Hogar Jardín

Cómo cultivar semillas de chía y 5 usos de toda la planta

Las semillas de chía se consideran entre los alimentos más saludables del mundo, entre los que se destaca ser una rica fuente de Omega 3 y un alimento excelente para dietas para bajar de peso. Más allá de una fuente constante de semillas, hay muchas razones para incluir una planta de chía o dos en tu jardín de hierbas. Sigue leyendo para aprender cómo  cultivar semillas de chía a raudales y las muchas maneras en que puede usar toda la planta.

crecer semillas de chía

Sobre la planta de chía

Un miembro de las familias de salvia y menta, las plantas de chía pueden crecer hasta una altura de casi 1.80 metros de altura, con hojas dispuestas opuestas de color verde lima. Cuando está en flor, tiene hermosas espigas de flores azules, púrpuras o blancas. Estas pequeñas flores producen una cabeza de semilla de diminutas semillas blancas y negras.

Debido a que la chía es una planta de día corto (que requiere noches más largas para producir flores y semillas), las que residen en las regiones del norte pueden cubrir las plantas durante al menos 12 horas al día a fines del verano para forzar las floraciones antes de la primera helada.

Para cultivar chía, usa solo semillas de chía germinadas orgánicas.

Cómo cultivar las semillas de chía

La chía es una planta de rápido crecimiento que es naturalmente resistente al calor, la sequía, las enfermedades y las plagas. Necesitan poca fertilización, requieren muy poco mantenimiento, se auto polinizan y se siembran a sí mismas, y son excelentes para eliminar las malezas.

Requerimientos de luz: La chía prospera a pleno sol. Al seleccionar un sitio para plantar, elige un lugar que reciba de 6 a 8 horas de luz solar directa.

Suelo: esta planta prefiere suelos arcillosos o arenosos sueltos, bien drenados, de arcilla ligera a mediana. Prepara la cama cultivando a los 20 cms arriba del suelo.

Riego: Riega las plantas jóvenes diariamente hasta que estén bien establecidas. Las plantas maduras toleran los períodos secos y solo necesitan riego ocasional cuando la lluvia es baja.

Fertilizante: cuando prepares el lecho del jardín por primera vez, modifica el suelo con compost u otra materia orgánica como la alfalfa. Después de este aumento inicial de nutrientes, la chía no debería necesitar ninguna fertilización adicional.

Siembra: planta semillas sobre el lecho del jardín una vez que haya pasado el riesgo de heladas. No necesitan ser enterradas, simplemente ponlas suavemente en el suelo. Adelgazalas a medida que crecen. Para proteger las semillas de las aves que se alimentan de alimento, la chía se puede germinar en interiores bajo un techo que les de humedad y plantar en el suelo cuando midan por lo menos 8 cms. de alto.

También puedes leer:  17 usos del bicarbonato de sodio para un jardín sano

Espaciado: si el crecimiento de chía es anual, espacia las plantas a 30 cms. de distancia. Si el crecimiento de chía es perenne, permite que entre 45 y 60 cms. de distancia entre las plantas les brinde espacio para que se propaguen.

5 maneras de usar toda la planta de chía

crecer semillas de chía planta

1. Semillas de chía

Las semillas de chía son sin duda un súper alimento que tiene mucha nutrición. Por lo tanto, crecer semillas de chía, es esencial y se puede hacer fácilmente. Por onza (aproximadamente dos cucharadas), las semillas de chía tienen 137 calorías y son una excelente fuente de fibra, proteínas, ácidos grasos omega-3, fósforo, manganeso y calcio. También contienen una buena variedad de minerales como zinc, hierro, potasio, niacina, tiamina y vitamina E. El perfil de ácidos grasos de las semillas de chía incluye antioxidantes como kaempferol, quercetina y ácido cafeico.

Las semillas de chía se pueden masticar crudas: la saliva en la boca las hará hincharse y suavizarse antes de viajar a tu estómago. De lo contrario, pueden empaparse o triturarse para incorporarlos a muchos tipos de alimentos y bebidas.

Para cosechar semillas, espera hasta que la mayoría de los pétalos de las flores hayan caído, pero antes de que la espiga se vuelva marrón. Corta las púas en una bolsa de papel o en una rejilla de secado y deja que circule el aire.

Aplasta las cabezas de flores secas sobre una superficie plana para separar las semillas y usar un tamiz para eliminar los restos de plantas. Almacene las semillas en un recipiente hermético con un paquete de desecante para prolongar la vida útil. Asegúrate de dejar algunas semillas a un lado para plantar la primavera siguiente.

2. Aceite de chía

Al igual que las semillas de chía, el aceite de chía contiene numerosos compuestos beneficiosos que son una bendición para la piel y el cabello saludables.

Gracias a su vitamina E, ácidos grasos omega, proteínas, magnesio y propiedades antioxidantes, el aceite de chía ayuda a calmar, hidratar y sanar la piel. Tiene un efecto antiinflamatorio y antienvejecimiento en la dermis, ayuda a aumentar la producción de colágeno y proporciona cierta protección contra los rayos UV del sol.

Para el cabello, fortalece el folículo de la raíz a la punta, promueve el crecimiento del vello más rápido y más grueso, y puede ayudar a reparar trenzas secas y dañadas.

Si estás interesado en hacer tus propios aceites botánicos, vale la pena la inversión de la compra de una prensa de expulsión. O, si tienes un molinillo manual, las semillas de chía se pueden moler en una pasta; usa un paño para exprimir los aceites de esta mezcla de semillas en un frasco limpio y deja que se asiente durante unos días.

También puedes leer:  Consejos para decorar un apartamento pequeño

3. Brotes de chía

Los microgreens son plantas muy inmaduras que se pueden cultivar y consumir en tan solo dos semanas. Aunque son pequeños en estatura, los microgreens tienden a ser intensos en sabor y son mucho más densos en nutrientes que sus homólogos maduros.

Las semillas de chía se prestan bien para brotar. Los brotes de chía agregan un poco de sabor a cualquier plato, espolvoréalos crudos sobre ensaladas, sopas, sándwiches y aperitivos.

crecer semillas de chía en casa

Para germinar las semillas de chía, remoja con agua un platillo de terracota limpio durante varios minutos antes de rociar aproximadamente una cucharada de semillas de chía sobre la superficie. Coloca el plato de terracota en un tazón más grande y agrega un poco de agua para mantener la terracota húmeda.

Rocía ligeramente las semillas con agua, pero asegúrate de drenar el agua estancada o las semillas se convertirán en gel. Cubre con un plato o envoltura de plástico y colócalo en un lugar oscuro. Las semillas deben brotar en 4 a 7 días. Una vez que hayan brotado, mueve los brotes a un lugar más soleado para hacerlos más verdes.

4. Hojas de chía

El follaje de la planta de chía también es totalmente comestible. El análisis de las propiedades nutritivas de las hojas de chía encontró que contiene varios flavonoides, incluidos dos antioxidantes poco comunes: acetil vitexina y acetil orientina.

De sabor muy suave, las hojas frescas de chía se pueden usar como lecho de ensaladas, en salteados y en batidos verdes. Las hojas de chía crudas o secas empapadas en agua caliente y endulzadas con miel hacen un fantástico té terapéutico, tradicionalmente utilizado para aliviar el dolor, la fiebre y las gargantas adoloridas. Agrega unas gotas de jugo de limón para darle más brillo.

5. Fertilizante con planta de chía

Una vez que hayas cosechado las semillas y las hojas de la planta de chía, los tallos sobrantes se pueden cortar como mantillo para mejorar la fertilidad del suelo de tu jardín. Aplica ese mantillo a una profundidad de al menos una pulgada en el suelo en otoño una vez que hayas despejado las camas del jardín. A medida que se descompongan, agregarán minerales y otros nutrientes a la tierra que impulsarán el crecimiento para la siguiente temporada.

Los aceites esenciales que se encuentran en las hojas y los tallos de las plantas de chía también proporcionan una defensa natural contra la mosca blanca y otros insectos, así como contra los hongos y las bacterias que causan enfermedades.

0/5 (0 Reviews)