Blanqueado de árboles: ¡La solución contra las quemaduras solares!

Los primeros días cálidos del año pueden ser una fuente de preocupaciones para los jardineros. A finales del invierno y principios de la primavera, los troncos y las ramas de los árboles frutales y ornamentales pueden sufrir quemaduras solares. Blanquear el tronco de antemano es una solución confiable a este problema.

Pintando un árbol con cal para protegerlo contra las quemaduras solares
Painting a tree trunk with whitewash using a brush

Los peligros de los primeros deshielos

Las quemaduras solares en los troncos de los árboles aparecen con mayor frecuencia en la segunda mitad del invierno o principios de la primavera, cuando la capa de nieve aún no se ha derretido y el sol ya comienza a calentarse. Durante el día, los rayos del sol calientan la corteza del árbol y el reflejo de la luz de la nieve potencia este efecto.

Las células de la corteza que se han calentado de los lados sur y suroeste del árbol, cobran vida y empiezan a generar movimiento en estas zonas del tronco. Sin embargo, por la noche, cuando la temperatura desciende bruscamente, las células despiertas mueren y se forma una quemadura.

En el área dañada, la corteza se vuelve roja, amarilla o rojiza, puede comenzar a desprenderse o agrietarse, exponiendo el tejido muerto. Además de la corteza, el cambium, la capa de células en división que forma los tejidos vasculares del árbol, puede dañarse.

Las quemaduras del sol interfieren con el crecimiento de la planta

El daño causado por las quemaduras solares puede interrumpir gravemente el crecimiento del árbol y, en caso de quemaduras extensas, puede provocar la muerte de la planta. Además, las grietas formadas en la corteza a menudo se convierten en “cebo” para plagas u hongos y bacterias patógenos.

Las quemaduras solares son especialmente peligrosas para los árboles jóvenes, cuya corteza aún no ha madurado. Los árboles mayores de 4 años suelen ser menos susceptibles a esta condición, sin embargo, el riesgo aún permanece, especialmente para árboles frutales y especies de corteza fina, como el tilo, serbal, etc.

La solución al problema: El blanqueado de árboles

Hay dos formas principales de lidiar con las quemaduras solares en los árboles: blanquear y envolver. Sin embargo, los expertos señalan que el segundo método a menudo no puede proteger completamente al árbol de los cambios repentinos de temperatura, que causan quemaduras. Además, las plagas de insectos pueden asentarse debajo de la capa del material de envoltura, lo que tampoco beneficia a la planta.

Blanquear el tronco y las ramas es una forma más fácil y confiable de proteger al árbol del sol de principios de primavera. Una capa de pintura blanca no es peligrosa para el árbol y el efecto reflectante evita que el tronco se caliente durante el día y protege al árbol de las fluctuaciones de temperatura y, por lo tanto, de las quemaduras.

Una barrera contra los insectos

Además, la capa de cal crea una especie de barrera contra los insectos, lo que dificulta que los perforadores y otras plagas accedan a la corteza del árbol. Además, los insectos son mucho más fáciles de detectar en la superficie blanca del tronco.

Pero no todos los métodos de blanqueo son igualmente seguros y efectivos. El remedio más popular es un blanqueado a base de cal diluida en una solución salina. Sin embargo, esta composición crea un ambiente alcalino, que altera la acidez natural de la corteza del árbol. Además, no es la sustancia más inofensiva para la piel humana: muchos jardineros se enfrentan al hecho de que el blanqueado a base de cal “corroe” la piel de las manos.

Otra alternativa menos recomendada: pintura de #látex

Otra solución popular con blanqueado son las soluciones a base de pintura de látex. Sin embargo, el uso de tales pinturas no siempre es seguro; en cualquier caso, se desaconseja usarlas para blanquear árboles frutales. Además, el látex incluido en la pintura tiene una estructura bastante densa, lo que interrumpe el intercambio de gas natural de la madera.