAG) son carbohidratos complejos que participan en muchos procesos biológicos. Se pueden unir a las proteínas para formar proteoglicanos, que son partes integrales del tejido conectivo y el líquido sinovial, el lubricante que rodea la articulación.

Si el tejido conectivo, como tendones, ligamentos y cartílagos, todavía está unido, los huesos del caldo proporcionarán a nuestros cuerpos materias primas para la formación de piel, huesos y cartílagos, que incluyen: ácido hialurónico, sulfatos de condroitina, sulfatos de keratan, sulfatos de dermatán.

Tomar caldo de huesos te proporciona los minerales más importantes

El hueso también está lleno de una variedad de minerales, que incluyen: Magnesio, Calcio, Zinc, Sodio, Potasio, Fósforo, Manganeso, Hierro, Cobre.

Es necesario un medio ácido para extraer estos minerales de tu comida. Al hacer caldo, siempre agrega un poco de vinagre u otros ácidos para extraer la mayor cantidad de minerales del hueso.

Médula ósea

Dentro de la cavidad central del hueso se encuentra la médula ósea, que consta de dos tipos: rojo y amarillo. Ambos tipos contienen colágeno.

La médula ósea roja es el sitio de fabricación de nuevas células inmunes y glóbulos rojos, mientras que la médula amarilla consiste en grasas saludables. Se cree que se pueden extraer importantes factores de apoyo nutricional e inmunológico de la médula durante la cocción, pero no se ha estudiado la biodisponibilidad de estos factores.

Como te habrás dado cuenta, el caldo de huesos es una mina de oro, no por nada nuestros ancestros ya sabían de sus beneficios y lo usaban como remedio para diversas e importantes dolencias. Este remedio ha perdurado hoy en día porque funciona, ya científicamente está comprobado ya que, es en realidad una bebida que cura. El caldo de huesos es una medicina natural que todos deberíamos estar tomando a diario.

Bibliografía
  1. EASTOE JE (1955). La composición de aminoácidos de colágeno y gelatina de mamíferos. The Biochemical journal , 61 (4), 589–600. https://doi.org/10.1042/bj0610589
  2. Hernandes, MS y Troncone, LR (2009). La glicina como neurotransmisor en el cerebro anterior: una breve revisión. Revista de transmisión neural (Viena, Austria: 1996) , 116 (12), 1551-1560. https://doi.org/10.1007/s00702-009-0326-6
  3. Newsholme P. (2001). ¿Por qué es importante el metabolismo de la L-glutamina para las células del sistema inmunitario en la salud, la postinjuria, la cirugía o la infección? The Journal of Nutrition , 131 (9 Suppl), 2515S – 4S. https://doi.org/10.1093/jn/131.9.2515S
  4. Sarko J. (2005). Metabolismo óseo y mineral. Clínicas de medicina de emergencia de América del Norte , 23 (3), 703 – viii. https://doi.org/10.1016/j.emc.2005.03.017
  5. Cen, L., Liu, W., Cui, L., Zhang, W. y Cao, Y. (2008). Ingeniería de tejidos de colágeno: desarrollo de nuevos biomateriales y aplicaciones. Investigación pediátrica , 63 (5), 492–496. https://doi.org/10.1203/PDR.0b013e31816c5bc3
  6. Clark, KL, Sebastianelli, W., Flechsenhar, KR, Aukermann, DF, Meza, F., Millard, RL, Deitch, JR, Sherbondy, PS y Albert, A. (2008). Estudio de 24 semanas sobre el uso de hidrolizado de colágeno como suplemento dietético en atletas con dolor articular relacionado con la actividad. Investigación médica actual y opinión , 24 (5), 1485–1496. https://doi.org/10.1185/030079908×291967

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.