Cómo atraer a miles de catarinas a tu jardín y mantenerlas allí

Las catarinas, también conocidas como mariquitas, son excelentes para el control de plagas, porque su principal fuente de alimento son los pulgones.

Un jardinero siempre tiene muchas cosas de que preocuparse. Ellos tienen que lidiar con las condiciones climáticas, como la lluvia, la luz solar y las fluctuaciones de temperatura, así como con los animales silvestres como conejos, topos o incluso ciervos que podrían tratar de usar su jardín como un buffet de todo lo que puedas comer.

Cómo puedes atraer catarinas a tu jardín

Sin embargo, una de las batallas más difíciles a la que los jardineros tienen que enfrentarse viene en la forma más pequeña: los insectos.

Cuando las plagas entran a tu jardín, pueden destruir todo a su paso antes de que incluso tengas la oportunidad de detenerlas. No es de extrañar, entonces, que los jardineros más dedicados trabajen muy duro para evitar que los insectos se infiltren en sus huertos.

Sin embargo, hay algunos insectos que son muy beneficiosos para tu jardín. Una de estas criaturas es la humilde Catarina.

¿Por qué son beneficiosas las catarinas?

Las catarinas, también conocidas como mariquitas, son excelentes para el control de plagas, porque su principal fuente de alimento son los pulgones.

Si eres un jardinero, lo más probable es que estés familiarizado con los pulgones, el pequeño insecto de cuerpo blando que se alimenta de la savia de la planta. En particular, les gusta alimentarse de brotes de flores y frutas, con lo que pueden deformar esta parte de la planta y arruinarla. Incluso unos pocos pulgones pueden destruir una planta entera.

Si bien las catarinas adultas consumen estas pequeñas plagas desagradables, en realidad son sus larvas las que controlan más eficazmente las plagas. Las larvas de catarina son alimentadores insaciables y consumen cantidades masivas de pulgones todos los días.

Sin embargo, el problema es que, dado que no se parecen en nada a su forma adulta, muchos jardineros las confunden con plagas y tratan de deshacerse de ellas. Las larvas de catarina son muy pequeñas y tienen una apariencia escamosa y casi de cocodrilo. Aunque carecen de atractivo visual, son quienes querrás tener en tu jardín.

Sin embargo, eso no significa que tampoco necesites de las catarinas adultas en tu jardín. Cuantas más catarinas adultas tengas, más larvas habrá. Teniendo en cuenta que una catrina hembra produce alrededor de mil huevos cada temporada, querrás atraerlas a tu jardín para comenzar a construir un ejército masivo que combata las plagas.

Las catarinas también comen otros insectos, como las cochinillas, los ácaros y los huevos y las larvas de varias plagas de insectos más grandes, como los escarabajos.

No todas las catarinas son iguales

Si bien podrías tener la idea de que todas las catarinas son iguales, en realidad hay muchas especies diferentes de ellas. Hay algunos tipos, por ejemplo, que son herbívoras, por lo que se alimentan de cultivos como el maíz, las espinacas y la soja. Estas, por supuesto, no son los que deseas en tu jardín.

Las especies asiáticas, como la Harmonia axyridis, tienden a ser las depredadoras más agresivas, sin embargo, también disfrutan del calor y es más probable que intenten ingresar a su hogar que otras especies.

Por supuesto, es posible que no puedas saber qué tipo de catarina tienes en tu jardín, pero esta información podría resultarte beneficiosa si decides comprar catarinas (más información sobre eso más adelante).

Cómo atraer catarinas a tu jardín

Si quieres atraer a las catarinas para que se instalen entre tus plantas, debes hacer de tu jardín un hogar atractivo para ellas. Esto significa evitar el uso de aerosoles químicos, como insecticidas y herbicidas, incluso si son orgánicos.

Si bien las catarinas generalmente no se ven afectadas por los aerosoles químicos, tampoco les gustan particularmente. Si actualmente usas aerosoles en tu jardín, deberás dejar de rociarlo durante unas cinco o seis semanas antes de que puedas ver regresar algunas catarinas.

Una forma segura de atraer más de estos insectos a tu jardín es atraer más pulgones al mismo tiempo. Si bien puede parecer contradictorio intentar atraer más pulgones a tu jardín cuando tu objetivo es deshacerte de ellos, las catarinas seguirán su fuente de alimento.

Las rosas, la capuchina y las caléndulas son plantas propensas a los pulgones, y plantar repollo, lechuga, rábano, tomates y papas los atraerá a tu huerto.

Las catarinas no solo comen pulgones y otros insectos de caparazón blando. También disfrutan el néctar y el polen de las plantas, especialmente cuando están creciendo. Hay muchas plantas que atraerán a las catarinas, e incluyen:

  • Angélica
  • Caléndula
  • Alcaravea
  • Cebollín
  • Cilantro
  • Cosmos
  • Eneldo
  • Hinojo
  • Matricaria
  • Marabilis jalapa
  • Alyssum dulce
  • Milenrama

Comprando catarinas

Si todavía tienes problemas para atraer catarinas a tu jardín, tienes la opción de comprarlas. Es económico y puede ser una forma útil de acelerar un poco las cosas.

Las catarinas que compras siempre se recogen de la naturaleza. Una vez que las traigas a casa, debes rociar inmediatamente un poco de agua en las bolsas y ponerlas en el refrigerador. Esto evitará que se deshidraten y las ralentizará si se han agitado durante el viaje.

Las catarinas se pueden almacenar en el refrigerador hasta por tres meses. Algunas de ellas morirán, pero la mayoría de ellas se recuperarán rápidamente una vez que sean introducidas en el jardín. Solo debes liberar unas pocas miles de catarinas en tu jardín a la vez. Si lo haces todo de una vez, y no se quedan, entonces has perdido a toda tu población.

Tu jardín debe estar bien regado cuando introduzcas a las catarinas, y es mejor hacerlo al final de la tarde, cuando la oscuridad y las temperaturas frescas evitarán que se vayan volando.

Es muy importante que tu jardín se haya hecho amigable con los insectos antes de que liberes a las catarinas, de lo contrario, volarán a algún lugar más atractivo para ellas.

Algunos jardineros usan diferentes técnicas para evitar que sus catarinas se vayan volando, como rociarles una solución de partes iguales de refresco y agua. El azúcar que se adhiere a sus alas exteriores desactivará temporalmente su vuelo, lo que puede mantenerlas allí el tiempo suficiente para poner al menos un lote de huevos.

Esta práctica no les hace daño, y la solución desaparecerá en una o dos semanas.

El insecto beneficioso

Los insectos a menudo tienen mala reputación en los jardines, pero hay algunos que pueden hacer que tus plantas sean muy buenas. Como siempre, cuando estés considerando probar una nueva técnica en tu jardín, asegúrate de dirigirte a tu tienda de jardinería local y consultar con los expertos.

Tendrán conocimientos específicos del área en la que vives y podrán guiarte a algún lugar donde puedas conseguir tus catarinas si esa es la ruta que has elegido tomar.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.